Inauguración de las nuevas instalaciones.
Inauguración de las nuevas instalaciones.
SANIDAD

Juegos que son medicina

El Hospital Puerta del Mar incorpora una segunda ludoteca para niños de larga hospitalización

Actualizado:

Un entorno agradable, con la posibilidad de jugar y olvidarse del drama cotidiano puede hacer más llevadera y más rápida una recuperación. En especial cuando el paciente es un niño. Con esa idea, el Hospital Universitario Puerta del Mar de Cádiz ha puesto en marcha una nueva ludoteca, la segunda, para los menores ingresados, con el objetivo de hacerles más confortable y amena la estancia en el hospital, especialmente en los casos de enfermedades más complejas o que requieren de un mayor tiempo hospitalizado, en el que el menor puede echar de menos la posibilidad de jugar.

La puesta en marcha de esta nueva estancia ha contado además con la colaboración de la Asociación PEKES Benéfica, que organizó un acto solidario al que se denominó ‘Cena de los Valientes’ en el que se recaudaron fondos que han sido destinados a obra y decoración de los espacios así como al equipamiento necesario (mobiliario, juguetes y material didáctico, entre otros).

El Hospital Universitario Puerta del Mar se encuentra inmerso en un plan de humanización y confortabilidad de pacientes y usuarios, que tiene como objetivo mejorar aspectos como el confort del paciente, su descanso y la atención a su persona en su globalidad, teniendo en cuenta sus creencias y preferencias.

De esa forma, se desarrollan proyectos diferentes divididos en dos áreas –Humanización y Confortabilidad–, que se implantarán secuencialmente. En el caso de la nueva ludoteca, se trata de una mejora destinada a la humanización del entorno.

La ludoteca recién inaugurada no es la primera con la que cuenta el hospital. Hay que recordar que la Unidad de Gestión Clínica Intercentros de Pediatría cuenta con un aula escolar y una ludoteca para los niños ingresados independientemente de su patología. Además, en 2013, como complemento, se reservó un área para los niños que estaban pasando por un proceso oncológico, dado que su tratamiento suele requerir cierto aislamiento.