EMERGENCIA SOCIAL

Pobres de solemnidad

La demanda de familias que pide ayuda para sobrevivir se estanca en la provincia tras una década en continuo ascenso

La falta de recursos y el paro de larga duración lastran a miles de gaditanos
La falta de recursos y el paro de larga duración lastran a miles de gaditanos - A. V.

Una España a dos velocidades. Esta es la principal conclusión del informe elaborado por Cáritas correspondiente a 2015 y cuyos datos se actualizan mes a mes por cada una de las delegaciones. Esta radiografía permite conocer la salud económica de las familias más necesitadas. Por ello, la organización tiene especial cuidado en Cádiz a la hora de hablar de una reducción de casos de personas que piden ayuda para sobrevivir. Fuentes de Cáritas han destacado a LAVOZ que en Cádiz no ha descendido el número de demandantes sino que se ha estabilizado después de siete años de ascenso.

No obstante, el contingente de familias que se ha quedado en esta situación de pobreza demanda aún más ayuda. El paro de larga duración y las dificultades añadidas durante más de seis años de crisis han agravado el problema entre quienes no han logrado salir del bache.

La mejora económica no ha llegado a más de 100.000 hogares gaditanos, que siguen en exclusión social

El informe anual «Análisis y Perspectivas 2016», elaborado por la Fundación Foessa, que este año se ha publicado bajo el título «Expulsión Social y Recuperación Económica», constata una España a dos velocidades en términos de exclusión social. Las diferencias en el eje norte-sur no sólo se mantienen, sino que tienden a aumentar. Mientras Andalucía, Extremadura, Castilla-La Mancha, la Comunidad Valenciana, Canarias y las Islas Baleares se encontrarían en peor situación ante una eventual salida de la crisis, Cantabria, País Vasco, Navarra, La Rioja y Aragón se encontrarían en mejor situación, desde el punto de vista de la pobreza, la desigualdad y el desempleo más grave.

Según el informe, la crisis ha generado un proceso de divergencia entre las distintas comunidades autónomas. Como han apuntado desde Cáritas, esta situación se está haciendo «invisible para gran parte de la sociedad». Cáritas apunta que, al margen de las diferencias territoriales, el segundo factor se localiza en la «débil recuperación» del empleo, que crece a un ritmo muy alejado del necesario para impulsar una reducción intensa de la pobreza y la desigualdad.

Cáritas invirtió 2,6 millones de euros en los distintos proyectos, centros y servicios de ayuda en la provincia de Cádiz el pasado año. Gracias a los proyectos de lucha contra la pobreza, a lo largo de 2015 fue posible mejorar, dentro de la Diócesis, la dignidad y el acceso a los derechos humanos de 10.839 personas en situación de gran vulnerabilidad. Este trabajo de Cáritas por la defensa de la dignidad y los derechos de los más empobrecidos fue posible gracias a la labor de 1.096 voluntarios (un 0,15% más que en 2014), con el apoyo de unos 30 trabajadores remunerados.

De los 2,6 millones de euros invertidos en 2015 en acciones de lucha contra la precariedad social, el 79% del total procedía de aportaciones privadas (colectas, socios y donantes, empresas, y entidades bancarias) y el 21%, de fondos públicos, (Ayuntamientos, Diputación, Administración del Estado y Unión Europea).

El informe de actividad confirma las tendencias de los años precedentes tanto en lo que se refiere al esfuerzo económico llevado a cabo dentro de los distintos apartados de intervención de Cáritas como en el apoyo recibido por parte de los donantes y colaboradores privados, aunque hay una disminución de las ayudas públicas.

Datos escalofriantes

Pero el informe y las estadísticas mensuales que maneja Cáritas aportan datos escalofriantes para la provincia de Cádiz. Así, una de cada cuatro personas, el 24%, se encuentra en exclusión social. La situación alcanza a 297.000 personas, una realidad que sufren más de 100.000 hogares. Dentro del espacio de la exclusión en la provincia, es especialmente preocupante la situación de 136.000 personas (11%) que se encuentran en la exclusión más severa (42.000 hogares).

En la provincia de Cádiz, la proporción de personas que se encuentran en situación de exclusión es muy similar a la de España. Sin embargo, la provincia se caracteriza porque solo uno de cada cinco hogares se encuentra en la integración plena, es decir, no están afectados por ningún rasgo de exclusión social.

Uno de los rasgos que mayor exclusión social generan es la pobreza severa. Esta situación que afecta a los últimos, a los que sufren en mayor medida la pobreza alcanza a 1 de cada 10 familias andaluzas. Un hogar se encuentra en pobreza severa cuando tiene unos ingresos inferiores a 338 euros al mes y solo vive un adulto. También los casos que dos adultos y dos menores viven con 710 euros al mes.

Personas sin estudios o solo con la enseñanza primaria son los que más ayuda demandan

Cáritas observa que todos los perfiles educativos están presentes en la intervención de la Diócesis de Cádiz y Ceuta, cobrando un mayor peso en estos últimos años el colectivo de personas con estudios primarios. Así pues, son las personas sin estudios/estudios incompletos y aquellas con estudios primarios las más presentes en Cáritas.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios