Sábado, 4 de agosto de 2007
Registro Hemeroteca

en

PORTADA

Economia
La compañía Vueling entra en barrena y su cotización en bolsa cae un 30%
Achaca a la elevada competencia y al precio del crudo sus malos resultados y recorta sus previsiones económicas y los planes de compra de aviones La aerolínea perdió 33,7 millones de euros en el primer semestre de 2007
La compañía Vueling entra en barrena y su cotización en bolsa cae un 30%
FLOTA. Vueling ha reducido su programa de compra de aviones para este año y el siguiente. / SUR
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar

Publicidad

La cotización de Vueling entró en barrena ayer tras anunciar la compañía de bajo coste que en el primer semestre del año había perdido 33,7 millones de euros, cinco veces más que en el mismo periodo del año pasado. Los títulos de la aerolínea se cayeron un 30,37% y cerraron la sesión en 15,8 euros, lo que supone una pérdida del 52% en lo que va de año y del 66% desde el pasado mes de febrero, cuando alcanzaron su valor récord.

La compañía aseguró que los pésimos resultados se debieron a la fuerte competencia reinante en el negocio de los vuelos baratos, a la que se sumaron los altos costes por carburante (41,7 millones, un 85% más) y por publicidad (14,8 millones, un 179% más).

Poco después de hacer públicos los resultado, al abrir el parqué, los inversores corrían a deshacer posiciones en la aerolínea. Se sucedían las compras, las acciones caían a plomo y la aerolínea perdía valor por minutos. Una corriente que se prolongó durante todo el día.

Los perjudicados

En la actualidad, los principales accionistas de Vueling son Inversiones Hemisferio (familia Lara), con un 15,9%, el equipo directivo de la compañía (11,1%), Atalaya Inversiones y un grupo de inversores estadounidenses (3,8%). Quienes tampoco sonríen son los 935 empleados de la aerolínea, para los que la junta general de accionistas aprobó el pasado 22 de junio (cuando la acción valía 26,51 euros) un plan de incentivos basado en el incremento del valor de los títulos.

A pesar de mejorar los ingresos por la venta de billetes (un 30%, hasta 67 millones), de registrar un incremento del 123% en el resto de ingresos o de mejorar el volumen de pasajeros, el número de rutas o el coeficiente de ocupación, el semestre ha resultado devastador para Vueling. La razón está en la misma esencia del negocio aéreo: la competencia. La presión, no tanto de otras low cost sino de firmas como Iberia, Clickair, Spanair, Air France o Alitalia, obligó a la empresa a rebajar un 23,4% el precio medio de su billete entre abril y junio. La tarifa promedio pasó de 51,85 a 39,71 euros.

A esto se suma el alto coste del petróleo, que desde enero no ha dejado de encarecerse. Lastres que los 20 euros adicionales por pasajero que ingresa ya Vueling por servicios distintos al mero transporte aéreo (por ejemplo, alquileres de coches o reservas de hoteles) no pudieron compensar.

El varapalo fue tan terrible que la aerolínea reconoció que le resultará imposible alcanzar los resultados que había estimado para 2007. Rebajó a entre 370 y 387 millones los ingresos previstos frente a los 425 esperados hasta ahora y recortó el beneficio bruto antes de alquiler de aviones a entre 23 y 42 millones. De hecho, Vueling ha reducido su programa de compra de aviones para este año y el siguiente.

 
Vocento

Contactar | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad

Canales RSS