Mantenimiento Urbano

El problema de la suciedad en las calles de Cádiz empieza a hacerse crónico

El número de operarios se ha reducido en medio centenar ante la pasividad del Ayuntamiento

Ciudadanos justifica a través de un estudio las críticas de la oposición y los vecinos sobre la suciedad en las calles de la ciudad

Actualizado:

Las críticas de la oposición y de muchos colectivos ciudadanos al servicio de limpieza de la ciudad podrían tener su fundamento objetivo. Así lo justifica la concejala de Ciudadanos, María Fernández-Trujillo, en un informe presentado en el pasado Pleno del Ayuntamiento de Cádiz y en el que se detectan más de media docena de incumplimientos del actual contrato del servicio de limpieza y de recogida de basura de Cádiz adjudicado a Sufi-Cointer. Incluso el concejal de Medio Ambiente, Manuel González Bauza, llegó a reconocer hace algunos meses que la ciudad parecía más sucia, aunque achacaba los motivos a fenómenos naturales como la escasez de lluvia y no precisamente a las supuestas irregularidades que denuncian desde la oposición.

Meses después y tras una ardua labor de investigación, la concejala de Ciudadanos ha presentado un documento en el que basan sus críticas, donde se recogen una a una las posibles faltas tanto en lo que respecta a los aspectos que regulan el baldeo de las calles como en lo que tiene relación con el desperdicio de agua potable, el destino de los desperdicios del baldeo, las deficiencias en cuestiones de materiales o los problemas con el servicio de recogida de basura.

En primer lugar, el informe pone el foco de atención en aquellas actuaciones que podrían influir de forma directa en una mayor suciedad de las calles, una crítica común desde que el nuevo equipo de Gobierno de José María González tomó las riendas de la ciudad. En este aspecto, la edil destaca que estas labores han comenzado a realizarse con una pequeña maquinaria rudimentaria, compuesta por un carro de barrido y una manguera, que a su juicio no se ajustan a lo previsto en el contrato de limpieza ni el servicio que prestan se adecua a lo convenido «porque no se produce un verdadero baldeo, ya que se realiza sin presión, sin agua caliente y sin uso de detergente, por lo que al final se hace un simple regado», recoge el documento.

Según denuncia, la empresa de forma unailateral ha decidido utilizar esta maquinaria y sustituir gran parte del servicio que antes se prestaba mediante cubas de baldeo, «de manera que actualmente solo operan cuatro de las ocho que existían inicialmente, sin que se haya objetado por el Ayuntamiento este comportamiento del concesionario», asegura Fernández-Trujillo. «La diferencia entre los nuevos artefactos con manguera y las cubas de baldeo es que los primeros se conectan directamente a la red pública de agua y, por lo tanto, no tienen ni presión ni jabón, por lo que solo sirve para mojar el suelo, ya que la suciedad sigue quedando en el suelo», explica la responsable política.

Este importante cambio en el sistema de limpieza de la ciudad va acompañado, a juicio de la edil, de un descenso de la plantilla de trabajadores, cifrando en medio centenar el número de puestos que se han perdido con respecto a la anterior concesionaria.

En lo que respecta a las deficiencias que sufre la ciudad por la falta de limpieza, Ciudadanos también destaca los problemas que afectan directamente a la flota de vehículos de la empresa concesionaria, así como a los materiales utilizados en la prestación del servicio y a las herramientas necesarias para el desarrollo de la actividad habitual.