Ignacio Romaní., portavoz del PP en el Ayuntamiento.
Ignacio Romaní., portavoz del PP en el Ayuntamiento. - L. V.
VANDALISMO

El PP califica de «ataque fascista» las pintadas contra Romaní

Los populares lamentan que Cádiz se haya convertido en una ciudad en la que los «métodos nazis están a la orden del día»

CÁDIZActualizado:

La vivienda del portavoz del Partido Popular en el Ayuntamiento de Cádiz, Ignacio Romaní, ha aparecido la mañana de este miércoles con pintadas en las que pueden leerse insultos hacia el dirigente popular.

En los últimos días, Romaní ha estado en el centro de la polémica con motivo del supuesto abono entre 2011 y 2015 de 42.000 euros por parte de Aguas de Cádiz (cuando era presidida por el portavoz de los populares gaditanos) al director de su tesis doctoral, Carlos Guillén, al que al parecer se le encargó un la elaboración de un informe en estos años.

El Grupo Municipal del Partido Popular (GMPP) ha lamentado lo que considera un «ataque fascista» sufrido por su portavoz, Ignacio Romaní, en cuyo domicilio han aparecido varias pintadas con insultos y acusaciones.

Los populares han lamentado también que, «al mas puro estilo mafioso», los autores de las pintadas hayan señalado no solo el domicilio particular de su portavoz, sino el de sus padres, «en lo supone una maniobra totalmente orquestada por un grupo concreto».

«En esta ciudad, unos apuntan y otros disparan»

Desde el Partido Popular se ha señalado que este tipo de hechos «son las consecuencias de una campaña iniciada por grupos radicales ya conocidos en esta ciudad, que vienen filtrando de manera sesgada la información sobre el Observatorio de Responsabilidad Social y Aguas de Cádiz, para ahora cerrar el círculo con el juicio público, la condena y la ejecución, todo en uno».

En este sentido, los populares han incidido en que «es una dinámica desgraciadamente habitual desde hace tres años en esta ciudad: unos apuntan y otros disparan».

El PP de Cádiz ha alertado a su vez del grave deterioro de la convivencia que sufre la ciudad ya que, «el delito de Romaní es que es el portavoz del Grupo Popular –el más apoyado por los gaditanos, aunque esos radicales no puedan siquiera soportarlo- en una ciudad en la que los métodos nazis están a la orden del día».

Ha recordado que en el día de la toma de posesión de José María González Santos 'Kichi' como alcalde de la ciudad, «nos echaron bajo escupitajos, insultos e intentos de agresión». Asimismo, ha añadido, «cuando están en desacuerdo con nuestra postura con el Bono nos mandan a su gente a coaccionarnos en la sede y cuando ven que no son capaces de sacar un punto en el pleno convocan a sus círculos para que nos miren a la cara…».

Denuncia a los que «siembran el miedo y el odio»

El Grupo Popular ha recordado a su vez que en la sentencia de la Audiencia Provincial que condenó al candidato de Podemos, Alexis González, por amenazas graves, «se establece como hecho probado que el anuncio de voto en contra de los presupuestos en el Pleno provocó que en redes sociales se convocara a los ciudadanos para que acudieran a dicho pleno para que los partidos tengan que mirarte a la cara y decirte de qué lado están, recordando a épocas pasadas».

El PP ha infomado de que ha interpuesto la correspondiente denuncia en Comisaría a fin de que «los nazis y fascistas que están intentando sembrar el miedo y el odio en Cádiz paguen por este grave delito que no es más que un ataque a la libertad y a la democracia».

Han concluido reflexionando sobre el hecho de que en esta ciudad «ni teniendo el Partido Popular la responsabilidad del gobierno en la ciudad habían ocurrido hechos tan graves como éstos, en los que se señala, como se hacía durante el nazismo, la casa de aquellos a los que -según esos nazis- hay que echarlos, pero todos esos gaditanos que votaran o no al PP son y se sienten ciudadanos libres pueden estar tranquilos porque los fascistas no lo van a conseguir».