El acusado fue llevado a la Comisaría Provincial. - LA VOZ
SUCESOS

La Policía detiene en Cádiz a un fugitivo británico acusado de violar a menores

David M., de 44 años, sobre el que pesan numerosas denuncias por abusos y agresiones sexuales, fue arrestado ayer en un hostal del centro de la capital gaditana

Actualizado:

En un hostal, como un turista más. Así se disponía a pasar unos días en Cádiz un prófugo de la justicia británica. Alojado en un establecimiento del casco histórico de la ciudad donde suelen pernoctar a la semana decenas de personas. Ahí se había registrado David M., 44 años y buscado por la ley de su país acusado nada menos que de un buen rosario de delitos de escalofriante gravedad: malos tratos, lesiones, abusos y violaciones a niñas menores de edad.

Pero justo ayer, curiosamente el día en el que cumplía años, se torcía su suerte y terminaba en los calabozos. Agentes de radiopatrullas de la Brigada de Seguridad Ciudadana de la Policia Nacional detectaban su presencia en el hostal y lo detenían. Posteriormente la Unidad de Delitos Especializados y Violentos (UDEV) se encargaba de tomarle declaración y del resto del atestado. Desde hace años pesaba sobre este individuo una orden europea de detención y entrega internacional que se había vuelto a reactivar hace unos meses debido a que seguía sin presentarse a los juicios que tiene pendiente en su país.

El historial delictivo de David M. se remonta al año 2006 aunque le constan otros delitos hasta 2015. Casos bastante sórdidos y todos ellos relacionados con vejaciones, abusos, lesiones y agresiones contra mujeres. Y niñas.

De 2006 a 2008 fue denunciado por la que era su pareja por malos tratos. Según se indica, la golpeó cuando estaba embarazada, propinándole varios puñetazos por el cuerpo, tirándola al suelo y llegando incluso a arrojarla por las escaleras. También la agredió y tuvo con ella relaciones sexuales sin su consentimiento, haciendo caso omiso a sus súplicas para que la dejara.

En 2010 volvió a atacar a otra chica a la que asaltó con los mismos ánimos libinidosos. Años más tarde le denunciaron de nuevo. Esta vez por agresión sexual a una niña menor de 13 años a la que le profirió tocamientos y, tras tenderla en la cama, amenazó con hacerle daño.

También le consta otra acusación por haber agredido a su hijo cuando tenía 3 años. Al parecer le dio un puñetazo en la cabeza mientras agarraba por el cuello a su pareja.

Bajo amenazas

Las agresiones a menores se repitieron. Así consta en otra denuncia que presentaron contra él por otros ataques sexuales contra niñas menores de 13 años. Al menos con tres más. Según la acusación, mantuvo con ellas relaciones no consentidas, les realizó tocamientos libidinosos en diferentes circunstancias pero todas bajo amenazas de hacerles daño si no cumplían exactamente lo que él decía.

Además contra él figuran otros abusos y violentas agresiones sexuales que supuestamente cometió contra la misma mujer entre los años 2011 y 2015. El relato de los hechos es escalofriante.

Tras su detención todos estos casos podrán tener por fin una resolución judicial. Se sospecha que durante este tiempo que ha permanecido fugado, el acusado ha podido estar viajando por Europa sin que haya sido identificado y localizado. Hasta que ayer llegó a Cádiz desde Sevilla y cayó.

Ahora será enviado a la Audiencia Nacional que se encargará de su extradicción siguiendo el protocolo habitual. Una vez en su país, David M. se tendrá que enfrentar por fin a todas estas graves causas que tiene pendientes. Y sus víctimas, si se comprueban todos los hechos como ciertos, podrán cerrar judicialmente un horroroso capítulo de sus vidas.