Visita de los diputados y senadores (Delgado y Cano en el centro de la imagen) a la escuela de Bakaribugo.
Visita de los diputados y senadores (Delgado y Cano en el centro de la imagen) a la escuela de Bakaribugo. - L. V.
MISIONES

Diputados gaditanos visitan a las tropas en África

Javier Cano y Juan Antonio Delgado viajaron a Senegal y Mali para conocer la labor que allí desempeñan los militares españoles

CádizActualizado:

Unos 200 militares españoles se encuentran desplegados en la actualidad en Senegal y Malí, dos estados del Sahel en los que, desde 2013, las tropas de nuestro país contribuyen a la estabilidad internacional, formando a los soldados africanos y colaborando en la lucha contra el terrorismo yihadista.

Para conocer 'in situ' la labor de las Fuerzas Armadas españolas en ambos países, nueve miembros del Congreso y tres del Senado, pertenecientes a las comisiones de Defensa de dichas Cámaras, viajaron del 1 al 4 de noviembre a estas misiones. Entre ellos, los diputados gaditanos Javier Cano Leal, de Ciudadanos y Juan Antonio Delgado Ramos, de Podemos.

«Hemos visto sobre el terreno cómo están nuestras tropas y las duras condiciones, debido al clima y a la situación social de subdesarrollo de Senegal y Malí, en las que llevan a cabo su trabajo», explica Javier Cano. Un trabajo que, subraya Juan Antonio Delgado, es «muy profesional», por eso, destaca, «no se pueden quedar en la calle a los 45 años».

Delgado, al igual que Cano, es miembro de la subcomisión de Defensa del Congreso de régimen profesional de los militares de las Fuerzas Armadas que intenta solucionar la salida en las próximas dos décadas de más de 30.000 militares no permanentes de Tropa y Marinería que deberán abandonar el Ejército a los 45 años al acabarse su contrato de larga duración. «En las misiones he visto preocupación por esta situación y así me lo han trasladado los soldados», afirma el diputado de Podemos. «No puede ser que después de haber ido a numerosas misiones y hecho tanto por España, se queden en la indigencia laboral, ya que con esa edad es difícil que puedan encontrar un nuevo trabajo», explica.

Adiestramiento y lucha antiterrorista

La primera parada de esta visita fue Dakar, en cuyo aeropuerto fueron recibidos por el embajador de España en Senegal, Alberto Virella, y por el jefe del contingente español en este país, el teniente coronel Francisco J. Marín García-Almenta. Allí comprobaron las dos actividades que los militares españoles están llevando a cabo. Por un lado, el asesoramiento y adiestramiento de las Fuerzas Armadas senegalesas, con el objetivo de «fortalecer sus capacidades militares y que puedan ser autosuficientes en un futuro cercano», explican desde el Estado Mayor de la Defensa. Como muestra, la Unidad de Operaciones Especiales del Ejército del Aire de Senegal, instruida por personal español del Escuadrón de Zapadores Paracaidistas, llevó a cabo un simulacro de rescate de rehenes durante el que esta comisión parlamentaria pudo apreciar de forma práctica la formación que los militares africanos están recibiendo por parte de las tropas españolas.

Ambos destacan la «transparencia» de la visita. «Hemos entrado hasta la cocina», afirma Delgado. «Hemos recibido conferencias de mandos del ejército y autoridades civiles locales y, además, hemos tenido completa libertad para preguntar en todo momento», señala el diputado de Podemos. «Nos han brindado todo tipo de información y nos han tratado muy bien, nos hemos sentido muy arropados y no hemos visto ni una sola mala cara», matiza Cano, que destaca el gran esfuerzo del Estado Mayor de la Defensa, organizador de la visita, para que ésta fuese lo mejor posible.

Un viaje para comprobar la labor de los militares españoles sobre el terreno del que ambos diputados gaditanos se llevan un recuerdo muy especial, lo altamente valoradas que están nuestras tropas por la población civil de Malí y Senegal. Un cariño que comprobaron de primera mano en una visita muy emotiva, la que realizaron al colegio de la población maliense de Bakaribugo, muy cercana a la base de Koulikoro, construido, junto con un pozo, por militares españoles. «El recibimiento de los niños, los profesores y las autoridades locales fue espectacular», señala Juan Antonio Delgado. «Nos hicieron una fiesta», recuerda Javier Cano, «están muy agradecidos, saben que, gracias a España, tienen por delante un futuro mejor».