Concentración en repulsa de una agresión.
Concentración en repulsa de una agresión. - LA VOZ
SANIDAD

Los médicos tendrán contacto directo con la Policía para evitar agresiones

El Colegio gaditano consensuó esta iniciativa con el delegado del Gobierno, que se comprometió a hacerla efectiva antes de fin de año

CÁDIZActualizado:

Centro de Atención Primaria. Servicio de urgencia. Un paciente llega acompañado de su familia con una dolencia no excesivamente grave e insiste en que le reconozca el médico. El doctor está atendiendo a otro paciente, lo que molesta a los recién llegados, que saltan como un resorte cuando comprueban que otro vecino es llamado antes que ellos. Inadmisible. Entran en la consulta y ante la negativa de ser atendidos de inmediato por el doctor, terminan agrediéndole. Éste párrafo sería el resumen aproximado de la agresión típica que sufren los sanitarios de la provincia de Cádiz, tal y como explica el secretario general del Colegio de Médicos de la provincia, Gaspar Garrote, que lamenta que «en pleno siglo XXI aún haya que estar hablando de estos episodios».

Gaspar Garrote, del Colegio Médico de Cádiz.
Gaspar Garrote, del Colegio Médico de Cádiz.

Hay que recordar que la última agresión de la que se tiene noticia tuvo lugar a finales de septiembre, cuando una pareja agredió al personal sanitario del centro de salud de San Dionisio, con una violencia tal que tuvo que intervenir la Policía Nacional. El sintagma ‘última agresión de la que se tiene noticia’ no es arbitrario.

«Ante las agresiones nos encontramos con el problema de que en demasiadas ocasiones no se denuncia, lo que hace imposible no sólo llevar un control estadístico sino, sobre todo, tomar medidas que puedan solucionar el problema», remarca Garrote que, además de secretario del Colegio Médico de Cádiz es miembro del Observatorio de Agresiones de la OMC (la Organización Médica Colegial que integra a los colegios médicos de España).

«Por desgracia, todavía hay profesionales sanitarios que no denuncian, que creen que un episodio de violencia puede quedarse como algo puntual», una situación que, según relata, impide «que se le pueda prestar la atención psicológica que necesita un médico tras la agresión, ya que el profesional queda bastante tocado».

Intermediario policial

Cuando se le pregunta a Garrote por la implicación de la Administración para evitar las agresiones, responde que «siempre se puede hacer más», pero reconoce que se están tomando «medidas importantes». Entre esas medidas destaca la creación de un interlocutor policial para los profesionales médicos. Según explica Garrote, esta figura fue un compromiso del delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, que precisó que se pondría en marcha antes de final de año.

Garrote desvela que, en el caso de Cádiz, ya hay incluso oficiales designados para este cometido, «que en una provincia como ésta exigirá seguramente varios interlocutores», y que las fuerzas de seguridad ya tienen el software necesario para atender a los sanitarios. En este sentido, aclaró que los médicos disponen de una aplicación en el móvil para avisar a las fuerzas de seguridad en caso de estar sufriendo una agresión. «Es casi como un botón del pánico», desarrolló Garrote.

Hay que lamentar que, pese a los esfuerzos realizados desde todas las instituciones, no se ha conseguido acabar con la lacra de las agresiones a los médicos. Según las estadísticas que maneja el Colegio de Médicos de Cádiz, el pasado año se produjeron 37 denuncias, lo que supone un gran incremento respecto a los datos de 2015 (22), 2014 (22), 2013 (27) y 2012 (26). Ese aumento, no obstante, no es visto de una manera excesivamente negativa desde el Colegio: «Es señal de que se denuncia más, porque las agresiones son más o menos constantes, aunque factores como los recortes sanitarios hayan podido contribuir a aumentar la crispación».