INDUSTRIA

Dragados Offshore inicia la contratación de 300 eventuales para sus obras más inmediatas

La planta arranca la construcción de una 'jacket' para un complejo petrolífero en el Mar del Norte y se prepara además para fabricar cuatro plataformas eólicas

Salida ayer del primer turno de trabajo en la factoría de Puerto Real
Salida ayer del primer turno de trabajo en la factoría de Puerto Real - ANTONIO VÁZQUEZ
JAVIER RODRÍGUEZ - @JavierLaVoz Cádiz - Actualizado: Guardado en:

La factoría gaditana de Dragados Offshore, en el Bajo de La Cabezuela, inicia una nueva fase de producción con dos grandes proyectos en cartera. Ambos contratos aportarán carga de trabajo hasta finales de 2018. No obstante, la compañía prevé que a lo largo de los próximos dos años firme nuevos acuerdos que garanticen actividad, al menos, hasta el horizonte del 2020.

Los dos proyectos inmediatos que desarrollará Dragados Offshore en la Bahía competen, por un lado, a la industria petrolífera y, por otro, al sector eólico-marino. El primero de ellos se refiere al contrato que firmó a finales de 2015 con la noruega Statoil para la construcción de una 'jacket' de casi 8.000 toneladas que se ubicará en el complejo petrolífero Johan Sverdrup, en el Mar del Norte. Está obra acaba de arrancar en la factoría puertorrealeña. De hecho, el pasado lunes llegó un segundo barco hasta el muelle de La Cabezuela cargado con materiales.

Ambos proyectos concluirán en 2018 y participarán más de 600 trabajadores

El segundo de los proyectos que abordará en breve se firmó el pasado 19 de mayo con la danesa Dong Energy para construir también en la Bahía cuatro plataformas eólicas de 10.000 toneladas. Estas estructuras se ubicarán en el nuevo complejo eólico-marino que se desarrolla en el Mar del Norte, a unos 120 kilómetros al este de Humber, en Reino Unido. Las estructuras que fabricará Dragados servirán para albergar las subestaciones eléctricas y los centros de transformación que necesita el parque para su funcionamiento.

Este escenario laboral ha llevado a Dragados Offshore a iniciar recientemente el proceso de selección del personal eventual que necesitará en los próximos 24 meses para sacar adelante ambos proyectos. LA VOZ ha podido saber que el cupo de eventuales será de unas 300 personas, entre soldadores, electricistas, tuberos, caldereros y operarios de logística. El fichaje de los nuevos empleados será escalonado y todo apunta a que en diciembre habrá concluido su selección. Dragados ha contratado a 40 operarios y a unos 20 técnicos desde la vuelta de las vacaciones de verano. Este contingente de trabajadores se sumará a la plantilla de empleados fijos que tienen Dragados en Puerto Real y que suma unas 250 personas. La previsión de mano de obra que maneja la empresa para los próximos meses asciende a algo más de 600 trabajadores a pleno rendimiento en varios turnos de trabajo.

Fuerte relación con Statoil

La obra que acaba de arrancar en la factoría es la de Statoil. El campo petrolífero de Johan Sverdrup, donde se ubicará esta 'jacket', es un yacimiento situado en el Mar del Norte, a unos 140 kilómetros de Stavanger, Noruega. Las compañías Lundin Petroleum y Statoil tienen la licencia para su explotación.

Dragados y Statoil han logrado entablar una excelente relación comercial, avalada sobre todo por la construcción de la plataforma 'Mariner'. Este contrato se firmó a finales de 2012 y ha servido para situar a Dragados Offshore como referente mundial en el desarrollo y cumplimiento de los plazos de este tipo de proyectos. Este acuerdo fue un revulsivo para el mercado laboral de la provincia al contar con picos de producción que necesitaron más de un millar de trabajadores en el tajo. Aún se recuerda en la Bahía la mole de 21.000 toneladas de color amarillo, junto al segundo puente. La estructura partió hacia su destino, en el Mar del Norte, en el archipiélago de Gran Bretaña, en septiembre de 2015.

El nuevo encargo de Statoil a Dragados para el complejo Johan Sverdrup ha devuelto la actividad a la planta. Los representantes sindicales de la factoría quieren aprovechar el periodo de bonanza que se abre ahora para aumentar el número de trabajadores fijos en la empresa. Así, este miércoles está prevista una reunión entre la dirección de la compañía y el comité de empresa para cuadrar números y ver la posibilidad de que algunos de los eventuales pase a ser fijo y paliar así jubilaciones y bajas. El objetivo del comité es lograr una cifra de trabajadores indefinidos similar a la de 2010.

El comité de empresa quiere que una parte de la plantilla temporal pase a ser indefinida

El segundo contrato que se desarrollará en la planta al mismo tiempo que el de Statoil es el de la danesa Dong Energy. Las cuatro estructuras que se fabricarán en Puerto R eal irán al nuevo complejo eólico-marino, bautizado con el nombre de ‘Hornsea 1’ y generará 1,2 gigavatios. Esta capacidad asegura el suministro de energía a más de un millón de hogares.

La factoría de Puerto Real ha logrado un pellizco muy importante de la infraestructura necesaria para la puesta en servicio de este parque marino en aguas inglesas. Los ingenieros prevén su inauguración en 2020 y a partir de ese instante se convertirá en el mayor complejo eólico-marino del mundo. El primer puesto del ‘ranking’ lo ocupa en estos momentos el ‘London Array’, propiedad también de la danesa Dong Energy. Se ubica en el Mar del Norte, junto al estuario del Támesis. Se puso en marcha en 2012.

La magnitud del nuevo complejo de Dong Energy se mide por sus datos técnicos. El parque se extiende por un área de 407 kilómetros cuadrados, cuatro veces la ciudad de Barcelona, y contará con 174 turbinas eólicas de siete megavatios (MW). Cada una de ellas medirá 190 metros de altura y serán fabricadas por Siemens. La planta de Puerto Real se encargará de la fabricación completa de las cuatro ‘jackets’.

Según ha podido saber LA VOZ, tres serán plataformas de subestación eléctrica para la conversión en alta tensión y una cuarta para limitar las pérdidas de transmisión. En total, las cuatro estructuras con sus pilotes tendrán un peso aproximado de 10.000 toneladas. El compromiso de la empresa española es entregarlas a principios de 2018. El procedimiento de salida de la factoría puertorrealeña será idéntico al empleado en otras ocasiones, es decir, las cuatro estructuras partirán hacia su destino en barcazas.

La dirección de Dragados Offshore considera este contrato como un hito relevante, ya que ha permitido a la compañía española la entrada por la puerta grande en el negocio eólico. La Bahía de Cádiz cuenta ahora con dos gigantes vinculados a la construcción offshore. Por un lado, Dragados y, por otro, Navantia, que diversificó su producción en 2013 hacia el sector eólico.

Las imágenes de los dos últimos proyectos que salieron de Puerto Real

A continuación el vídeo de la plataforma petrolifera 'Mariner' para la noruega Statoil que partió de La Cabezuela en septiembre de 2015 con destino al Mar del Norte

Os mostramos el vídeo de la plataforma Vega Pléyade, de Total Austral, que salió de la Bahía en la primavera de 2015 con destino al yacimiento de gas del mismo nombre, en la Patagonia Argentina

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios