El capitán de navío Aguirre recibe al Almirante de la Flota a bordo del 'Galicia'.
El capitán de navío Aguirre recibe al Almirante de la Flota a bordo del 'Galicia'. - ANTONIO VÁZQUEZ
OPERACIÓN ATALANTA

«La piratería en la mar es un reflejo de los problemas en tierra»

El capitán de navío Manuel Aguirre ha completado su primera misión como comandante del buque de asalto anfibio 'Galicia'

RotaActualizado:

El capitán de navío Aguirre partió hacia ‘Atalanta’ dos meses después de asumir el mando del ‘Galicia’. Este sábado, medio año después de zarpar, ha vuelto a Rota con la misión cumplida.

¿Cómo ha ido este despliegue en la operación ‘Atalanta’?

Han sido seis meses intensos, de los cuales cinco han sido en la mar, llevando a cabo actividades de vigilancia marítima para prevenir e impedir actos de piratería o robo a mano armada en las aguas de Somalia y del golfo de Adén. Actividades a las que España, como país impulsor de la operación ‘Atalanta’, lleva contribuyendo desde el año 2008 para defender los intereses nacionales y la legalidad internacional en esas aguas.

El buque ha sido el Cuartel General de la Fuerza Naval de la Unión Europea (Eunavfor), ¿en qué ha consistido la labor del ‘Galicia’?

La labor del ‘Galicia’ como buque insignia ha sido dar el apoyo necesario al almirante español y a su Estado Mayor internacional, para ejercer el mando de todas las fuerzas de la Unión Europea desplegadas en la zona. Este apoyo se ha plasmado fundamentalmente en proporcionarle la infraestructura y los medios de mando y control necesarios para enlazar con el Mando de Operaciones (MOPS), aquí en España, con el Estado Mayor Operacional (OHQ) de la operación ‘Atalanta’ en Northwood (Gran Bretaña), con los barcos, aviones y equipos de seguridad de la EUNAVFOR trabajando en el océano Índico o con los mandos de otras fuerzas internacionales desplegadas.

En España tenemos la percepción de que la amenaza de la piratería es inexistente, pero el pasado mes de abril impidieron el secuestro del buque ‘Costina’, ¿cómo fue?

Fue uno de los momentos más demandantes y a la vez más satisfactorios de todo el despliegue. El 22 de abril, ya anocheciendo, oímos por canal 16, el canal de emergencias en la mar, que un barco estaba siendo atacado por piratas. Al comprobar su posición vimos que estaba a 15 millas del ‘Galicia’, por lo que nos pusimos al habla con el capitán del barco para tranquilizarle y darle instrucciones de cómo actuar. Al mismo tiempo, el ‘Galicia’ puso máxima velocidad para acercarnos a su posición y alistamos al equipo de operaciones especiales y al helicóptero que llevamos a bordo. Con las instrucciones que dimos al capitán evitó durante los aproximadamente 40 minutos que tardamos en estar en sus proximidades que los piratas pudiesen subir al barco. Estos, al ver al ‘Galicia’, dejaron de hostigar al mercante y huyeron a costa.

¿Se ha notado la utilidad en la misión de los drones ‘Scan Eagle’?

Por supuesto. Los ‘Scan Eagle’ han mostrado su versatilidad y utilidad en esta operación por su discreción y tiempo en vuelo. Son unos ojos que permiten al comandante conocer en tiempo real qué está sucediendo en escenarios alejados del barco y tomar las decisiones más adecuadas para el éxito de la misión.

¿Cómo es la situación de la piratería en el Océano Índico y el Golfo de Adén en la actualidad?

En el mes de abril hubo un repunte de las actividades piratas, que han desaparecido completamente gracias a la labor desarrollada por el mando español estos meses. La lección aprendida es que la piratería sigue latente y que no desaparecerá hasta que no se resuelvan los problemas que Somalia tiene en tierra. Es lo que la política de seguridad y defensa de la Unión Europea, en la que se enmarca la operación ‘Atalanta’, ha defendido siempre, la piratería en la mar es un reflejo de los problemas en tierra, y hasta que no se resuelvan en tierra las causas que los originan, el peligro de la piratería seguirá ahí.