Mónica García gradúa la vista de una mujer nepalí
Mónica García gradúa la vista de una mujer nepalí
Colaboración

Proyecto Nepal: la mirada más solidaria

La gaditana Mónica García colabora en una iniciativa de Fundación Multiópticas y Cruz Roja que consigue mejorar la vista de 3.300 nepalís

CádizActualizado:

. «Es la experiencia más bonita que he vivido en mi vida». Así arranca Proyecto Nepal, un viaje emocional y solidario que he llevado a Mónica García a 6.000 kilómetros de su hogar, a un país de cumbres nevadas que se elevan sobre las nubes y cielos de un azul intenso que contrastan con los verdes bancales sembrados de arroz.

Mónica pinta una acuarela de colores saturados, donde carreteras sinuosas y embarradas conducen a aldeas remotas de gente amable y sencilla que siempre sonríe aunque «viva en chabolas de ladrillos de adobe y techos de uralita». Cuando la gaditana llegó a Nepal ya intuía que este viaje le cambiaría la vida y su instinto no le fallaba. Seleccionada entre cientos de aspirantes de toda España, cuando recibió la llamada de la Fundación Multiópticas para comunicarle que era una de los cinco seleccionados, cuatro ópticos y un auxiliar de óptica, que colaborarían en el Proyecto Nepal II, casi no se lo podía creer.

Todo viaje se inicia con un primer paso y uno de los primeros que tuvo que afrontar este quinteto formado por Mónica García (Multiópticas Iglesias), Yolanda Gené (Multiópticas Gené), Ana Muñoz (Multiópticas Iri), Paulino Suárez (Multiópticas El Mirador) y Saúl González de León (Multiópticas Las Rotondas) fue completar una ruta de trekking de tres días en los Picos de Europa porque, además de motivación para embarcarse en esta aventura solidaria, se necesitaba buena forma física. Para ponerse a punto, contaron con la colaboración de Ignacio Vidal y José María Hercé, dos participantes de la edición anterior y experimentados montañeros que les ayudaron a fortalecer los vínculos de equipo antes de iniciar el viaje. «Todos estamos muy agradecidos de la oportunidad que se nos ha brindado», apunta Mónica.

Proyecto Nepal II ha graduado la vista a más de 3.300 nepalís y entregado 4.500 gafas

Durante dos semanas, estos cinco voluntarios han tratado toda clase de problemas visuales y han repartido 4.500 gafas en las aldeas de Khaniganu, Lachyang y Kaule en el distrito de Nuwakot. «Son poblaciones agrícolas que están expuestas a radiación solar constante y se ven cataratas en personas de poco más de 30 años. Nosotros hemos atendido a personas de todas la edades, desde niños de 3 años hasta ancianos de 90, y además de las gafas también hemos entregado material escolar, polares y sombreros de paja», afirma la gaditana que continúa explicando: «amanece muy temprano; a las cinco de la mañana ya es pleno día y es el sol el que marca el ritmo de vida porque solo unos pocos tienen generadores».

A Mónica se le humedece la mirada cuando rememora algunas de las vivencias del viaje. Relata que en una ocasión trató a «un abuelito» que no veía. Tras ponerle las gafas de cerca, el anciano sonrió y sacó un diminuto y ajado libro de rezos que siempre le acompañaba, aún cuando no podía distinguir las letras. Entonces, el octogenario entonó, agradecido, los versos que durante muchos años solo pudo leer con el recuerdo. «Son historias muy especiales y te tocan», asegura.

La población está muy expuesta a la radiación solar y hay casos de cataratas en personas de apenas 30 años

Nepal es uno de los países más pobres del mundo y su complicada orografía dificulta cualquier labor asistencial. Lo menos traumático para llegar a las aldeas es montarse en un todo terreno y desplazarse por carreteras descarnadas. Y por eso, muchas zonas y poblaciones se encuentran alejadas de los circuitos de ayuda humanitaria. «Cruz Roja si trabaja en esta zona y está haciendo una labor increíble. Cuando estuvimos nosotros coincidió que estaban realizando un proyecto de salud visual y conseguimos hacer un equipo que se complementaba y que dio grandes resultados».

El objetivo del Proyecto Nepal es mantener la ayuda que se recibió tras el fuerte terremoto de 2015, dar visibilidad a las dificultades de una región que se enfrenta a las peores inundaciones en años y diagnosticar los principales problemas visuales de la población.

Proyecto Nepal consiguió ayudar a más de 1.200 nepalís el año pasado. Este año, han graduado la vista a más de 3.300 nepalís y entregado 4.500 gafas, tanto graduadas como de sol. Son cifras de vértigo. Sin embargo, los voluntarios ya sueñan con escalar una nueva cima el próximo año y seguir ayudando a más familias. En el Himalaya, el reino de las montañas infinitas, este proyecto solidario mira alto, buscando nuevas cumbres para poder contemplar un mundo más justo y solidario.

Mónica García trabaja en Multiópticas Iglesias en Chiclana
Mónica García trabaja en Multiópticas Iglesias en Chiclana

Fundación Multiópticas

Fundación Multiópticas nace en el año 2006 bajo el objetivo de ayudar a personas y comunidades en situaciones desfavorecidas, haciéndoles llegar material óptico, gafas y la atención de especialistas ópticos.

Para ello, cuenta con el apoyo de diversos organismos oficiales y asociaciones nacionales e internacionales sin ánimo de lucro gracias a las cuales la Fundación llega a un gran número de ciudadanos con dificultad para cuidar su vista: «Ayudar a las personas es un compromiso que nos motiva. Es nuestra lucha particular por hacer del mundo un sitio mejor para todos» .