Niños en un aula de la provincia.
Niños en un aula de la provincia.
EDUCACIÓN

La Junta niega que la situación de calor en los colegios gaditanos sea «extrema»

Los sindicatos, indignados con los «parches» que se plantean desde la Delegación para luchar contra esta situación

CÁDIZActualizado:

Apenas quedan dos días de clase y la Delegación de Educación tiene que hacer frente a uno de los mayores problemas del curso: el sofocante calor en las aulas. Pese a que Remedios Palma lleva apenas una semana en la Delegación de Cádiz, ya ha recibido críticas por cómo se está gestionando este asunto. En la mañana de este martes, el exdelegado de Educación y actual delegado del Gobierno de la Junta, Juan Luis Belizón, ha caldeado más el ambiente al decir que la situación en Cádiz no era «extrema».

Desde hace un par de semanas, la Confederación de Asociaciones de Padres viene alertando de la elevadas temperaturas que deben soportar los niños en las aulas. Este martes, Juan Luis Belizón ha indicado que la Junta no tiene constancia de que la situación sea extrema, aunque reconoce que se pueden dar casos preocupantes en las zonas de la Sierra y Jerez.

En cualquier caso, ha recordado que las familias, en los días de más calor, pueden llevarse a los alumnos del aula o no llevarlos directamente, al considerarse faltas justificadas. Del mismo modo ha adelantado la nueva consejera, Sonia Gaya, se encuentra trabajando en un Plan especial de trabajo por zonas, pero que en éste Cádiz ha sido excluida.

Además, Belizón recordó que el mantenimiento de los colegios de Infantil y Primaria corresponde a los ayuntamientos. Sin decirlo expresamente, delegaba la responsabilidad de la situación en los propios consistorios.

Críticas de los sindicatos

A las protestas de los padres por la situación de calor extremo en los colegios, se han sumado los sindicatos. De los más duros ha sido Comisiones Obreras, que considera que la Junta está poniendo «parches al problema».

Además de calificar de «perogrulladas» las instrucciones que ha dado la Junta a los centros (que los niños beban agua frecuentemente, usar las instalaciones del centro con menor temperatura o animarles a llevar ropa de verano), ha rechazado la medida de que los niños puedan salir antes de clase por las altas temperaturas. «Por una parte, esta medida no soluciona el problema de los docentes, que siguen a temperaturas de escándalo y, por otra, ¿qué pasar con los niños cuyos padres trabajan y no pueden recogerlos antes?» se preguntaba el secretario general de Educación de CC OO, Juan Sebastián Alcón.

Alcón volvió a recordar que si en situaciones de emergencia climática las aulas permanecen cerradas, debería hacerse lo mismo con las olas de calor. Rechazó el argumento de que la situación sea nueva: «Desde hace años, los profesores se las ingenian para solucionar estos problemas como sea, desde usar las áreas con sombra hasta dar clases en el salón de actos porque era más fresco».

Igual de duro se ha mostrado el sindicato Ustea, que ha denunciado que «ante la ola de calor que nos tiene achicharrados», la Junta haya propuesto que se trabaje «con las unidades de prevención de riesgos laborales». Para el sindicato, esa misión debería encomendarse al «comité de salud laboral» y recuerdan que, «desde el año pasado», este organismo no se ha reunido en Cádiz desde el año pasado pese a tener que hacerlo, «por ley», cada trimestre.

Ustea ha invitado a Remedios Palma a que «cambie esta dinámica negativa» y que inste al comité de salud laboral ha reunirse lo antes posible.

El que se ha desmarcado de esta línea es Csif. Su responsable de Educación en la provincia, Marián Avancina, se mostró de acuerdo con la medida que se está tomando de permitir a los padres decidir si llevan a sus hijos o no en los días de más calor. «Obviamente queremos lo mejor en los colegios, pero somos conscientes de que no se pueden tomar medidas drásticas de golpe», incidió Avancina.