Visita de Antonio Sanz, Agustín Muñoz, Patricio Pouyet y Teófila Martíenez a las murallas
Visita de Antonio Sanz, Agustín Muñoz, Patricio Pouyet y Teófila Martíenez a las murallas - Francis Jiménez
CÁDIZ

Nuevo empujón a la recuperación de las murallas de Cádiz

La obra en el baluarte del Orejón, en La Caleta, retoma el proyecto de rehabilitación que sigue ahora hacia Santa María

La primera fase de reforma dela fortificación gaditana se paralizó a mediados de 2016

CÁDIZActualizado:

Las obras de rehabilitación de la muralla marina de Cádiz han dado otro paso importante con la recuperación del baluarte del Orejón, en el paseo de Fernando Quiñones. Se trata del acceso peatonal al Castillo de San Sebastián. La erosión y el paso del tiempo habían desgastado la piedra provocando desprendimientos en algunos tramos del lienzo de piedra que envuelve a la playa de La Caleta.

El Ministerio de Medio Ambiente ha invertido 135.000 euros en la restauración de esta fortificación que data de 1676 y entronca con el baluarte de San Pablo. El delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, ha visitado esta mañana las obras en compañía del subdelegado del Gobierno en Cádiz, Agustín Muñoz, del jafe de la Demarcación de Costas, Patricio Pouyet, y de la diputada del PP por la provincia, Teófila Martíenez. La actuación en este emblemático baluarte gaditano se ha centrado en la reposición de la piedra ostionera que faltaba en algunas secciones del muro, así como de su limpieza y la fijación de varios bloques de su base. Sanz ha destacado que la obra, a punto de concluir, se ha llevado a cabo en poco más de medio mes y forma parte de la primera fase de rehabilitación del conjunto de murallas exteriores de Cádiz.

Esta primera fase de obras, que se inició en 2015 con un actuación de emergencia en la muralla de Santa Bárbara, junto al Parque Genovés, incluye otras tres actuaciones de calado, además de la obra del Baluarte del Orejón. Se trata de la recuperación del entorno del Castillo de San Sebastián, la mejora del baluarte de San Roque, en la playa de Santa María, y la reposición de los baluartes de Capuchinos y de los Mártires. El Ministerio ha destinado para ello 1,5 millones de euros y se prevé que los trabajos concluyan a lo largo de 2017. Una de las actuaciones más delicadas se localiza ahora en el entorno de la playa de Santa María, donde le muro que compone el baluarte de san Roque será reforzado en breve. El jefe de la Demarcación de Costas calcula que la obra de este tramo comenzará en dos meses.

Los trabajos de recuperación de todo el trazado de la fortificación naval de Cádiz se han programado en tres fases. La primera, ya está en marcha, mientras que la segunda y la tercera se encuentran aún en la etapa de redacción de anteproyecto técnico.

Cabe recordar que el ambicioso plan para recuperar la muralla marina de Cádiz quedó suspendido a mediados de 2016 como consecuencia de la interinidad del Gobierno. El Ejecutivo, entonces en funciones, tomó en agosto la dura decisión de dar por cerradas las cuentas, lo que obligó a cancelar todos los proyectos que no se estuvieran ejecutando, entre ellos la primera fase de actuación de las murallas gaditanas. Precisamente, una parte de esos trabajos había salido a licitación y estaba ya adjudicada, pero no dio tiempo siquiera a anunciarlo. Se trataba de la actuación sobre el baluarte de San Roque.

El propio delegado del Gobierno, Antonio, Sanz, junto a técnicos del Ministerio de Medio Ambiente, presentó en mayo de 2016 la obra de cirugía que había que practicar en 72 metros de este muro. Sin embargo, esta inversión se vio paralizada por la inestabilidad política. La formación del nuevo Gobierno a finales de octubre permitió retomar los proyectos que se habían quedado en la pista de salida. Así, en diciembre se adjudicó la obra del baluarte del Orejón.

Ahora, el baluarte de san Roque figura entre las prioridades de la Demarcación de Costas. Los trabajos serán en toda la superficie que va desde el nivel del mar hasta el inicio del paseo. Las obras consistirán en una regeneración de los materiales que sostienen la estructura y una mejora del sistema de drenaje. Para ello será necesario retirar los elementos que no sean adecuados y aplicar un tratamiento de protección a las partes más vulnerables de la fortificación.

La inversión total proyectada en el conjunto de las murallas de Cádiz supera los seis millones de euros, aunque hasta el momento apenas se ha ejecutado un 10% de ellos. La fecha tope para terminar las actuaciones sobre el perímetro marítimo es 2020, lo que permitiría mantener una atención especial sobre este patrimonio que ha sufrido los efectos de la erosión y el abandono durante todos estos años.

El proyecto de rehabilitación que inició Costas en 2015 comenzó con trabajos de urgencia para reforzar las estructuras. El primer paso fue el adecentamiento del tramo que discurre entre el Parque Genovés y el Castillo de santa Catalina. Ya previamente se había reforzado la barrera de bloques de hormigón del Campo del Sur para reducir el impacto contra la roca.

Justo después le tocó el turno al Campo de las Balas, el llamado Baluarte de Bonete, que también tuvo una actuación especial. Estos trabajos se desarrollaron durante el verano de 2015, para lo que hubo que aprovisionar una inversión de 300.000 euros. Aquello coincidió con la regeneración de arena en la playa Victoria y Santa María del Mar, que habían sido duramente castigadas por los temporales del invierno y contaron igualmente con una generosa financiación. El,parón de mediados de 2016 ya es historia. Medio Ambiente vuelve con las obras de mejora.