La voz Digital
Jueves, 4 de mayo de 2006
  Alertas   Envío de titulares    Página de inicio
PORTADA NOTICIAS ECONOMÍA DEPORTES OCIO CLASIFICADOS SERVICIOS CENTRO COMERCIAL PORTALES


TEMAS
TEMAS DEL DÍA
De bayonetas a sombrillas
Una escuela de pilotos del bando franquista fue el origen en 1937 de una de las terminales de mayor proyección de España
De bayonetas a sombrillas
DESDE ALEMANIA. Pasajeros de la aerolínea Hapag-Lloyd desembarcan en Jerez. / J. GARRIDO
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar

Publicidad

Situado a tan sólo siete kilómetros de Jerez, el aeropuerto ha dormitado durante décadas ajeno a la eclosión del turismo en Andalucía. Pocos podían vaticinar que treinta años después del primer vuelo civil regular, que enlazaba Jerez y Madrid, esta terminal estaría destinada a convertirse en una de las principales instalaciones aeroportuarias de la Comunidad, con una extraordinaria progresión en pasajeros y operaciones.

Sin embargo, su potencial económico poco tuvo que ver con la creación del aeródromo, que tuvo un papel decisivo en la primera fase de la Guerra Civil, porque Jerez sirvió de escala para el traslado masivo de tropas del general Franco desde el norte de África a la Península, en lo que la propaganda de la época vendió como «el primer puente aéreo de la historia». En primera instancia, los sublevados contra la Segunda República improvisaron un aeródromo en la zona de Zarandilla al sureste de Jerez, que fue utilizado por primera vez el 29 de julio de 1936.

Recaudación de fondos

Un grupo de bodegueros de la ciudad, que había decidido recaudar fondos para la causa franquista, decidió acometer la construcción de unas nuevas instalaciones en la salida de la carretera de Sevilla. Las obras de explanación de la pista, antecesora de la actual, comenzaron el 8 de mayo de 1937 y concluyeron seis meses después. La pista, bautizada como «Aeródromo Haya», se destinó a la formación de pilotos para la causa franquista.

Tras la contienda, las instalaciones siguieron bajo servidumbre militar, aunque en 1946 se abrió nominalmente al tráfico civil. En 1951, el aeródromo, que disponía de dos pistas de aterrizaje de arena, se convirtió en Escuela de Polimotores, por lo que se inició la construcción de la pista asfaltada, que fue inaugurada en octubre de 1952. A lo largo de los años siguientes, se fueron completando las edificaciones de la Base de La Parra.

A mediados de la década de los sesenta, se reclamó desde la ciudad el uso conjunto de las instalaciones. A finales de los sesenta, se inició la construcción de una terminal civil, que fue incluso escenario en 1980 del rodaje de la película Cuba, protagonizada por Sean Connery.

La crisis del petróleo y la falta de previsión de las compañías retrasaron hasta el 8 de septiembre de 1975 la llegada del primer vuelo regular, que operó la extinta compañía Aviaco. La oferta de vuelos se completó posteriormente con un enlace a Barcelona.

El aeropuerto continuó siendo de uso compartido con el Ala 22 del Ejército del Aire, que contaba con P-3 Orion de lucha antisubmarina. Precisamente, uno de estos aparatos sufrió la noche del 7 de julio de 1977 el accidente más grave registrado en La Parra, al estrellarse cuando tomaba tierra. Cinco de sus tripulantes fallecieron y el resto sufrieron graves heridas.

Ampliación

Aprovechando el tirón de la Expo´92, el siete de mayo de 1992 se inauguró la primera ampliación de la terminal civil. Sin embargo, el número de pasajeros y operaciones se mantuvo en unas cifras discretas. La terminal siguió siendo de uso compartido hasta el 30 de junio de 1993, fecha en la que los P-3 Orion abandonaron La Parra para trasladarse a la Base de Morón.

El Aeropuerto se enfrenta ahora a la mayor ampliación de su historia, tal y como explicó el pasado mes de enero la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez. El Gobierno duplicará la plataforma de estacionamiento de aviones, ampliará la terminal de pasajeros, y realizará nuevas pistas de rodadura. Treinta años después, el aeropuerto afronta un nuevo capítulo a recordar en su historia.



Sudoku Canal Meteo Horóscopo
Vocento