SANIDAD

Los trabajadores de Pascual protestan por primera vez contra la empresa

Convocan una concentración ante los centros para el 9 de diciembre y denunciarán el impago de la nómina a la Inspección de Trabajo

La última protesta de los trabajadores de Pascual ante el Parlamento andaluz
La última protesta de los trabajadores de Pascual ante el Parlamento andaluz

Los trabajadores de las Clínicas Pascual que hasta ahora venían dirigiendo sus protestas hacia el Servicio Andaluz de Salud (SAS) a cuenta del concierto sanitario tienen prevista una acción contra el grupo sanitario por el impago de la nómina de noviembre. Los profesionales han convocado una concentración ante la puerta de los hospitales el próximo día 9 de diciembre y otra que será conjunta frente a San Rafael el jueves 12, en la capital gaditana.

Igualmente van a informar a la Inspección de Trabajo de que no se les van a abonar sus salarios, una denuncia que tienen previsto formalizar el próximo miércoles, una vez que termine el plazo legal que tiene la compañía para ponerse al día con la plantilla. Así lo ha dado a conocer el comité intercentros en un comunicado que ha remitido a los profesionales.

«A pesar de que se nos informa de que el SAS no abona ninguna cuantía a la empresa desde octubre de 2015, la plantilla entiende que la responsabilidad hacia nuestro colectivo es del empresario, por lo que anunciamos que en nuestras próximas protestas serán también contra las medidas tomadas por la empresa», indica el escrito. Esta es una de las pocas ocasiones en la que los trabajadores van llamar la atención de la dirección de la compañía, pues el calendario que han cumplido hasta el momento estaba enfocado únicamente hacia la Consejería de Salud.

Los representantes de los trabajadores han lamentado que «ninguna de las partes muestre voluntad para desatascar el conflicto», pues no parece haber acercamiento alguno. Fuentes sindicales explican que «el pasado viernes se envió otra propuesta a la administración que ha sido una vez más rechazada». En ella se pedía un reconocimiento del volumen de atenciones extra que hacen los hospitales concertados y que la dirección de Pascual cifra en un 40%. Igualmente dicen no entender por qué se siguen atendiendo pacientes en los hospitales de El Puerto, Villamartín y Sanlúcar a pesar de los recortes de plantilla. «Eso -destacan- induce a una sobrecarga de los profesionales que siguen prestando servicio».

Tampoco dicen saber qué ha sido de los 8,3 millones de euros que la Consejería depositó en un juzgado de Sevilla para el pago de facturas atrasadas con Pascual. Las fuentes consultadas destacan que «la compañía les transmite que no han podido retirar ese dinero» y que «no es suficiente para pagar a todos los trabajadores». No obstante, el consejero de Salud, Aquilino Alonso, aseguró hace apenas una semana que el montante estaba disponible y que la compañía ya había cobrado otras cantidades por la misma vía.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios