Laboral

Las limpiadoras irán a la huelga tras la falta de acuerdo con la patronal

Comisiones Obreras ha llamado a la movilización, que no secunda UGT, a partir del próximo 2 de mayo

CádizActualizado:

Cuando la tensión se hace más fuerte, la cadena se rompe por el eslabón más débil. Y eso es exactamente lo que ha pasado con la negociación del convenio de la limpieza. Tras más de 15 meses de negociación sin llegar a un acuerdo entre la patronal y los sindicatos, la cadena se ha roto... por parte de los sindicatos. Comisiones Obreras acaba de anunciar la convocatoria de una huelga indefinida a partir del próximo 2 de mayo para exigir mejoras en el convenio. UGT, en cambio, no lo apoya.

El distanciamiento entre ambas centrales surgió cuando CC OO se levantó de la mesa de negociación ante la ausencia de acuerdo con la patronal. UGT lamentó que la situación «nos va a obligar a ir al Sercla, lo que alargará más la negociación».

Precisamente, la reunión en el Sercla se producirá días antes de que empiece la huelga. A este respecto, el responsable de Acción Sindical del sector de Construcción y Servicios de CC OO en Cádiz, Tomás Calvo, dejaba la puerta abierta a llegar a un acuerdo con la empresa. «Lo único que queremos es que se ofrezcan unas condiciones dignas. Si llegan, no habrá huelga».

Sólo en una cosa están de acuerdo ambas centrales sindicales: en las pobres condiciones laborales que tiene este colectivo, compuesto prácticamente en su totalidad por mujeres. A tenor de lo datos aportados por UGT, unas 5.000 mujeres en la provincia estarían pendientes del convenio provincial de edificios y locales de Cádiz (del que quedan fuera los centros sanitarios, que tienen un convenio propio y una guerra sindical de transcurre por otros derroteros).

Según el convenio vigente, el sueldo medio de cada una de estas limpiadoras es de 900 euros mensuales pero, como denuncia CC OO «el 60% de las trabajadoras contratadas en este sector tienen contrato a tiempo parcial, por lo que estaríamos hablando de pagas que no llegan ni al salario Mínimo Interprofesional».

A comienzos de 2016 se pidió la revisión del convenio pero, según señala Josefina Romero, delegada sindical de UGT y miembro de la mesa negociadora, «debería haberse denunciado en octubre de 2015, pero Comisiones se negó a hacerlo». En este sentido, Romero asegura que en un principio la otra central sindical quiso llegar a un acuerdo con la patronal de limpieza (formada por Agel y Aspel) «sin contar con las trabajadoras y, en las reuniones, sin levantar actas, lo que siempre nos ha parecido una irregularidad».

Los sindicatos recuerdan que el sueldo medio es de 900 euros y que muchos contratos son parciales

Durante esos 15 meses de tira y afloja con la patronal, no se ha alcanzado ningún acuerdo. Mientras que los representantes de la empresa proponían a las trabajadoras una subida del salario del 1,8% por cuatro años (según UGT, ya que, por su parte, Comisiones Obreras lo cifraba en un 0,4% de subida salarial por cinco años), desde la contraparte se ofertaba un 1,5% en este año y 2018, porcentaje que se elevaría hasta el 2% en 2019, que se podrían revisar si el IPC de ese ejercicio fuera superior a la cifra negociada.

Comparada con el resto de las provincias andaluzas, donde se han ido cerrando los acuerdos, la mejora no es excesiva. «Se han cerrado acuerdos en toda Andalucía menos en Cádiz y en Granada. En esa provincia, la última oferta de la patronal era la de mejorar un 3% los salarios y aún así han preferido no firmar. ¿Por qué en todas las provincias ofrecen mejoras y aquí no?», se cuestionaba Romero con indignación.

En el mismo sentido, Calvo subraya que el hecho de que no se haya cerrrado un acuerdo en 2016 «ha cambiado las previsiones económicas, porque el IPC ha subido».

Sin acuerdo

La peor parte de la negociación del convenio de la limpieza llegó cuando el pasado 30 de marzo Comisiones Obreras se levantó de la mesa de negociación. La razón, «la postura de la patronal de dilatar la negociación sin ofrecer nada tras más de diez reuniones y habiéndose perdido 15 meses de negociación».

La situación dejó perplejos a los representantes de UGT ya que los representantes de CC OO, según denuncian, «no tuvieron en cuenta ni a los propios delegados de su sindicato en la empresa». CC OO argumenta que consideró «una burla» la propuesta de la patronal, «que pretende seguir manteniendo unos salarios indignos».

Calvo insiste en que «como sindicato mayoritario, estamos en nuestro derecho de levantarnos de la mesa si el proceso no nos convence». Además, considera «respetable» que UGT se mantuviera en la mesa de negociación, pero pide «el mismo respeto» para la decisión de Comisiones Obreras.

Finalmente, esta tensión ha desembocado en una convocatoria de paro indefinido que rechazan en UGT porque «las trabajadoras no quieren hacer huelga». Romero se queja de que ahora todo el proceso se detiene con estas posturas y lamenta que esta situación «termina reforzando a la empresa».

«Nos habían pedido incluso impugnar las asambleas por las irregularidades que ha cometido CC OO, pero legalmente no es posible», insiste Romero. «No son formas, levantarse de una mesa de negociación unilateralmente no son formas de hacer las cosas», repetía la delegada sindical de UGT.