Domingo, 5 de noviembre de 2006
Registro Hemeroteca

en

MUNDO

MUNDO
Últimas noticias de la Camorra
Nápoles vuelve a la actualidad por una nueva ola de violencia, que recuerda la existencia de la más sanguinaria organización criminal
Últimas noticias de la Camorra
CRIMEN. Un policía italiano busca pruebas en la escena de un doble asesinato en la localidad napolitana de Torre del Greco.
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar

Publicidad

Nápoles siempre tiene un reportaje, pero sólo hay una buena ocasión para hacerlo cuando hay una mala racha para la ciudad. Como ahora. Doce muertos en diez días y una nueva guerra de clanes en ciernes. Es entonces cuando se pueden recordar las cosas increíbles que pasan en esta ciudad, hermosa y terrible. Aunque es difícil de explicar, de creer, y es aún más arduo seleccionar los detalles más tremendos. Van 3.600 muertos en homicidios de la Camorra desde 1979. Lo normal son ciento y pico al año. Este año ya suman 76. Como dice Roberto Saviano, periodista de 27 años que ha escrito Gomorra, un impresionante libro sobre la Camorra y que vive con escolta, «son más muertos que los de Cosa Nostra, que la mafia rusa, que ETA y el IRA juntos».

Este último coletazo de violencia, que ha impulsado al Gobierno a enviar 1.300 policías y a diseñar el enésimo plan especial de seguridad, vuelve a dar las últimas noticias sobre la Camorra. Y Saviano, crecido en esas calles, también ha desvelado muchos secretos. Al igual que el juez Falcone enseñó a Italia que ningún mafioso hablaba de la Mafia, sino de Cosa Nostra (término que se conoce desde hace poco más de una década), Saviano ha explicado que en Nápoles no se habla de Camorra sino de Sistema, para referirse al clan de referencia. La Camorra, salvo momentos puntuales, nunca ha tenido una estructura piramidal y ahora es más horizontal y fragmentada que nunca. Hay 40 familias en Nápoles y un centenar en la provincia. Las guerras internas y las detenciones han dejado paso a capos muy jóvenes. Se disputaron el control de la ciudad entre abril de 2004 y junio de 2005, en la última guerra.

Delincuencia salvaje

Sin embargo, Vincenzo Di Lauro, hijo del capo del clan más potente, salió de la cárcel en junio por un error de forma en su arresto y está agitando la cloaca. Además, la delincuencia común es cada vez más salvaje y no está claro dónde acaba una y empieza la Camorra. Por último, el azar y el Gobierno han querido que hace tres meses hubiera un indulto nacional para aliviar la saturación de las cárceles. En el caso de la Campania, la región de Nápoles, se ha puesto en la calle a 2.713 personas. En casi todos los homicidios posteriores están implicados presos indultados, como asesinos o como víctimas.

Esta violencia de Nápoles, además de la inaudita ferocidad de los clanes, tiene una peculiaridad siniestra. No sólo hay niños soldado en África, están en Europa, en un país del G-8, están en Nápoles. Los clanes reclutan chavales y adolescentes para vender droga, les regalan un ciclomotor para que se crean los más chulos del barrio y luego les dan una pistola. Vestidos con chalecos antibalas, se disparan a bocajarro unos a otros en polígonos de tiro subterráneos para quitarse el miedo. Lo cuenta Saviano. Se convierten en sicarios. Con un paro juvenil que llega al 50%, unos 9.000 chicos dejaron la escuela el año pasado. El sistema educativo ha perdido 50.000 alumnos en diez años. La noche napolitana está llena de muchachos armados con cuchillos, que se alimentan de la televisión, cuya única obsesión es el éxito. Una especie de operación triunfo criminal.

Centro de la droga

Nápoles es uno de los centros mundiales de la droga. El clan Di Lauro, el más importante y con 300 hombres a sueldo, factura 500.000 euros al día. Invierte un millón y gana cuatro. Cortándola bien incluso más. La Camorra hace las pruebas de mezclas en plena calle, utilizando a los yonquis como cobayas. Hace tiempo que los clanes son suficientemente poderosos como para abastecerse directamente en Bolivia, Venezuela, Colombia o Perú, o también en España.

Pero la Camorra gana incluso más con la moda. Sí, la famosa moda italiana. Según Saviano, los miles de talleres textiles clandestinos de Nápoles controlados por los clanes abastecen en gran medida a las marcas de lujo. Pero por eso mismo ellos mejor que nadie pueden colocarles la etiqueta falsa y venderlos por su cuenta en todo el mundo. Gomorra cuenta el increíble caso del vestido que llevó Angelina Jolie en la ceremonia de los Oscars, tejido a mano por un sastre napolitano que es pagado en negro con 600 euros al mes. Además, la Camorra controla el puerto de Nápoles, la principal vía de entrada de la invasión comercial de China: por él pasa el 70% de las importaciones textiles chinas. Según reconoce la Agencia de Aduanas, el 60% de la mercancía escapa a su control. La Camorra vende y falsifica de todo.

La Camorra no es un freno a la economía, es la economía. Da trabajo donde no lo hay, sueldos donde la precariedad es la norma (un homicidio se paga a 2.500 euros) y concede créditos que los bancos no dan. Abastece a las tiendas y controla las obras públicas. En cinco años han cerrado 357.000 empresas en la región. Una tienda del centro paga un pizzo -la comisión mafiosa- de hasta 1.000 euros al mes. Una obra en construcción, de 5.000 a 30.000 euros o del 5 al 8% del presupuesto. Los clanes dominan el aparcamiento ilegal, el cemento, la venta ambulante, el comercio de carne, la venta de flores y la recogida de basura. Como explica Franco Roberti, jefe de los fiscales anticamorra, «cada día se despiertan en Nápoles miles de desesperados sin futuro dispuestos a todo». Y la Camorra siempre les espera.

 
Vocento

Contactar | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad