SENTENCIA DE LA MANADA

«No es no», clamor en la plaza de El Palillero contra la sentencia a La Manada

Centenares de personas se echan a la calle en Cádiz para mostrar su rechazo a la decisión del tribunal

CÁDIZActualizado:

La plaza del Palillero de Cádiz ha acogido este jueves la primera concentración de España en repulsa de la sentencia dictada sobre La Manada, que catalogaba los actos que cometieron en los San Fermines de 2016 como abusos y no como agresión sexual.

Más de medio millar de personas se unieron a la convocatoria a las 17.30 horas en el Palillero para mostrar, además, su solidaridad con la víctima. La concentración derivó en una posterior manifestación que recorrió la calle Columela, Nueva, Ancha, San Antonio y acabó en la facultad de Filosfía y Letras.

Durante la marcha se oyeron gritos de «No es no», «La manada somos nosotras» o «La sentencia también es violencia». Fue especialmente significativo que, en contra de lo que suele suceder en otros actos reivindicativos, en la protesta participaron personas de edades y perfiles muy dispares.

Entre los manifestantes pudo ver a responsables políticas como la concejala de la Mujer de Cádiz, Ana Camelo, y la coordinadora del Instituto Andaluz de la Mujer (IAM) en Cádiz, Josefa Moreno, quien ha explicado que «esto es un llamamiento de las mujeres feministas. Aunque haya una sentencia y tengamos que respetarla, mostramos nuestra disconformidad porque no compartimos la decisión que se ha tomado».

«Pedimos la pena máxima, no podemos dejar ningún resquicio ante una agresión sexual», ha aseverado Moreno, quien ha considerado positiva la reivindicación espontánea.

Camelo, por su parte, ha indicado que sentencias como las del caso de la Manada «hacen un flaco favor a las mujeres, porque lo que queda es que los hombres agresores pueden en cualquier momento agredir a las mujeres simplemente por el hecho de serlo. La organización de las mujeres ante este tipo de situaciones es importantísima».

La de Cádiz no ha sido la única protesta que se ha producido en España tras conocerse la sentencia. Localidades como Madrid, Sevilla (de donde son originarios los cinco miembros del grupo), Córdoba o Valencia están acogiendo concentraciones para mostrar la repulsa por la tibieza de la sentencia.