TRIBUNALES

Reconoce ante el tribunal que mató a su madre de trece puñaladas en Sanlúcar

El procesado, con problemas mentales, estará ingresado en un centro psiquiátrico por un período máximo de 15 años, después de confesar que asesinó a navajazos a la anciana

La vivienda donde ocurrieron los hechos fue precintada por la Policía.
La vivienda donde ocurrieron los hechos fue precintada por la Policía.
M. ALMAGRO - Actualizado: Guardado en:

El acusado de matar en julio de 2014 a su madre de trece puñaladas tras atacarla en la vivienda en la que ambos residían en Sanlúcar, aceptó ayer ante el tribunal de la Sala Cuarta de la Audiencia Provincial de Cádiz ingresar en un centro psiquiátrico por un período máximo de 15 años. A. R., de 66 años y con una grave enfermedad mental, confesó los hechos que se le imputan por lo que la Sala acordó en conformidad con la defensa y el Ministerio Fiscal adoptar dicha medida de internamiento que será regulada por los médicos que tratan al procesado.

El fiscal, que había solicitado en un principio una condena de ingreso más elevada (18 años), aceptó rebajar la pena de asesinato a homicidio teniendo en cuenta la eximente plena por alteración psíquica. Tal y como explicaba el propio Ministerio Público en su acusación, en el momento de la agresión, el acusado sufría «una grave patología psicótica de larga evolución» que anularon sus facultades intelectivas y volitivas. De ahí que haya interesado su ingreso en un psiquiátrico donde los especialistas podrán tratarlo de su enfermedad.

Los hechos se remontan al 9 de julio de 2014 cuando en torno a las 14.45 horas en el domicilio familiar que ambos residían, un dúplex situado en la calle Diosa Atenea de Sanlúcar, madre e hijo se encontraban juntos en el salón, cuando el procesado tras una discusión y aprovechando que la anciana, de 92 años, se encontraba sentada en el sofá y con su situación física muy mermada debido a su edad, cogió una navaja de siete centímetros de hoja y le asestó trece puñaladas que fueron mortales. Acto seguido, se autolesionó clavándose la navaja en el pecho sufriendo un neumohemotórax del que se recuperó tras ser operado.

Llamó a sus hermanos

Con su madre yacente y él malherido, el acusado llamó a sus dos hermanos para contarles lo que había hecho. Uno de ellos, que vivía en las inmediaciones, acudió de inmediato y fue la primera persona que descubrió el cadáver de la anciana. Tras llamar al 112, las emergencias sanitarias se presentaron en la casa familiar pero nada pudieron hacer por la víctima. El agresor fue detenido por los agentes de la Policía Nacional y llevado al hospital donde fue operado por los daños que le habían provocado sus heridas y custodiado hasta su ingreso en prisión.

Al parecer, A. R. padece una patología psicótica grave del que estaba siendo tratado pero en el momento en el que se produjeron los hechos llevaba dos meses sin tomar los medicamentos que le permiten mantener el control de su enfermedad. El procesado «presentaba sintomatología reactiva hacia la involución senil de su madre y hacia sus propias patologías». Todas estas circunstancias provocaron «una reagudización» de su enfermedad «siendo los hechos cometidos claramente atribuibles a dichas alteraciones mentales», aclara el fiscal.

Ante tales hechos, los otros dos hijos de la víctima no han reclamado ninguna indemnización. Ahora, tras confesar que mató a su madre, el acusado quedará ingresado en un centro psiquiátrico durante un máximo de 15 años. Durante este período, serán los facultativos que lo traten y el forense los que evaluarán si debe continuar interno o si pasará a las revisiones de control de un ambulatorio quedando en libertad.

La conformidad alcanzada este lunes ha evitado el juicio con jurado que estaba previsto que se celebrara la próxima semana.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios