Asistencia sanitaria simulada en el Tercio de Armada de SanFernando realizada durante la visita del Colegio de Enfermería de Cádiz.
Asistencia sanitaria simulada en el Tercio de Armada de SanFernando realizada durante la visita del Colegio de Enfermería de Cádiz. - LA VOZ
FUERZAS ARMADAS

Enfermeros en la primera línea de combate

El Colegio de Enfermería de Cádiz ha visitado el Tercio de Armada para hacer visible el trabajo desconocido de estos profesionales sanitarios

San FernandoActualizado:

Si pensamos en un enfermero o enfermera probablemente acuda a la cabeza de todos nosotros el profesional que desempeña su labor en hospitales o centros de salud. Pero hay otra Enfermería, desconocida para muchos, la que viste uniforme mimetizado, asiste en los cuarteles y despliega en misiones internacionales.

Para dar a conocer estos profesionales, tanto a la sociedad como a los propios enfermeros, el Colegio de Enfermería de Cádiz decidió poner en marcha un proyecto audiovisual dentro de su gabinete de comunicación con el objetivo de hacer reportajes sobre distintos ámbitos de la enfermería. «Es una manera de reconocer la labor que realizan a diario, y de que se les ponga cara, aprovechando para ello los canales de información que nos ofrecen las nuevas tecnologías», explican desde el gabinete de comunicación del Colegio, pionero en este tipo de trabajos, ya que «ningún colegio provincial realiza reportajes de esta envergadura», añaden.

Una labor de difusión que les ha llevado a Navantia, para mostrar cómo trabaja la enfermería en una de las mayores empresas de la provincia. Así como al buque anfibio portaeronaves ‘Juan Carlos I’, con el objetivo de contar el funcionamiento de la enfermería dentro de un barco de estas características. Y, por último, al Tercio de Armada, «una unidad operativa vinculada a la ciudad de San Fernando desde el siglo XVIII, compuesta por más de 3.000 infantes de Marina, motivos más que suficientes como para interesarse por el trabajo de la enfermería en el TEAR», han explicado desde el Colegio de Enfermería.

Durante su visita al Tercio de Armada, las representantes del Colegio pudieron conversar con los capitanes enfermeros José Montero, para el que un profesional sanitario militar se distingue de uno civil por su capacidad de adaptación y de resolución y Manuel Ruiz Mateos, que destacó la importancia para la Sanidad Militar de «estar perfectamente integrada» en la unidad a la que pertenece o en la que despliega.

Enorme importancia

Asimismo, pudieron comprobar la importancia y utilidad de la telemedicina y visitar el puesto de clasificación de bajas, cuyo funcionamiento les ha explicado el teniente Rufino Sabao, que cursó sus estudios en el Centro Universitario Salus Infirmorum de Cádiz. Y ver otras caras de la profesión, como el trabajo que desempeña la capitán enfermero Amparo Domínguez en la sección de Logística del Estado Mayor del TEAR, una vacante creada tras la reestructuración de esta brigada y cuya labor es «asesorar al Mando en todos los temas relacionados con la Sanidad».

El general Antonio Planells, comandante del TEAR, ha destacado la importancia de las relaciones con el Colegio de Enfermería de Cádiz, «por tanto en cuanto en el futuro algunos de los estudiantes que finalicen el curso se incorporarán a nuestra unidad».

Una unidad cuyos 12 enfermeros y cinco médicos realizan unas 6.000 asistencias anuales, 2.000 reconocimientos, atienden 250 urgencias y 80 evacuaciones, en palabras del comandante Francisco José Jiménez, responsable de la asistencia sanitaria en las instalaciones del Tercio de Armada en San Fernando.

A este respecto, el presidente del Colegio de Enfermería de Cádiz, Rafael Campos ha afirmado que «allá donde haya una persona, tiene que haber una enfermera o un enfermero. Es indudable por tanto, la enorme importancia que tiene la presencia de este profesional en el entorno militar, no siempre en zona de conflicto bélico, sino en zonas de catástrofe y de tragedia donde es necesaria la ayuda humanitaria, mucho más en situaciones complicadas cuando el espacio entre la vida y la muerte es mínimo».

En declaraciones a este periódico, Campos ha asegurado que, «cuidar al otro en un entorno hostil y complicado, es una tarea dura, sólo al alcance de profesionales con alma, cercanos y sensibles, comprometidos con las personas que padecen y viven en zonas inhóspitas y de carencias».