INDUSTRIA

Guerra empresarial a los talleres piratas

Unos 700 locales operan en la provincia en la economía sumergida

CÁDIZActualizado:

El bajo de una vivienda o un chapuza en mitad de la acera son sinónimos de la economía sumergida que soporta el sector de los talleres mecánicos en la provincia de Cádiz. El responsable de la Asociación de Talleres y Reparaciones de Automóviles (ATRA), José Muñoz, reconoce que la mitad de la competencia de los talleres clandestinos es brutal, especialmente, en zonas como la Costa Noroeste, donde los garajes privados de algunas viviendas en los diseminados de Sanlúcar y Chipiona se han convertido en centros de trabajo irregular. Muñoz respalda la nueva campaña de Tráfico y pide que se aporte también factura de las últimas revisiones del vehículo inspeccionado. Los talleres piratas no cobran IVA y tampoco cumplen con la normativa medioambiental sobre ostión de vertidos, reciclaje y retirada de neumáticos viejos. Desde la patronal se hace un llamamiento a los consumidores para que acudan a los talleres legales cuyo distintivo figura en la entrada a través de una placa azulo que expide el Ministerio de Industria. La patronal de empresarios del metal señala que el taller está obligado a entregar al cliente las piezas que han sio sustituidas y expedir una factura. Muñoz lamenta que muchos de los coches que circulan por las carreteras de Cádiz han pasado alguna de las revisiones en talleres clandestinos.