Descarga de atún en la lonja de Barbate el pasado mayo
Descarga de atún en la lonja de Barbate el pasado mayo - A. V.
PESCA

Comienza la negociación para aumentar la cuota de atún la próxima temporada

El Gobierno español defiende un incremento "sustancial" ante la recuperación de la especie y las almadrabas piden volver al cupo que tenían antes de los recortes

CÁDIZActualizado:

Las autoridades internacionales encargadas de velar por la especie del atún en la zona atlántica se reunirán el próximo noviembre en Marrakech para decidir el volumen de capturas que se impondrán el próximo año. Las negociaciones internas ya han empezado. España, y en especial las almadrabas gaditanas, se la juega un año más en este cónclave que regulará la cuota pesquera. Los responsables de las almadrabas confían en que por fin se aumente la cuota y se vuelva a los niveles de 2006 cuando se inició el ajuste y el recorte para preservar la especial ante su pesca indiscriminada.

El secretario general de Pesca, del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Alberto López-Asenjo, ha asegurado que España solicitará un «incremento sustancial» del TAC (Total Admisible de Capturas) de atún rojo del Atlántico para el próximo año, ya que los informes científicos señalan una recuperación de esta especie. Esta declaración se hizo tras la reunión del Consejo Consultivo de Política Pesquera, en el que se abordaron los asuntos que se tratarán en el próximo Consejo de Ministros de Agricultura y Pesca de la Unión Europea. Entre estos asuntos se encuentra fijar una posición común de cara a la reunión de la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (ICCAT), que se celebrará el mes que viene en Marrakech, donde se decide el reparto de capturas de atún rojo.

La gerente de la Organización de Productores Pesqueros (OPP) de Almadraba que aglutina a tres de las cuatro empresas que operan en la costa gaditana, Marta Crespo, insiste en que ya es hora de que las almadrabas recuperen la totalidad de la cuota que perdieron en 2006 con las restricciones. Por ello, piden que ese aumento se traduzca en un 40% de cuota para las almadrabas para la próxima temporada y se llegue a la cuota de 1.500 toneladas.

Por su parte, el secretario general de Pesca, ha mostrado su convicción de que «el recurso se ha ido recuperando» y, por lo tanto, se debe reconocer el esfuerzo que han hecho los pescadores en los últimos años con un incremento sustancial de las capturas de esta especie. En concreto, López-Asenjo comentó la posibilidad de que estos incrementos sean del 20%, aunque «creemos que hay una base realista» para que se pueda superar esta cantidad.

Por otra parte, López-Asenjo señaló al respecto que el Consejo de Ministros de Agricultura y Pesca de la UE debatirá también sobre las cuotas de pesca en el mar Báltico, para especies como la bacaladilla, el bacalao ártico y otros productos.

La temporada de 2017 logró una cuota de 1.097 toneladas y se confía en llegar en 2018 a las 1.500

Marta Crespo ha solicitado que las autoridades internacionales tengan en cuenta el sacrifico que han hecho durante estos últimos diez años pesquerías como la de las almadrabas, con cuotas mínimas que casi llevan a la extinción del sector. En este sentido llama la atención sobre la recuperación de la especie y pide a los gestores que lo regulen que el aumento de población de atunes no sirva ahora para abrir la mano a más flotas pesqueras. Crespo reclama controles e inspecciones para evitar la sobre-explotación de la especie.

La temporada de pesca de atún de almadraba acabó a finales del pasado junio. En poco más de un mes se cubrió la cuota asignada para este año, un total de 1.097 toneladas, y se capturaron 5.323 atunes. Los almadraberos pudieron comprobar que la población de atún se ha recuperado de manera satisfactoria tras casi diez años de restricciones pesqueras y un duro plan de control sobre su explotación. Entre 15.000 y 20.000 atunes se han soltado esta temporada de los copos almadraberos, por ello, el sector pide tanto al comité científico, que se reunirá este mes para evaluar la evolución de la especie, como al órgano regulador de la pesca, el ICCAT, que emitirá un nuevo dictamen en noviembre, que abran la mano el próximo año.

Incertidumbre

El sector, desde luego, no respirará tranquilo hasta que no vea cumplida sus expectativas con la aprobación de un nuevo tramo de cuota. Los científicos aseguran que desde mitad de los años noventa hasta 2007 las capturas reales de atún rojo fueron mucho mayores de las declaradas y pudieron llegar a estar entre 50.000 toneladas y 61.000. Entonces, los pescadores usaban avionetas para seguir la ruta de los atunes. Al pescarlos en época de cría, cuando se juntan en el Mediterráneo, era relativamente sencillo que un cerquero sacara de una tacada enormes cantidades de atún.

Los almadraberos han soltado de los copos esta temporada más de 15.000 atunes

La pesca masiva que protagonizaron durante varios años las grandes compañías atuneras, especialmente las navieras italianas y francesas, puso en peligro la especie y obligó a tomar medidas de contención en 2006. La ICCAT, una comisión integrada por expertos y científicos de medio centenar de países, decidió poner coto a la pesca indiscriminada del atún rojo en el Atlántico y en el Mediterráneo. Las primeras consecuencias de la medida se advirtieron en 2008. La cuota general pasó de 32.000 toneladas a 22.000. A partir de entonces, este registro fue bajando hasta las 12.900 toneladas de 2012, lo que puso al borde de la desaparición al sector almadrabero de la provincia. Ese año, las almadrabas gaditanas solo pudieron pescar 657 toneladas.

Precisamente en 2014 fue cuando la ICCAT abrió la mano y decidió iniciar el proceso para ampliar la cuota de forma progresiva. Lo arrancó tímidamente. Así, en 2015, la cuota general fue de 16.150 toneladas, mientras que el cupo de las almadrabas fue de 774 toneladas.