FUERZAS ARMADAS

El sueño de ser militar en Cádiz

Es la segunda provincia con más aspirantes a militar de tropa y marinería

Aspirantes realizando las pruebas físicas - F. JIMÉNEZ

Gema se coloca frente a las marcas en el suelo, abre un poco las piernas, las flexiona, toma impulso balanceando los brazos y salta hacia delante. «¡Perfecto!», le dice el capitán Luque. Ha conseguido saltar el más de metro y medio que necesitaba para superar la prueba. Ahora tocan las flexiones y después los abdominales y la carrera. Es la última parte de un proceso de reclutamiento que comenzó en marzo y que, si pasa, cambiará su vida para siempre.

Esta gaditana tiene 23 años y es una de los 2.384 jóvenes de la provincia que se han presentado en el primer ciclo de selección para incorporarse a las escalas de tropa y marinería de las Fuerzas Armadas españolas. Hace tres meses comenzó la primera fase del ciclo, la de concurso-oposición. Lo primero, pedir cita previa, para después entregar la documentación con todas las titulaciones que se tengan. Lo mínimo exigido es el título de Enseñanza Secundaria Obligatoria. De ahí en adelante todo suma: formación profesional, grado, master, carnet de conducir, idiomas... son más puntos de baremo. Después los aspirantes, de los que se comprueba que no cuenten con antecedentes penales, tienen que superar una prueba de aptitud con 105 preguntas. «Los exámenes vienen de Madrid y se corrigen en red», explica el teniente coronel Ramón Negreira, jefe del Área de Reclutamiento de la Subdelegación de Defensa en Cádiz.

Un proceso de selección de cuatro meses

De los más de 2.000 que comenzaron, 900 han pasado la segunda fase y del 1 al 23 de junio, en dos tandas de 30 personas cada día, una a las 8:30 y otra a las 10:30 horas, deben realizar un reconocimiento médico, la analítica de psicotrópicos – y test de embarazo en el caso de las chicas, ya que no pueden estar embarazadas en el momento de ingresar -, una prueba de personalidad y las de aptitud física.

2.384 gaditanos se han presentado al primer ciclo de selección de tropa y marinería, sólo el 10% conseguirá plaza

Al año se realizan dos ciclos de reclutamiento para personal de tropa y marinería. En este primer ciclo, las plazas ofertadas son 2.000 en toda España, y Cádiz es la segunda provincia en la que mayor número de opositores se presentan, solo superada por Madrid, que juega con ventaja ya que la capital recluta a varias provincias. De las 23.033 solicitudes recibidas a nivel nacional para ingresar como militar de tropa y marinería en este primer ciclo, más de 2.000 provienen de Cádiz. Y es que la provincia es la que más marineros da. De las 200 plazas ofertadas en 2016 por Armada para esta escala, 150 fueron cubiertas por gaditanos.

La doctora Pilar Taracido es una de las dos médicos civiles que realizan el reconocimiento médico a los aspirantes. Les comprueba la vista, los oídos, la tensión o la espalda, entre otras cosas, como que no tengan tatuajes visibles con las uniformidades o que contengan expresiones o imágenes contrarias a los valores constitucionales, que reflejen motivos obscenos o inciten a la discriminación. Y no se le escapa uno, por mucho que algunos jóvenes intenten tapárselos con maquillaje. Hallazgos que son motivo de 'no apto', como el tener más de cuatro caries, ya que «los flemones dan muchos problemas en los cuarteles», asegura.

Tan sólo el 10% de los aspirantes que se presentan al proceso de selección de acceso a militar de tropa y marinería en Cádiz son mujeres. Y del total de estos jóvenes, que no pueden ser menores de 18 años ni mayores de 29 en el momento de incorporarse al centro de formación, un 20% son titulados superiores en el caso de los hombres, porcentaje que se eleva hasta el 50% en el de las mujeres. Gema es una de ellas. Licenciada en Psicología ha decididio presentarse a tropa y marinería «como plan b», afirma. «El año pasado realicé las oposiciones a los Cuerpos Comunes de las Fuerzas Armadas, para entrar como psicóloga y aprobé, pero sin plaza, así que este es mi plan b, ya que una vez dentro es más fácil poder hacer promoción interna», explica sonriente. Si consigue plaza, algo que sabrá el 27 de julio, sus primeras opciones son aprovisionamiento o transmisiones en Cádiz o Málaga. Cada aspirante puede pedir hasta 15 plazas de las que se ofertan en toda España y se van cubriendo por nota.

La prueba de conocimientos y las físicas, lo más duro

Tras realizar el test de personalidad en los ordenadores queda lo que para muchos es lo más duro, las pruebas físicas. El 30% de los que han llegado hasta aquí no las pasarán, por lo que la importancia de preparárselas bien es vital. «El rigor es la primera premisa en la fase de selección», afirma el coronel de Infantería de Marina Joaquín Tomás González Fernández, subdelegado de Defensa en Cádiz. Algo que sabe muy bien el isleño Raúl Delgado, de 21 años, que se presenta por sexta vez a las pruebas. «Llevo dos años y medio intentando entrar y en esta ocasión me lo he preparado mejor que las anteriores porque estoy casi seguro de que si paso las pruebas físicas estoy dentro, así que vengo con más ganas», declara sin dejar de calentar mientras espera su turno.

Cádiz es la provincia de España que más marineros da a la Armada y la segunda en número de aspirantes a tropa y marinería

Para cada prueba de aptitud física los aspirantes tienen cuatro niveles de exigencia, diferentes según la plaza a la que se opte y que va de menos a más desde la A a la D, donde la B, por ejemplo, sería lo necesario para el Ejército del Aire, la C para Armada y la D para Infantería de Marina. «El salto y la carrera son las pruebas en las que hay más no aptos», afirma el capitán Luque, mientras dirige y controla las pruebas, auxiliado por la marinero Alcala Bernal, que apunta en la ficha de cada aspirante la marca obtenida correspondiente. «Para el test de Course-Navette hay que dosificar la fuerza», aconseja. Un test que consiste en correr de un punto a otro situado a 20 metros de distancia, cambiando de sentido al ritmo indicado por una señal sonora que va acelerándose progresivamente en períodos de un minuto más o menos. En total, siete minutos y medio que los jóvenes terminan sin resuello.

El barbateño Jesús Corrales acaba de terminar y lo ha conseguido, el personal de la Subdelegación le da la enhorabuena y él se muestra satisfecho aunque no sabe si conseguirá que le de la nota media para entrar, ya que viene con un 5,3 de la fase de concurso-oposición -con una nota de 6 de esta fase se considera que, si superan la segunda, estarán dentro-. «Es la primera vez que me presento, he entrenado y me lo he preparado en una academia de San Fernando, así que, por lo menos, aunque no entre en este ciclo, ya sé cómo vengo y puedo entrar en el siguiente», cuenta intentando recuperar la respiración. Su primera opción es 'buque zona sur' al igual que la del jerezano José Manuel Delgado, que acaba de dejar a todos con la boca abierta con un espectacular salto. «Vengo con la selectividad aprobada y mi objetivo es entrar a tropa y marinería e intentar ascender», afirma este joven de 21 años que, como segunda opción, ha elegido La Legión.

En algo más de un mes sabrán si han conseguido su sueño, algo que sólo logra el 10% de los que comienzan el proceso de selección. En 2016 de los 3.000 aptos con plaza en España sumando los dos ciclos de selección, 247 procedían de Cádiz. Difícil, pero no imposible, con esfuerzo, constancia, ganas e ilusión.

Toda la actualidad en portada

comentarios