Cádiz

Detenido un jefe de la Seguridad Social en Cádiz por amañar subastas públicas

La Policía sospecha que el funcionario favorecía a un subastero de Chiclana que después revendía los lotes de los bienes embargados a terceros

Varios coches de policía frente a la sede es la Tesoría esta mañana en Cádiz
Varios coches de policía frente a la sede es la Tesoría esta mañana en Cádiz - LA VOZ

El escándalo sobre corruptelas en organismos públicos llegaba este martes hasta Cádiz. Exactamente a las proximidades de la Plaza Asdrúbal de la capital. Allí, frente al Paseo Marítimo y desde primera hora de la mañana, agentes de la Policía Nacional tomaban el edificio de la Tesorería de la Seguridad Social. Los policías registraban durante más de una hora la sede en un operativo especial comandado por la Unidad de Delincuencia Especializadda y Violenta (UDEV) de la Comisaría Provincial que investiga una presunta trama que amañaba subastas públicas de bienes que habían sido embargados a deudores por el organismo público

Todo comenzaba en torno a las siete. El operativo, formado por una treintena de policías en total, se ponía en marcha. Agentes de paisano, patrullas y miembros de apoyo de la Unidad de Prevención y Reacción (UPR) se repartían entre Cádiz y Chiclana, donde se iban a ejecutar de forma simultánea las detenciones y los registros previstos.

De esta manera, pasadas las ocho, los agentes comenzaban a desplegarse y ocupaban la entrada y el interior del edificio público ante la atónita mirada de todo el que pasaba por la zona. Una vez en la sede de la Tesorería, los investigadores intervenían numerosos documentos y diverso material, cuyo análisis puede ayudarles a atar y avanzar en las intensas pesquisas que llevan realizando desde hace seis meses.

Los implicados

Pero antes de tomar el edificio de la Tesorería, la Policía detenía a los que hasta el momento son los dos únicos implicados. Se trata de J. M. C. G., jefe del departamento de subastas en la delegación gaditana del organismo público. El funcionario era arrestado a primera hora de la mañana en su domicilio de la calle Huerta del Obispo. Desde allí, y después de que los agentes peinaran su vivienda en busca de posibles pruebas, era llevado a su puesto de trabajo para que estuviera presente en el registro del despacho que ocupa.

Al mismo tiempo, se procedía en Chiclana a la detención del otro principal investigado de la presunta trama, un subastero de la localidad que supuestamente recibía de parte del jefe de departamento de subastas, información privilegiada sobre los lotes que se iban a llevar a puja. A diferencia del primero, este investigado trabajaba de forma particular y no para un organismo público. También era arrestado en su vivienda y allí, a primera hora de la mañana, de la misma forma presenciaba el registro que efectuaban los agentes.

La investigación se inició hace medio año. Entonces, un supuesto perjudicado, que había perdido un bien por el que se había interesado, detectó algo sospechoso en el sistema que se estaba siguiendo. Tras recabar alguna información acudió a Fiscalía quien, después de estudiar el asunto, derivó el caso a la Policía. La UDEV comenzó entonces a tirar del hilo y a recabar datos sobre cómo se estaba trabajando en el departamento señalado.

'Modus operandi'

Al parecer, J. M. C. G., un técnico de larga trayectoria y gran conocedor del sistema instaurado, no estaba siguiendo el estricto protocolo que existe en los concursos públicos. Según las pesquisas realizadas, la Policía sospecha que el funcionario estaba dando información privilegiada –a la que tenía acceso exclusivo por su cargo–, a un tercero. Éste casualmente era un subastador con el que solía tratar desde hacía años y al que, presumiblemente le unía una amistad. De esta manera, el subastador que se movía en los círculos del mercado de segunda mano en la provincia, sabía antes de tiempo los bienes que contenían cada uno de los sobres que se iban a llevar a subasta y si le era interesante pujar o no con vistas a un futuro negocio del que sacar un buen beneficio. Además, con esta información privilegiada que obtenía podía calcular la cantidad que tenía que ofertar para llevarse el codiciado bien (una vivienda, un coche u otro artículo de lujo).

El arrestado es un veterano y experto técnico de la sede de la Tesorería en la capital gaditana

Otro de los asuntos que se están investigando, y que la jueza del Juzgado de Instrucción número 3 de Cádiz que lleva el caso tendrá sobre la mesa, es si además de no respetar el principio básico de publicidad en subastas, los implicados ajustaban premeditadamente los precios para conseguir asegurarse la puja más alta y así deshacerse sin sospechas de cualquier otra persona que estuviera interesada en los lotes. Por otro lado, también se indaga si al tener claros los precios de antemano, el subastador ya se aseguraba los compradores por lo que no se arriesgaba a la hora de invertir en algo que después no iba a vender.

Según fuentes consultadas, además de por este supuesto delito de alteración de precios en concursos y subastas públicas, la UDEV investiga si se han cometido otros asociados, como cohecho y falsedad documental.

Los dos arrestados se encuentran desde primera hora de la mañana de este martes en los calabozos de la Comisaría de San Fernando a la espera de pasar a disposición policial. Presumiblemente serán llevados ante la juez este jueves.

La operación continúa abierta y no se descarta que haya más registros y nuevos detenidos

Además, la operación, que está bajo secreto de sumario, continúa abierta. Se sospecha que no actuaban solos ya que el ‘negocio’ que presuntamente manejaban necesitaba de más implicados, supuestos intermediarios que pudieran resultar beneficiados. Por ello, no se descarta que próximamente haya más detenidos una vez que los investigadores hayan contrastado sus averiguaciones con los datos obtenidos tras los registros y las declaraciones de estos dos investigados que, ahora, tendrán que aclarar sus cuentas ante la Justicia.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios