Viernes, 15 de septiembre de 2006
Registro Hemeroteca

en

OCIO

Ocio
Madrid hecha Zarzuela
'Doña Francisquita', título mítico del género chico en el que la capital de España es «la primera protagonista», abre esta noche la nueva temporada del Villamarta
Madrid hecha Zarzuela
ESPECTÁCULO. Francisco López reconoce la vocación de la obra de atraer a nuevo público.
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar

Publicidad

Lope de Vega, junto con Calderón de la Barca, fue uno de los primeros grandes nombres de la literatura española en intuir las posibilidades de un género que alternara pasajes dialogados, canciones, coros y danzas. En sus libretos, siempre a modo experimental, dio las claves del que luego sería el lirismo español de corte popular por antonomasia, asociado al folclore patrio, a las tramas amorosas y a la intención humorística.

Y precisamente a Lope de Vega se debe la idea original en torno a la que se construye Doña Francisquita, la obra que abre la nueva temporada del Villamarta y que está llamada a marcar el inicio de una de las facetas por las que el coloseo jerezano ha apostado con mayor intensidad de cara al futuro: las producciones musicales propias, que presten al teatro una identidad señera y lo «transformen en el motor y el referente de la industria lírica en Andalucía», según explicó Julián Gutiérrez, delegado municipal de Cultura.

En La discreta enamorada, pieza central que inspira Doña Francisquita, escrita entre 1604 y 1608, el amor y el enredo se articula sobre una visión optimista donde el problema desaparece tras la victoria de los jóvenes sobre los viejos. Sin embargo, el argumento central no es original de Lope, sino que éste lo tomó, a su vez, de una de las historias del Deccameron de Bocaccio.

Doña Francisquita, con música de Amadeo Vives, libreto de Federico Romero y Guillermo Fernández Shaw, se estrenó en 1923 en el teatro Apolo, cuna del género chico. En 1956 se respuso y, bajo la batuta de Odón Alonso, se representó 250 veces.

El argumento se inicia con Fernando y Cardona, dos estudiantes que acuden a la boda de su amigo Vicente con el fin de reponer fuerzas y saciar su hambre. Fernando cree estar enamorado de Aurora, la Beltrana, una madrileña de rompe y rasga que coquetea con los hombres, pero sin comprometerse con ninguno. Francisquita genera una serie de situaciones equívocas y enredos para conseguir que Fernando se dé cuenta de que está enamorado de ella.

Sin embargo, por encima de la línea argumental de los líos amorosos y de la idea de que los viejos quieren casarse con jóvenes, el verdadero protagonista de esta zarzuela es la ciudad de Madrid, en opinión de Francisco López. «Un Madrid poético, romántico e idealizado de principios del siglo XIX», explicó recientemente el director de escena. Este ambiente de capital soñada se podrá contemplar a través de la escenografía ideada por Jesús Ruiz, autor también del diseño del vestuario. Otro de los colaboradores artísticos del montaje es Javier Latorre, responsable de la coreografía de los números de baile.

Amadeo Vives consigue una brillantez musical merced a su arte para la orquestación, lo que supone «una dificultad» para la interpretación de la partitura, según Luis Remartínez, que dirigirá desde el foso a la Orquesta Manuel de Falla y la Orquesta de Plecto de Córdoba -ésta interpretará números de rondalla-. Remartínez considera que la obra tiene una gran exigencia vocal y requiere de artistas de un nivel semejante en todos sus personajes.

La soprano Yolanda Auyanet encarnará al personaje principal de Doña Francisquita. «Espero estar a la altura», manifestó en la rueda de presentación del espectáculo. La cantante canaria dice que su personaje ha abandonado su faceta de niña cursi para presentarse como una chica joven pero madura, «de mujer que sabe lo que quiere». El tenor Jorge de León interpreta a Fernando, mientras que el resto del reparto lo componen Carlos Durán (Cardona), Beatriz Lanza (Aurora), Guadalupe Sánchez (Doña Francisca), Alfonso Echeverría (Don Matías), Mario Rodrigo (Lorenzo) y Julia Arellano (Irene la de Pinto).

El título de Amadeo Vives marca también el inicio de una Temporada Lírica, que contiene, entre otros atractivos: la reposición de Rigoletto de Verdi y el recital de Montserrat Caballé para celebrar el décimo aniversario de la reapertura del coliseo.



 
Vocento

Contactar | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad