INDUSTRIA NAVAL

«Navantia tendrá que explicar por qué salen las cuentas en Galicia y aquí no»

Los empresarios gaditanos ven en el traslado de carga de trabajo razones que van más allá de la rentabilidad económica

Javier Sánchez Rojas y José Muñoz
Javier Sánchez Rojas y José Muñoz - C Z
ELENA MARTOS - @Elena_Martos Cádiz - Actualizado: Guardado en:

Los empresarios gaditanos han estallado este martes ante la falta absoluta de explicaciones que ha ofrecido Navantia sobre el traslado de carga de trabajo desde la Bahía al astillero de Ferrol. La decisión toca de lleno a la industria auxiliar, que ha hecho un esfuerzo titánico para responder a los contratos a la baja ofrecido por la empresa pública para la construcción de los petroleros. El presidente de la CEC, Javier Sánchez Rojas, ha vuelto a tomar partido por estas compañías que «siguen actualizándose y adaptándose a las demandas del mercado».

En una rueda de prensa ha destacado las capacidades de las factorías gaditanas y de las subcontratas que les prestan servicio. No hay encargo que no necesite del apoyo de las empresas auxiliares que «han aceptado ritmos y presupuestos coreanos para responder a la carga de trabajo». Y esa defensa de la industria naval de la Bahía la ha acompañado con números que justifican las dificultades que han encontrado los empresarios del sector. El presupuesto que ha ofrecido Navantia por la fabricación de cada uno de los cuatro petroleros Suezmax es de 60 millones de euros con 750.000 horas de trabajo, frente a los 140 millones de euros y 1,5 millones de horas que serían necesarios, según un estudio de la Universidad Politécnica de Cataluña.

«¿Cómo es posible que aquí no salgan las cuentas y sí en otros territorios?», se ha cuestionado Sánchez Rojas, que pide directamente a la empresa pública que lo explique y que diga claramente «si las auxiliares de Galicia tienen algún tipo de compensación por otras vías que desconozcamos que les permitan rentabilizar el trabajo cuando los números los sabemos hacer los dos igual». Y no sólo eso, pide a la compañía que aclare igualmente cuánto va a costar el traslado del material que ya está en la Bahía para llevarlo hasta Galicia. «Tengo la certeza para decir que aquí se negocian contratos en condiciones inaceptables y por debajo del precio de mercado. Entonces ¿cómo se van a sacar adelante en otras zonas como Ferrol?» ha insistido. «Los petroleros no se pueden construir a costa de la industria auxiliar en la Bahía y a otros precios y con financiación de los Presupuestos Generales del Estado en otras zonas», ha vuelto a repetir con la esperanza de que haya una respuesta pronto de Navantia «por respeto a los empresarios y los trabajadores gaditanos».

«Podemos aceptar que haya reparto de cargas de trabajo. No vamos a pedir ni desde esta mesa ni desde esta organización el cierre de ninguna planta y tampoco vamos a tolerar que echen a pelear a la industria auxiliar naval de Puerto Real, San Fernando y Cádiz con la de otros sitios de España. Amanece para todo el mundo y todos tenemos derecho a vivir, pero quiero preguntar si Navantia ha agotado todas las posibilidades de hacer los trabajos en la Bahía», ha continuado Sánchez Rojas a quien ha molestado especialmente que «el momento con mejores expectativas para el sector se vea empañado por un traslado de carga de trabajo».

«Hace unos días hablé de una falta de comunicación por parte de Navantia hacia los trabajadores y sus subcontratas y hoy quiero añadir también una falta de respeto», ha vuelto a mostrarse contundente el presidente de la CEC, que ha tenido palabras también para la clase política: «Debo decir que me ha sorprendido muy poco gratamente que desde el viernes no haya oído, salvo para tirarse los trastos a la cabeza, una voz clara y rotunda desde la Bahía de Cádiz y de Andalucía diciendo que será Navantia quien tenga que explicar qué pretende hacer con los astilleros del sur». Con resignación ha querido apelar al consenso entre los representantes públicos para que unan fuerzas por la industria gaditana.

La trampa de la conflictividad

«Sigo defendiendo que los astilleros de Navantia en la Bahía -ha asegurado recordando el premio que la CEC concedió hace un año-, pues resisten cualquier comparación. No nos ganan en nada, ni en capacidad, ni en versatilidad, ni en ningún indicador de eficiencia o adaptación tecnológica. Tampoco en la profesionalidad de los trabajadores ni de las empresas». También ha hecho un llamamiento a los representantes de la plantilla de los astilleros a los que ha pedido «no caer en la trampa de tomar las calles y entrar en una senda que justifique que desde algún alfombrado despacho de Madrid alguien diga que en la Bahía de Cádiz ya están de nuevo con el conflicto». Ha valorado el esfuerzo que se ha hecho en estos años para buscar nuevas vías de diálogo y negociación, a su juicio más efectivas.

Y de cara al futuro, ha mostrado abiertamente su deseo por el cambio de responsables en la cúpula de Navantia para que «haya una mayor sensibilidad hacia Andalucía» que dice echar de menos en la actual.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios