La camioneta impactó por el lado derecho contra el agente.
La camioneta impactó por el lado derecho contra el agente. - SUMMA
SUCESOS

Fallece un guardia civil de San Fernando atropellado en un control de tráfico

Cayetano Domínguez, de 40 años, ha muerto en la A-1 en Madrid, tras ser arrollado por el conductor de una camioneta que no le vio

Actualizado:

Cayetano Domínguez, 40 años, casado, con una hija, residente en Valdemoro pero natural de San Fernando, perdía la vida este lunes en acto de servicio. El agente, que llevaba más de diez años en el destacamento de Tráfico de Madrid, fallecía tras ser arrollado por una pequeña furgoneta en la A-1.

El fatal accidente se produjo en torno a las once de la mañana, a la altura de San Sebastián de los Reyes, en sentido entrada, en una recta con tres carriles por sentido y arcén. El agente, motorista de Tráfico, se encontraba en la vía en un coche camuflado que habían parado para multar a una conductora. Tras ponerle la sanción, y cuando se disponía a facilitarle de nuevo su incorporación a la carretera, una camioneta pequeña dedicada al transporte de cristales impactó contra él. El guardia civil quedaba tendido en la vía tras ser arrastrado varios metros y los servicios de emergencia del Summa desplazados de inmediato no pudieron hacer nada por salvarle la vida debido a los múltiples traumatismos que presentaba.

«No le vi. Llevo 18 años conduciendo y esto no me ha pasado nunca. He dejado a una familia sin padre», lamentaba conmocionado el conductor del camión, un cristalero de unos 50 años.

La Guardia Civil le practicaba la prueba de alcohol y drogas al conductor dando resultado negativo por lo que no era detenido al considerar que se había tratado de un desgraciado accidente.

Conmoción y dolor

El suceso ha causado una gran conmoción entre los compañeros del fenecido quienes han expresado su dolor a través de comunicados y también las redes sociales. Además, las autoridades se han unido a este dolor. «Lo único que quería desde aquí públicamente era transmitir mi pesar a su familia, a su querida familia», expresaba el director de la Guardia Civil, José Manuel Holgado Merino.

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, tras presidir la reunión del G4 en Sevilla, también trasladaba a través de los medios su pesar por la muerte de este agente «cuando se encontraba en acto de servicio y volvía a ocupar su lugar en el coche». También mostraban su penar representantes de la Comunidad de Madrid y el delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, quien afirmaba: «Cayetano, natural San Fernando, ha perdido su vida protegiendo las nuestras en carretera. Mi pésame familia y compañeros».

Por su parte, desde la Asociación Unificada de Guardia Civil (AUGC) han recordado «ante este trágico suceso, la gran peligrosidad que afrontan los compañeros de tráfico, la especialidad en la que más víctimas de trabajadores del Cuerpo se producen en accidente laboral». Y han añadido: «Una vez más, solo cabe encomiar el esfuerzo y sacrificio que representa el trabajo diario de tantos miles de guardias civiles de base, que pese a verse discriminados sistemáticamente en los repartos de la productividad o no contar con una jornada laboral digna que les permita conciliar su vida profesional con la familiar continúan cada jornada en su puesto al servicio del ciudadano, conscientes de que ese servicio llegue con frecuencia a poner en riesgo su propia integridad física.

De otro lado, la Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC), que también ha trasladado su dolor, han lamentado que la muerte del agente pudo haberse evitado si «en vez de estar patrullando con un vehículo camuflado, invisible para los conductores, lo hubiera hecho con un coche patrulla bicolor oficial». «Estos coches tienen otros cometidos pero entre ellos no se encuentra el de la vigilancia de carreteras».