Un apicultor examina el cuadro de una colmena.
Un apicultor examina el cuadro de una colmena. - Valery Kirsanov / Fotolia
MEDIO AMBIENTE

La sequía acaba con un cuarto de la miel de la provincia

La falta de lluvias ha evitado el rebrote de flores, por lo que las abejas se han quedado sin subsistencias

CádizActualizado:

La falta de lluvias y las altas temperaturas durante los meses de septiembre y octubre están afectando muy gravemente a las colmenas de las zonas productoras de miel de la provincia de Cádiz elevando el porcentaje de pérdida de colmenas de un 15 % a en torno el 25%.

Así lo ha indicado a Europa Press el secretario y coordinador de la cooperativa apícola Rancho Cortesano, José Manuel García Fernández, quien ha lamentado «las consecuencias muy negativas» que los aspectos climatológicos de estos últimos meses ha tenido para el sector, «tanto aquí en la provincia de Cádiz como en otras zonas de España«.

García Fernández ha explicado que tradicionalmente el otoño «es como una segunda primavera que palia el periodo estival», pero este año «al carecer de lluvias no ha habido un rebrote de flores y las abejas apenas han podido trabajar en esas fechas». De esta manera, en algunos casos las abejas «han tenido que agotar sus reservas», lo que ha provocado que varias colmenas «se hayan muerto o se hayan quedado muy débiles con menor cantidad de miel», ha detallado.

Asimismo, el dirigente de esta entidad apícola con sede en Jerez ha indicado que, pese a que la situación de este caluroso otoño es algo «puntual», lo «preocupante» se está viendo en los últimos cinco o seis años en los que se ha visto «un debilitamiento general de las colmenas» y por consiguiente «menor producción de miel y menor número de abejas por colmena».

En este sentido, García Fernández ha apuntado que la situación debe ser tomada «con más seriedad» ya que la abeja es un «indicador biológico y nos está alertando del gran cambio que se está viviendo en el medio ambiente». Continuando esa línea, ha pedido a las instituciones públicas que ayuden al sector y que «no se limiten a hacer planes a cuatro años vista y que desarrollen proyectos a largo plazo para garantizar el futuro de la apicultura».

Por otro lado, ha señalado que con el repunte de pérdidas de colmenas en este otoño el sector perderá volumen de negocio. «Este hecho viene a unirse a la tónica general de que cada vez las colmenas son más débiles y producen menos lo que hace que suba el precio de la miel y que incluso se opte por importar mieles de otros países de peor calidad que no han llegado cuajar y que incluso tienen glucosa añadida», ha abundado.

El ácaro varroa, el gran enemigo

Por otra parte, las colmenas de la provincia gaditana tiene otro factor de riesgo añadido con la plaga de varroa, un ácaro que infecta a las larvas y las abejas jóvenes e impiden su normal desarrollo.

Tal y como han indicado a Europa Press desde la empresa apícola La Cuesta, afincada en la localidad gaditana de Prado del Rey, esta plaga está detrás de la muerte de muchas colmenas y su erradicación es «complicada», ya que tiene un «rápido contagio de una colmena enferma a una colmena sana».