INDUSTRIA NAVAL

El comité de empresa del astillero de Puerto Real bloquea los accesos a la planta

Protestan por la falta de diálogo del nuevo equipo de Recursos Humanos en la contratación de personal

Actualizado:

Las protestas han regresado por unas horas al astillero de Puerto Real después de varios años de ausencia. Los representantes del comité de empresa de la factoría han tomado posiciones en los distintos accesos de la planta y han impedido el paso de vehículos al interior de las instalaciones. Los operarios que tienen permiso para acceder con el coche particular hasta los aparcamientos, unos 800, según el comité, se han visto obligados a estacionar fuera y entrar a pie a oficinas y pabellones. El presidente del comité de empresa, Antonio Noria (CC OO), ha señalado que la protesta fue votada en pleno y aprobada en asamblea. El origen de esta acción, explica Noria, obedece a la ausencia de diálogo entre el nuevo equipo de Recursos Humanos y los representantes de los trabajadores.

La gestión del personal de Navantia la asumió el pasado otoño Fernando Ramírez, un exejecutivo de Airbus, fichado por la dirección de la compañía naval para pilotar la aplicación de plan estratégico de la empresa en materia laboral. El comité denuncia que la política que sigue Ramírez es la de hechos consumados sin consultar ni dialogar con los representantes sindicales. Las órdenes de Ramírez emanan desde Madrid a la Bahía y son ejecutadas, según Noria, por el director de Recursos Humanos, Vicente Vegazo.

El comité denuncia que el nuevo equipo ha puesto en práctica una política de contratación que no ha sido negociada. De esta forma, se ha contratado a personal temporal de la industria auxiliar que ha entrado como trabajador fijo en Navantia. El comité reclama la vía de diálogo y ame con ningún miembro de la mesa sindical. El comité amenaza con subir de tono las protestas si no se negocia de manera previa la política de nuevas incorporaciones. No se descarta, por tanto, que la siguiente protesta sea bloquear la factoría y impedir el acceso total al interior de la planta.

Los portavoces del comité puertorrealeño han coincidido en advertir que la carga de trabajo en la planta no está garantizada, ya que en la primavera del 2019 se entregará el cuarto petrolero al Grupo Ibaizábal y no se ha firmado la continuidad de la obra a una quinta unidad. En este sentido Noria ha señalado que tanto la SEPI como Navantia han asegurado que Puerto Real contará con la construcción de los nuevos barcos para la Armada española, el BAM y un buque de transporte, “pero estos proyectos ni siquiera tienen financiación y se prevén para 2021”. Por ello, el comité de la factoría reclama más claridad y concreción y, sobre todo, la firma del quinto petrolero como balón de oxígeno hasta que el Gobierno y la Armada suscriban los nuevos proyectos anunciados.