Cádiz Provincia
Uno de los acusados por el crimen en el momento de la detención.
JUICIO A LA BANDA DEL OJOS

El Pelón fue asesinado de forma «brutal y extremadamente violenta»

Los forenses que hicieron la autopsia al cadáver del chiclanero aseguran que murió desangrado por la «infinidad» de heridas y lesiones que tenía en todo su cuerpo

Actualizado:

Destrozado, completamente machacado, inundado en sangre y desfigurado. Así encontraron los forenses el cadáver de David Muñoz, alias 'El Pelón'. Su tortura y asesinato se juzga estos días en la Audiencia Provincial de Cádiz. En el banquillo de los acusados, la banda del Ojos, que fue detenida tras un importante operativo y a quien se señala como los presuntos ejecutores de este chiclanero de 34 años.

Este lunes se celebraba la octava sesión del juicio que se sigue contra este supuesto «grupo criminal» –según el fiscal– y era el turno de los forenses. Los médicos ratificaron ante el tribunal de la Sección Cuarta que David Muñoz murió desangrado por la multitud de heridas que le provocaron con «un solo arma» de forma «brutal» y «extremadamente violenta».

La autopsia que se le realizó después de que se hallara su cadáver en un descampado cerca del Clínico de Puerto Real reveló que la víctima había sido torturada hasta que falleció «entre las cinco y las nueve de la mañana», según pudieron precisar tras el análisis que le hicieron. Como destacó el forense, la cronología de las lesiones fue «en tres tiempos». En un primer lugar, las lesiones defensivas. Las presentaba en la cara y en las manos y, como indicó, pudieron deberse a su resistencia ante el ataque que estaba sufriendo, por ejemplo, mientras era sometido a un violento interrogatorio.

Presentaba multitud de lesiones defensivas y también de ataque por todo su cuerpo

Un segundo tiempo al que corresponderían las lesiones inciso cortantes producidas en el lado derecho de su cuerpo. Según indicó el forense, estas heridas se le provocaron «dentro de un habitáculo» o «mientras alguien le sujetaba». Una de las hipótesis que se manejan es que se las hicieran durante un trayecto en coche.

Y un tercer momento, el deguello final, que se produciría fuera ya del espacio cerrado ya que ese último corte que le seccionó la carótida tuvo que producirse desde un plano superior. Un corte del lado izquierdo al derecho.

«No pudimos contar todas las lesiones», explicaba el médico al tribunal. Las heridas y golpes que recibió David Muñoz en la cara se superpusieron unas a otras. «Fue brutal», afirmó el médico. Su rostro quedó desfigurado. Tanto es así que los médicos que analizaron su cadáver no descartan que se utilizara algún tipo de objeto para hacerle «todo el daño posible». Sufrió lesiones en los ojos, labios, dientes, orejas, mandíbula, todo consecuencia de «una acción brutal».

Aunque le seccionaron la carótida ya tenía otras heridas que hubieran provocado su muerte

Además la soga que utilizaron los que lo asesinaron dejó dos señales diferentes. Según precisó, el deguello le seccionó la carótida pero esta herida aunque fue la última no fue «necesaria» para que muriera. En el pulmón ya tenía ocho lesiones y otras tres heridas en el hígado de las puñaladas que había recibido en el costado y en el tórax. «Hubiera muerto de todas maneras».

En el ataque se utilizó un solo arma. Como indicaron los forenses, tuvo que ser «de grandes dimensiones y poderosa». Una de las armas intervenidas es un machete de 20 centímetros de hoja con remaches que, según el médico, cuadraría con las heridas que le produjeron al Pelón. Hay que tener en cuenta que este arma fue capaz de clavarse en un costado lateral, seccionar el pulmón y las costillas y salir hacia el otro costado. Igual con el hígado.

El informe revela que lo desnudaron una vez que ya había muerto y lo arrastraron hasta que lo abandonaron

En el cuerpo de David Muñoz se encontraron 36 lesiones por arma blanca, más contusiones y golpes. «Sin duda fue una muerte homicida», recalcó el experto.

Otra de las cuestiones que pudieron constatar tras la autopsia es que El Pelón fue desvestido tras el ataque. Los restos de sangre y las lesiones producidas así lo indican. Además también creen que fue arrastrado desde el vehículo en el que lo llevaron hasta el lugar donde finalmente se encontró. «Allí ya no podía llegar un coche y tenía lesiones de erosión».

El juicio a la banda del Ojos acusada de la muerte de David Muñoz continuará hasta final de esta semana.