Sábado, 17 de febrero de 2007
Registro Hemeroteca

en

TEMAS

MIGUEL ÁNGEL GALLARDO ORTIZ INGENIERO TÉCNICO, CRIMINÓLOGO Y PERITO JUDICIAL
«España es un país donde es fácil pinchar el teléfono de una persona»
«El sistema técnico que permite las intervenciones es peligroso porque está sobredimensionado»
«España es un país donde es fácil pinchar el teléfono de una persona»
Miguel Ángel Gallardo junto con el libro 'La prueba pericial', uno de sus obras favoritas. / LA VOZ
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar

Publicidad

Locuaz, comprometido con desenmascarar a aquellos que abusan del sistema -en especial los relacionados con la judicatura española-, invitado en tertulias televisivas y experto criminólogo con una tesis por terminar que es toda una declaración de intenciones: Problemas morales de las intrusiones, grabaciones y escuchas. Hacia una ética del descubrimiento y la revelación de secretos. Miguel Ángel Gallardo trabaja como perito judicial privado y por sus manos han pasado centenares de grabaciones en las que debía buscar el error, el fallo o la exculpación de su cliente. Así que vale más por lo que calla que por lo cuenta.

-Como perito privado, ¿qué primeras experiencias tuvo en el análisis de intervenciones telefónicas?

-He tenido que asumir alguna responsabilidad en la informática telefónica, ya que es difícil saber quién ha llamado a un teléfono que está intervenido, realizar lo que sería la búsqueda inversa. Pero posteriormente he tocado temas más controvertidos como la identificación de una voz. He tenido que demostrar en algunas ocasiones que mi cliente no era la persona que hablaba en una determinada grabación.

-¿Qué procedimiento es el adecuado para poder identificar una voz?

-Yo soy muy crítico con la huella de la voz. Es una falacia sin ningún rigor técnico. Las películas de ficción están llenas de falsedades y han hecho mucho daño. La huella de la voz dicen que se saca cuando se cotejan dos voces con una máquina que termina por identificarlas. Esto es un cuento del CSI y crea falsas expectativas. Yo, en cambio, he concluido en algunos de mis dictámenes, elaborando con rigor un perfil al que se llega aplicando una lógica de negaciones. Una persona con un bajo nivel cultural jamás podrá hacerse pasar por un locutor de radio, por ejemplo.

-En numerosos procesos judiciales, las intervenciones telefónicas son materia de debate en cuanto a su correcta aplicación, ¿existen deficiencias en las técnicas para pinchar un número concreto?

-La Policía y la Guardia Civil hacen muchos esfuerzos, pero no tienen la claridad matemática ni el rigor científico para aplicar estas técnicas. Me gustaría que hubiera otro nivel en mi país, pero por desgracia al final se tiene un criterio que no es muy diferente al de un polígrafo.

-Acaba de nombrar la máquina de moda, ¿acaso no tienen fiabilidad sus resultados?

-Es una estafa y un negocio perverso. Bien es cierto que a veces los servicios de inteligencia los han utilizado pero siempre con el fin de intimidar a alguien débil. No hay ninguna sentencia judicial en España que se haya basado en los resultados de un polígrafo. Además, en el caso de que funcionara un sistema de este tipo, habría que hacer una máquina para mujeres y otra para hombres, porque son psicológicamente distintos.

-Regresando al sistema que permite las intervenciones, denominado Sitel, ¿tiene fallos?

-Actualmente es un sistema peligroso porque está sobredimensionado. Lo utilizan personas que no tienen criterio, ni deontología y que se dedican a intervenir miles y miles de teléfonos. Es como si pusieras a un alférez pilotando un Concorde.

-Un motivo reiterado de nulidad de un pinchazo es su falta de motivación. ¿Hay un exceso de uso de esta vía de investigación y no se utilizan otras, más costosas, pero menos controvertidas al no entrar en colisión contra ningún derecho fundamental?

-La pereza policial explica muchas de las deficiencias que se observan en las intervenciones. En el tribunal de Estrasburgo se han anulado pruebas de este tipo que vinculaban a narcos importantes. Son pocas las que llegan a este nivel judicial, pero cuando lo hacen suelen ser rechazadas. La percepción que existe es que España es un país donde es fácil pinchar el teléfono de una persona y muchas de las sentencias de Estrasburgo dan un buen repaso a las malas instrucciones que se hacen aquí.

-¿Pero qué ocurre cuando una escucha telefónica permite descubrir la comisión de un delito?, por ejemplo los narcos que son sorprendidos con un alijo entre manos.

-En el ejercicio del Derecho, es importante la proporcionalidad de las medidas que se adoptan. A mi modesto entender el derecho a las comunicaciones y la intimidad son derechos relativos en causas de fuerza mayor, porque si un pinchazo está bien autorizado como vía de investigación, no es necesario que como prueba sea sometida a juicio. Aunque sí es cierto que uno de los grandes problemas que se generan es que los juristas no enfocan muchos de los procesos desde un punto de vista ético.

stubio@lavozdigital.es

 
Vocento

Contactar | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad

Canales RSS