Pedro Jesús Domínguez, con un pargo que pescó la pasada semana.
Pedro Jesús Domínguez, con un pargo que pescó la pasada semana. - LA VOZ
PESCA

«Cuando salió a flote esa mole me temblaron las piernas»

Pedro Jesús Domínguez relata la pesca de la corvina de 43 kilogramos en los cañones de Bolonia, en Tarifa

CádizActualizado:

«Despues de una hora y media de combate salió esa mole a flote blanqueándole la barriga... Entonces sí me temblaron un poco las piernas y fue cuando los cuatro colegas que allí nos encontrábamos vimos de qué animalaco se trataba». Así describe sus sensaciones Pedro Jesús Domínguez, quien pescaba hace pocos días una corvina de 43 kilos. Un auténtico récord en España.

A quien madruga Dios le ayuda así que a las cinco de la mañana, este barbateño se levantaba para salir al encuentro de su amigo Enrique y disfrutar el domingo 1 de abril de otra jornada de pesca.

Pedro, pescador deportivo, explica todos los detalles que demuestran ser un auténtico apasionado de este deporte. «Yo llevaba una caña de 'spinning' de tres metros. Una Seavara Paixon XH, con un carrete Shimano Stella 5000 sw, línea powerpro de 0.19 mm y un bajo de fluorocarbono de 0.50 mm. Este equipo no está pensado para la especie que capturé, pues nuestro objetivo inicial era capturar alguna chova o barracuda, de esas que tanto disfrute nos ofrecen en nuestras jornadas de pesca», explica el gaditano.

Recuerda que «tras varios lances sin resultado, anduvimos buscando otro saliente de piedras en el cual probar suerte de nuevo, pero sin conseguir nada. Así que nos volvimos al mismo lugar desde donde empezamos la jornada». Se movieron por la zona de los cañones de Bolonia, en Tarifa.

«Me metió dos fuertes cabezazos»

Algo decepcionado, montaba «un vinilo con cabeza plomada de 60 gramos. Al segundo lance, un gran picadón en mi caña me hizo presagiar que de un gran ejemplar se trataba. Mi Stella empezó a soltar hilo como nunca lo había hecho, hasta que el pez se paró y me metió dos fuertes cabezazos. En ese momento, le dije a mi compañero que seguramente fuese una corvina por la forma de tirar».

Tras sacar a flote un precioso ejemplar de corvina, «pensábamos que podría pesar unos 30 kilogramos aproximadamente, resultando pesar finalmente 43.100 kilos». Alucinado, comprendía que era récord de España. «Lo que ocurre es que para que sea oficial, tiene que venir un cargo de la Federación para hacer el pesaje además de una fotografía con el metro junto a la especie. No sabía toda esa reglamentación, así que el récord se queda para mí».

Una proeza que le enfrenta con sus límites porque «ahora, sinceramente, creo que después de esto será difícil superarme a mí mismo en esta modalidad de pesca».