El ex Ministro del Interior, Jaime Mayor Oreja, estará en Cádiz el sábado
El ex Ministro del Interior, Jaime Mayor Oreja, estará en Cádiz el sábado - LA VOZ
Educación en Cádiz

«Hoy en día solo nos importa ganar dinero; hemos abandonado los principios»

El ex ministro Jaime Mayor Oreja será uno de los ponentes del Congreso que celebra hoy en Cádiz la Fundación Educatio Servanda

CádizActualizado:

Jaime Mayor Oreja ofrece el sábado 7 de abril la conferencia ‘Valores y derechos humanos’ con motivo de la celebración del II Congreso de Educadores Católicos que tiene lugar en Cádiz. El que fuera Ministro del Interior del Gobierno de España (1996-2000), eurodiputado y presidente del Partido Popular en el País Vasco, donde destacó por la lucha contra el terrorismo de ETA, estará presente en este encuentro en el que aportará una reflexión profunda sobre el ámbito educativo y la crisis de valores de la sociedad actual. Actualmente es el presidente de la Fundación ‘Valores y Sociedad’.

–¿Por qué elige Jaime Mayor Oreja el ámbito de los valores, la familia y la sociedad cuando abandona la política activa?

–Siempre he creído que la crisis que vivimos no es solo política y financiera, sino que es una crisis que tiene más que ver con el ámbito de los valores. Nos encontramos al final de un ciclo histórico, en una batalla de principios. Por eso, yo desde la Fundación ‘Valores y Sociedad’ deseo contribuir a un debate político en el que se aborde esta crisis de las personas, producto de un tipo de sociedad. Hay un desorden general, donde todas las instituciones están en crisis. No sé si entendemos lo que nos está sucediendo.

–¿A qué cree que se debe esta crisis de valores?

–Por comodidad. Hoy en día solo nos importa ganar dinero y hemos abandonado los principios. Hay una sociedad que cada vez cree en menos cosas. De ahí la crisis de lo público.

–En el Congreso de la Fundación Educatio Servanda en Cádiz se abordará la educación y los derechos humanos, ¿cree que se están vulnerando derechos fundamentales de las familias?

–Como antes he dicho, lo que hay desde luego es una moda dominante que está obsesionada con destruir los valores tradicionales y cristianos en la sociedad en la que vivimos. Entonces hay un valor que tiende a vulnerarse cada vez más, y es el valor de la libertad. La moda dominante tiende a ser totalitaria y a decir que todo aquel que no piensa como la moda dominante no tiene derecho a hablar. Evidentemente, pretende tener un determinado sesgo educativo y una moda en la destrucción de esos valores. Se vulnera el derecho a decidir cómo educas a tus hijos o cómo se imponen modas como la ideología de genero. Hay una tendencia inquietante totalitaria. El que no piense así es un retrógrado o un cavernícola

–¿Han perdido los padres el derecho a educar a sus hijos según sus convicciones?

–Estamos en el comienzo de un proceso, todavía no. Claramente se advierten amenazas inquietantes en la libertad. Por ejemplo, en la ideología de género. Por eso se legisla. Pero no solo en el ámbito de la educación. Al final lo que hay es una obsesión enfermiza por sepultar valores que habían caracterizado a nuestra sociedad, como el derecho en defensa de la vida o la dignidad de la persona, que se suplantan por otros derechos, falsos derechos y eso se hace moda dominante. Parece muy atractivo porque así parece que una persona es más libre. Si una mujer puede decidir sobre el ser que lleva dentro, parece que es más libre.

–¿Cómo se puede educar de forma respetuosa pudiendo exponer libremente las ideas de cada uno?

–Nosotros queremos más que nunca realzar el valor de la libertad, de los padres a educar a sus hijos, a elegir centro, que no haya un adoctrinamiento en las aulas como pretenda la moda dominante o el Estado. Nuestras fundaciones tienden a ayudar a realzar la libertad.

–¿Perjudican las redes sociales a una educación basada en el respeto?

–Las nuevas tecnologías son una realidad y son el futuro, así que nadie puede negarse al futuro. En el ámbito de la comunicación, las redes sociales no pueden quitar tiempo a la reflexión. No consiste solo en estar comunicado. No debemos ser esclavos de las redes.

«El dolor y el sufrimiento te hacen ver la vida de otra manera»

–Ahora que ve usted la política con cierta lejanía, ¿qué le parece el tipo de política que se hace hoy en día?

–Empecemos por lo que ha pasado ayer. Es uno de los mayores varapalos que España ha padecido en los últimos años. Es una manera de destruir lo que fue el espíritu de lo que fue la Euroorden, un varapalo para el espacio policial y judicial europeo y un varapalo para España . La decisión de ayer de un juez alemán, socava el espíritu de aquella Euroorden y es evidente q es un ejemplo más de entender la dimensión de la crisis. Y la política es la expresión de la crisis que vivimos.

–Vivió usted muy de cerca el conflicto vasco y la acción terrorista de ETA, ¿esta experiencia le ha hecho ver la vida de una manera diferente?

–El dolor y el sufrimiento te hacen ver la vida de otra manera. También te das cuenta de cómo la mentira se instala en esta acción. Nosotros no hemos destruido a ETA, que es la versión oficial. ETA no es solo una banda terrorista, es un proyecto de ruptura de España, y este proyecto está más vivo que nunca. Me han enseñado mucho esos años

–¿Cree que ha tenido que pagar un peaje muy caro por defender sus ideas?

–Yo soy un hombre feliz. Tengo seis nietos, cuatro hijos y soy muy feliz en ese sentido. La política me ha dado mucho, también me está haciendo sufrir mucho, porque pienso que hoy la mentira prevalece sobre la verdad de lo que pasa, pero al mismo tiempo, en la vida no todo es poder y popularidad. Yo he tratado de construir algo sólido dentro de mi casa y eso es de alguna manera la fuente de mi felicidad. Estoy encantado de no haber hecho de la política una profesión, sino una convicción.