INDUSTRIA

Nueva oficina de Navantia en Australia para ganar más peso

La dirección de la compañía presentó en la feria naval de Sidney su oferta de buques y tecnología

CÁDIZActualizado:

Navantia abrirá antes de final de año su quinta oficina en Australia. Será en la localidad de Perth, en la parte más occidental del país. La empresa española, que tiene allí entidad propia como Navantia Australia Pty. Ltd., ya cuenta con delegaciones en Adelaida, Melbourne, Sidney y Camberra. La constructora naval española cuenta también con oficinas en Estambul (Turquía), Río de Janeiro (Brasil), Nueva Delhi (India) y Catar. En todas ellas se lleva a cabo una importante labor comercial para captar nuevos encargos, ya que son países que plantean programas para renovar su flota.

Por otro lado, la dirección de Navantia se desplazó estos días hasta la capital australiana de Sidney donde ha participado en su feria naval, conocida como Pacific. La presencia de la empresa española en esta muestra internacional ha sido estratégica, ya que Australia es el mejor cliente de los astilleros españoles. En los últimos diez años, el Gobierno australiano ha delegado en la empresa española parte de la renovación de su flota. Así, en las factorías gallegas se han construidos sus dos buques anfibios, el ‘Camberra’ y el ‘Adelaide’, mientras que en la planta de San Fernando se hicieron las doce lanchas de desembarco para estas dos unidades de la Mariana australiana. Además, Navantia construye por transferencia tecnológica en el astillero de Adelaide los tres destructores de la serie Hobart, encargados por su gobierno. El último contrato que ha enganchado Navantia de Australia ha sido la obra de dos buques logísticos, que ya se construyen en Ferrol. Ahora aspira al contrato para la construcción de nueve fragatas.

El Gobierno australiano sigue adelante con el ambicioso plan de modernización de su flota y el año que viene decidirá finalmente qué empresa será la adjudicataria para la construcción de sus fragatas. La oferta de Navantia, junto con la propuesta de la italiana Fincantieri y la británica BAE, quedó finalista en este concurso, que suma unos 20.000 millones de euros de inversión. Navantia tiene el viento a favor para lograr el acuerdo.