El Rey de España estuvo tres días en enero de 2017 en Riad junto con empresarios españoles
El Rey de España estuvo tres días en enero de 2017 en Riad junto con empresarios españoles - EFE
INDUSTRIA

Arabia no tiene prisa por sus corbetas

Se cumple un año del viaje del Rey de España a Riad para impulsar este contrato, clave para la viabilidad de Navantia

CÁDIZActualizado:

De la inminencia al retraso. De la incertidumbre a la decepción. Este lunes se cumple un año del viaje que realizó el Rey Felipe VI a Riad para impulsar el contrato de las cinco corbetas que Navantia tiene previsto construir en el astillero de San Fernando para la Marina Saudí. Demasiadas expectativas se han puesto en este proyecto naval, que no acaba de llegar a la Bahía y que indigna a la plantilla de la factoría isleña.

El monarca español viajó a Arabia acompañado de los ministros de Fomento, Íñigo de la Serna, y de Exteriores, Alfonso Dastis, así como de un importante séquito empresarial que tenía como objetivo reactivar algunas inversiones españolas en aquel país. En la agenda de nuestro Rey se encontraba el fortalecimientos de las relaciones entre España y Arabia, algo erosionadas por las diferencias surgidas con motivo de la obra del AVE a la Meca, gestionada por un consorcio de constructoras españolas. Finalmente, las aguas volvieron a su cauce y el tren ya está realizando sus primeros viajes de prueba.

Sin embargo, la inversión de las corbetas se ha quedado en el tintero. El paso del tiempo ha demostrado que la firma del contrato no estaba tan atada como se avanzó y que el Gobierno saudí ha ido fijando más y más condiciones para su rúbrica. Tanto el Gobierno español como la propia Navantia han señalado en repetidas ocasiones que se trata de un acuerdo seguro, pero necesita del visto bueno definitivo del monarca saudí Salman bin Abdulaziz. No obstante, en los últimos doce meses, el supuesto acuerdo naval ha pasado por tres momentos muy difíciles. Así, hubo una campaña internacional orquestada por organizaciones sociales contra la venta de armas a Arabia Saudí por la supuesta violación de derechos humanos que mantiene en Yemen. Igualmente, la crisis política desatada tras el verano en el seno del Gobierno saudí ha llevado al sucesor al trono, el joven heredero el príncipe Mohamed bin Slman a introducir serias medidas contra la corrupción.

El gobierno saudí no ha cesado de introducir cambios y cláusulas en el acuerdo durante los últimos doce meses

La última gestión tuvo lugar en septiembre cuando representantes del ministerio de Defensa saudí se desplazaron a Madrid para establecer una cláusula de confidencialidad al contrato. Todo estaba a punto en la dirección de Navantia para iniciar el corte de chapa el pasado octubre en el astillero isleño, de hecho hay una delegación saudí en la factoría supervisando algunas tareas de logística y equipamiento.

Esta situación de incertidumbre indigna a la plantilla del astillero, cuya carga de trabajo ahora es mínima y se centra básicamente en la culminación del BAM 'Audaz', que se entregará a la Armada española esta primavera.

El contrato de las corbetas saudíes es clave apara garantizar la viabilidad de Navantia. No hay que olvidar que la inversión supera los 2.000 millones de euros y daría trabajo durante cinco años a más de 3.000 personas.

El viaje del Rey de España fue fructífero, según se destacó entonces, despejó el camino para que su homólogo saudí, Salman Bin Abdulaziz, firmara el contrato definitivo. Esta obra es el flotador que necesita Navantia para sanear sus cuentas. Esta empresa pública arrojó en 2016 algo más de 303 millones de euros de pérdidas.

Viajes y contactos

Navantia insiste en que el acuerdo con Arabia para la construcción de los cinco barcos sigue vivo y no peligra. Este periódico adelantó a mediados de noviembre que una delegación de ejecutivos de Navantia se había desplazado a Riad para avanzar en la firma del contrato. Entre los ejecutivos que viajaron se encontraba el director de Operaciones y Negocio del astillero de San Fernando, el ingeniero José Antonio Rodríguez Poch. Los contactos no han cesado. El primero que trató ajustar aún más el acuerdo fue el nuevo presidente de la compañía, Esteban García Vilasánchez, que tras su nombramiento en abril no dudó en tomar un avión y viajar a Riad.

No hay fecha todavía para iniciar la obra en el astillero isleño, cuya plantilla muestra su indignación

Como se recordará, el nombramiento el pasado abril de Esteban García Vilasánchez como presidente de la compañía significó un impulso para los astilleros públicos y la implantación de una nueva estructura organizativa. Tras reordenar el primer escalón, Vilasánchez metió mano en verano a los puestos directivos intermedios y creó nuevas unidades de gestión. Así, en el caso de la Bahía de Cádiz,

La compañía española necesita la firma del acuerdo saudí para garantizar su futuro

Las competencias en materia de dirección de las plantas de Puerto Real y San Fernando siguen en manos de Pablo López , pero se nombró a Rodríguez Poch director de Operaciones para San Fernando con el ánimo de agilizar la gestión.

El contrato con Arabia mantiene a la dirección de Navantia en vilo debido a las consecuencias de futuro que supone su firma. En la factoría de San Fernando aguardan con impaciencia su firma. Los trabajadores confían en que la rúbrica del contrato llegue antes del verano con el fin de que el corte de chapa se inicie el próximo octubre.