SANIDAD

¿Por qué han congelado sus óvulos las gaditanas?

Profesionales de la Unidad de Reproducción Asistida de la Clínica La Salud indican que este proceso ha aumentado en torno a un 60% con respecto al 2015

¿Por qué han congelado sus óvulos las gaditanas?
MARÍA ROMÁN Cádiz - Actualizado: Guardado en:

Prefiere no dar su nombre, pero cuenta su historia. Relata que le gustaban muchos los niños pero no veía el momento para tenerlos. Tras cinco años deambulando de un puesto de trabajo en otro, con contratos eventuales y viviendo en casas de alquiler, decidió hacerse el tratamiento de la vitrificación de óvulos para retrasar su maternidad. Dio a luz a los 39 años. Hoy su hijo tiene tres años, va al cole y es un niño feliz. «y la madre, mas feliz aun que el pequeño», cuenta esta mujer que asegura que la maternidad la ha rejuvenecido.

Su caso es un ejemplo de otros muchos que ya empiezan a ser habitual en mujeres que sienten que a los treinta lo que toca es conseguir estabilidad en el trabajo y dejar la maternidad para más adelante. Por eso recurren a la congelación de óvulos. En Cádiz capital, el número de mujeres que ha preservado su fertilidad de esta forma ha aumentado en torno a un 60% con respecto al 2015, según los datos facilitados por las clínicas de reproducción asistida a este periódico.

«La técnica en sí es muy sencilla y consiste en extraer los óvulos de una mujer en edad fértil»

Es una realidad social reflejada en las estadísticas: atrás quedó la estampa de la esposa dependiente encargada del hogar y de los hijos; y perfecta cocinera. La incorporación femenina al exigente mercado laboral y la mayor esperanza de vida han traído aparejado un progresivo retraso de la maternidad. Por ello, es interesante observar el cambio de la edad de las madres gaditanas en los datos sobre fecundidad. Según el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), en 1992, en la provincia la edad más habitual para tener un hijo era 28 años. 122 de cada mil niños que nacían eran de mujeres de esa edad. La edad media de las mujeres al dar a luz a su primer hijo superó los 31 años por primera vez en Cádiz en 2012, se situó en 31,36 en 2014 y las previsiones apuntan que para finales del año próximo se alcance una media superior a 32,4 años. Menos madres adolescentes y más madres maduras significa mayor decisión de la mujer sobre su cuerpo y su proyecto de vida reflejado en la maternidad.

Un dato esclarecedor del importante descenso de la natalidad es: si en 1982, la madre primeriza gaditana tenía una media de 24 años; ahora tiene 29 a -30 años. Los datos del INE recogen que el 5,1% del total de bebés nacidos corresponden ya a mujeres que han sido madres por primera vez con 40 ó más años.

Con o sin pareja, bien entradas en la treintena y sin planes de ser madres en ese preciso instante. Este es el perfil de las mujeres que acuden a las unidades de Reproducción Asistida preguntando por la congelación de óvulos propios, una posibilidad de retrasar la maternidad al alcance de las gaditanas desde hace poco tiempo y en torno a la que se plantean una serie de dudas recurrentes. ¿En qué consiste el procedimiento? ¿Cuál es el precio? ¿Cuánto tiempo pueden estar congelados mis óvulos?...

Vitrificacion óvulos

La técnica nació para dar respuesta a mujeres que por un tratamiento o una intervención podían perder su capacidad reproductiva. Por ejemplo, antes de someterse a una quimioterapia criopreservaban sus ovocitos y así en el futuro podían tener hijos. Pero una posibilidad que se inició para causas clínicas ha empezado a usarse también por razones sociales. Ya hay mujeres que por motivos laborales o porque no tienen una pareja estable deciden aplazar su maternidad y congelan sus óvulos cuando todavía son jóvenes para poder usarlos más adelante. Así paran su envejecimiento y las consecuencias negativas que merman las posibilidades de un embarazo.

Todavía este procedimiento tiene muchos tabú en mujeres que deciden vitrificar sus ovocitos por razones sociales, pero es una opción que va poco a poco va ganando adeptas cada año en España aunque las gaditanas aún se muestran cautas con este proceso. «Sí que es cierto que vienen más mujeres a informarse, pero al final aún son pocas las que se animan. Es un dinero que no todo el mundo se puede permitir», señala la embrióloga María Muñoz, de la Clínica La Salud, en Cádiz. «Es una de las técnicas más novedosas en la reproducción humana y sin duda estimamos que las cifras irán en aumento en los próximos años porque cada vez se retrasa más la maternidad», añade.

Preservación de la fertilidad

El objetivo de la vitrificación es mantener la calidad y características que presentan los óvulos en personas jóvenes para evitar problemas a la hora de quedarse embarazadas en el futuro. «La reserva ovárica de una mujer desciende con la edad y las probabilidades de embarazo dependen únicamente de la edad del ovocito», señala María Rodríguez, coordinadora de la Unidad de Reprodución Asistida de la Clínica La Salud, quien añade: «Esto hace posible quedarse embarazada pasados los 40 años aunque otra cosa es cómo será el transcurso de esa gestación ya que pueden aparecer más complicaciones. La fetilidad es caduca». Por ello, aunque la ciencia permitiría congelar los óvulos a cualquier edad, los expertos recomiendan realizar este tratamiento antes de los 35 años.

El requisito indispensable para someterse a esta técnica llamada vitrificación es que la mujer sea fértil. La técnica en sí es muy sencilla y consiste en extraer los óvulos de una mujer en edad fértil -María Muñoz recomienda «entre los 25 y los 35 años»-y congelarlos hasta que la paciente quiera ser madre. Unos 10 o 12 días antes de someterse a esta intervención, se debe seguir un tratamiento hormonal para estimular la producción ovárica. «Éstos se extraen mediante una punción folicular. Los ovocitos son llevados al laboratorio y pasan por un proceso de preparación y selección. A continuación estos se congelan mediante la técnica de vitrificación que consiste en la solidificación del ovocito sin la formación de cristales de hielo, preservando de esta manera la integridad de su estructura biológica» explica.

En la Clínica La Salud, el coste de la técnica para criopreservar ovocitos es alrededor de 1.500 euros

Los óvulos congelados se almacenan en unos recipientes con nitrógeno líquido a -196 grados centígrados hasta que la persona en cuestión los solicite para ser madre. Según la embrióloga Muñoz, las pacientes que acuden a realizar un tratamiento de congelación de óvulos para retrasar la maternidad responden a un perfil muy concreto: «hace cinco años eran mayores, de 39 o 40 años. Ahora suelen ser mujeres sin pareja y alrededor de los 35 años. Suelen venir muy decididas e informadas», asegura.

Mayor edad, mayor riesgo

Pero, una vez que la mujer desea ser madre. ¿Hasta cuándo puede ponerse los óvulos congelado? La vitrificación permite que los óvulos queden intactos todo el tiempo que sea necesario. Eso si, los expertos insisten en que las mujeres no deben olvidar que a mayor edad, mayor riesgo durante la gestación y el parto, aunque no hay límite legal en España para ser madre. La ley marca la maternidad desde los 18 años hasta el final de la etapa fértil de la mujer, que la comunidad científica española establece en los 50 años.

La coordinadora de la Unidad de Reproducción Asistida de la clínica gaditana explica que «los ovocitos vitrificados se descongelan sacándolos rápidamente del nitrógeno líquido y sumergiéndolos en unos medios a 37 grados celcius. Un proceso que permite la rehidratación progresiva del ovocito sin dañar su estructura biológica. Pasadas entre 2 y 3 horas están ya los ovocitos listos para ser fecundados en la paciente».

La ley marca la maternidad desde los 18 años hasta el final de la etapa fértil de la mujeres

En el caso de que no quiera usar los óvulos, éstos se donan —cuando la mujer tiene menos de 35 años—, o se eliminan.

Tasa de éxito

¿Y cuál es el índice de éxito? La diferencia la marca la calidad del óvulo. Las mujeres que congelan sus óvulos con 20 años se embarazan muy fácilmente. «Las sustancias que se utilizan hoy en día son cada vez más eficaces y ofrecen una alta garantía», explica María Rodríguez, coordinadora de la Unidad de Reproducción Asistida «y eso se traduce en una alta tasa de supervivencia que ronda entre el 60 y el 80 %». Otra cosa – afirma la especialista – es la tasa de éxito que tendrá la fecundación in vitro con esos ovocitos descongelados, y eso va a depender directamente de la edad de la mujer».

Otro aspecto a tener en cuenta es el desembolso económico que conlleva la preservación de la fertilidad. Vitrificar tiene su precio. En la Clínica La Salud el coste de la técnica para criopreservar ovocitos es de 1.500 euros incluyendo las consultas de control durante la estimulación ovárica, la punción folicular en la cual se extraen los óvulos, congelación y mantenimiento durante el primer año de esos ovocitos vitrificados. A esto hay que añadir 150 euros anuales que se pagan por el mantenimiento de los óvulos durante el tiempo que permanecen vitrificados.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios