Primer día de clase de Formación Profesional y Secundaria en el Columela.
Primer día de clase de Formación Profesional y Secundaria en el Columela. - F. JIMÉNEZ
EDUCACIÓN

Estudiar a las puertas del trabajo

El viernes arrancaron las clases de FP con importantes novedades en la provincia

CÁDIZActualizado:

El director del IES Columela, José Antonio Cordeiro, lo tiene claro. «Una de las grandes diferencias entre el alumno de Bachillerato y el de FP es el de la motivación: el de Formación Profesional sabe que en un par de años puede estar trabajando y lo afronta todo con mucha ilusión».

El Columela es, además del más antiguo, uno de los centros más grandes de la capital, con más de un millar de alumnos. En este curso que acaba de comenzar acoge cinco titulaciones de Formación Profesional Actividades comerciales, Comercio internacional, Gestión de ventas y espacios comerciales, Integración social y Animación sociocultural y turística.

«El más demandado, sin duda, es el de Integración Social, para el que mucha gente se queda fuera», comenta Cordeiro, que desvela que uno de los factores clave a la hora de pulsar la demanda de un módulo es «la salida laboral que va a tener después». Y es que ése es el objetivo fundamental de quien estudia Formación Profesional, «integrarse en el mercado laboral».

FP dual

Es por eso que, desde hace tres años, la Junta lleva a cabo un proyecto de Formación Profesional dual, en el que los institutos y las empresas trabajan de forma conjunta en la formación del alumno. En concreto, la provincia cuenta con medio millar de empresas gaditanas que trabajarán en la formación de 733 alumnos. Mediante este programa, detalla Cordeiro, «la formación se realiza en alternancia entre el centro educativo y la propia empresa. Así, dependiendo del proyecto, el alumno está «más o menos tiempo en el puesto de trabajo, con un mínimo del 33% de su jornada».

El director del IES Columela, José Antonio Cordeiro.
El director del IES Columela, José Antonio Cordeiro.

El proceso lo inicia el instituto, que es el que busca a la empresa y le propone la realización de las prácticas. Ésta debe designar a un tutor para el alumno, que es quien se encarga de certificar que está aprendiendo y de hacerle un seguimiento.

«Es muy reconfortante para el alumno estar ya en el puesto de trabajo, con su uniforme en muchos casos, y ver de primera mano cómo funciona este mundo», incide Cordeiro, que confirma que en los últimos años la percepción sobre la Formación Profesional ha cambiado de manera radical. «Hace años parecía que era sólo la opción para quienes no podían estudiar, pero eso ha cambiado radicalmente» y, presume, «incluso en varios módulos, como están tan demandados, tenemos a alumnos muy brillantes».

Hay que recordar, en este punto, que la Formación Profesional se divide en tres grupos. El ciclo superior, al que se accede tras estudiar segundo de Bachillerato; el medio, que se puede cursar tras hacer cuarto de Secundaria y el básico, para el que es necesario sólo haber hecho Primaria.

«Éste último es una manera de que los jóvenes no queden excluidos del sistema; lo bueno es que, tras superar este ciclo, pueden pasar al medio y, si lo aprueban, al superior. Hay jóvenes a los que no se les da bien estudiar pero demuestran una gran destreza para un oficio y, con este método, pueden seguir formándose», comenta Cordeiro.

Educar contra el bullying

Uno de los aspectos en los que el director del IES Columela se sienta más orgulloso ante el comienzo del curso en Secundaria y FP es en la estrategia que sigue el instituto para prevenir la violencia en las aulas. El centro ha desarrollado el programa ‘Hacerse humano es hacerse dueño de su propia historia’, por el que a los jóvenes se les hace partícipes de la importancia de participar de un proyecto educativo de un centro con más de siglo y medio de historia, «y ellos lo asumen de una manera muy natural». Además, el centro forma parte de la red de Escuelas de Paz y tiene el reconocimiento de ‘Convivencia plus’.