ALERGIAS

La dura primavera de los alérgicos gaditanos

Los especialistas advierten de que hay un tipo de polen en especial que lo hará pasar muy mal en la provincia

CÁDIZActualizado:

Cuando llega la primavera los tópicos se disparan. Sobre el amor, sobre el optimismo y sobre cualquier cosa que tenga relación con ser mínimamente feliz. Pero como toda rosa tiene su espina, la llegada de un mejor tiempo atmosférico también tiene su contrapartida: las alergias. Y en el caso de la provincia de Cádiz, esta primavera será un infierno para los que las sufren, en especial para dos tipos de paciente.

Y es que las últimas precipitaciones del mes de marzo, con cifras de record en pluviosidad, provocarán una polinización violenta de las gramíneas, por lo que los afectados por este tipo de pólenes lo pasarán mucho peor que en años anteriores. Por contra, los afectados por los cipreses notarán cierto alivio en esta temporada.

«Pues acaba de llegar la primavera y yo me encuentro bien», puede pensar el confiado lector. «El cambio de estación, en términos de alergias, no llega con la precisión del calendario (que ha marcado que la primavera entraba este martes o que este fin de semana se cambie la hora), sino que está marcado por fenómenos como la temperatura y las precipitaciones», explica el alergólogo Francisco Moreno, de la clínica Lobatón de Cádiz. «Este año, a finales de marzo, seguimos teniendo temperaturas bajas y las precipitaciones no dan tregua; debemos esperar aún para la llegada de la primavera en términos de tiempo».

El doctor Francisco Moreno.
El doctor Francisco Moreno.

Moreno estima que será a mediados o finales de abril cuando empiecen a llegar las cargas más altas de pólenes. «Las gramíneas se ven muy afectadas por los cambios en la pluviosidad, algo que no ocurre con otras especies como, por ejemplo, el olivo, que es el principal agente alérgico de la provincia».

La humedad lo complica todo

Las lluvias han impedido que las predicciones de la Sociedad Española de Alergología respecto a los pólenes sean precisas, ya que las precipitaciones anulan sus valores. Sin embargo, los expertos trabajan con previsiones en función de temperatura y pluviosidad.

Precisamente esta pluviosidad hará que estas semanas sean especialmente complicadas para los alérgicos a los ácaros, el segundo gran grupo de afectados este año, puesto que esta subclase de arácnicos está especialmente cómoda en ambientes de humedad, donde pueden reproducirse mejor.

«Esta situación provoca que el alérgico a la gramínea o al olivo que también lo es a los ácaros (muchas veces denominado alergia al polvo) llegue a la primavera con el aparato respiratorio mucho más castigado», pormenoriza el doctor Moreno, que subraya que una situación parecida se da con los resfriados de los alérgicos, «que al producirse sobre un área del cuerpo ya castigada provoca que el paciente la afronte peor».

Y es que en el caso de las alergias, dos y dos (otro símil de la primavera) no suman cuatro. «Cuando se juntan dos alergias el resultado es mucho peor que cómo actúan por separado, por eso los pacientes con varias patologías deben ser especialmente cuidadosos», indica el alergólogo.

Dentro de lo malo, este año la polinización de olivo no será especialmente violenta. Del mismo modo, en estos días se está produciendo la última época de polinización del ciprés, «al que le quedan, como mucho, unos días».

A la hora de establecer zonas más complicadas para la polinización en Cádiz, el doctor Moreno desvela que el hecho de ser una zona tan sometida a los vientos «provoca que se produzca una gran dispersión, en especial porque tanto el olivo como las gramíneas son buenos aeronavegantes, se ha llegado a encontrar granos a 40 o 50 kilómetros mar adentro». En cualquier caso, las áreas con más presencia de vegetación será, como es lógico, las más complicadas.