Imagen de una rata aparecida este verano en la ciudad.
Imagen de una rata aparecida este verano en la ciudad. - LA VOZ
SALUD

La oposición acusa al alcalde de «mentir y contradecirse» con las ratas

El PP asegura que la ciudad ha estado un año y medio sin contrato. El equipo de Gobierno admite que el proceso se dilató «por cuestiones burocráticas»

CÁDIZActualizado:

Los grupos de la oposición han acusado al equipo de Gobierno municipal y, en concreto al alcalde de la ciudad, José María González Santos, de «mentir» y de «contradecirse» con respecto a la gestión municipal del problema de presencia de ratas en la ciudad.

La comisión informativa de sostenibilidad celebrada este jueves en el Ayuntamiento de Cádiz y en la que estuvieron presentes los técnicos municipales puso de manifiesto, según el PP, «que tanto el alcalde como la concejal de Salud, Eva Tubío, mintieron cuando afirmaron que el servicio se había estado prestando con toda normalidad».

El portavoz popular, Ignacio Romaní, aseguró que «el alcalde mintió y hemos estado año y medio sin contrato en vigor para el servicio del control de plagas, y no se sabe aún cuántos meses sin dar el servicio de manera efectiva». De hecho, la responsable de Sanidad confirmó que el anterior contrato con la empresa de control de plagas había expirado a finales de 2015 y que desde entonces se ha ido prorrogando de manera «tácita».

Los populares insistieron en que Eva Tubío «ha sido incapaz de mostrar ni un solo documento que acredite que el servicio de control de plagas había tenido dos prórrogas desde finales de 2015».

El PP aseguró que «a tenor de las contradicciones que se estaban poniendo sobre la mesa: finalización del contrato en diciembre de 2015, inicio del proceso del nuevo contrato en diciembre de 2016, formalización del mismo en junio de 2017, prórrogas «tacitas» y sin documentación y abonos de facturas correspondientes a periodos en los que no había contratos», este grupo municipal ya ha registrado una petición oficial de información en la Secretaría General del Ayuntamiento.

La petición popular va dirigida a las fechas concretas de finalización e inicio de los contratos, la documentación de las supuestas prórrogas, «que ya indicaron los técnicos en la Comisión que no están», el soporte legal y administrativo que dé cobertura al pago de posibles facturas emitidas desde la finalización del contrato anterior hasta el inicio del actual y la aprobación de esos trabajos fuera de contrato por parte de la concejala.

Romaní mostró su preocupación porque «siguen sin aportar soluciones, además de negar que exista un problema. Las ratas siguen apareciendo y lo único que sabe decir el alcalde es que antes no había tanta gente haciendo fotos por las calles, algo que nos parece increíble».

Sin cambios en la gestión

Por su parte, la concejal socialista Victoria Rodríguez lamentó la «falta de previsión» del equipo de Gobierno y ha lamentado que se escude siempre en decir que las cosas se hacen «igual que siempre». Con estas palabras, aseguró, «corroboran que no han venido para cambiar nada y que siguen con la misma mala gestión del PP».

Desde Ciudadanos, María Fernández-Trujillo coincidió con el PSOE en esta política continuista y mostró su sorpresa ya que en una respuesta a una pregunta de su grupo el pasado año referente a las ratas se indica que dentro del servicio anual que se presta para el control de plagas se había realizado una «campaña estacional» en abril y mayo, «justo cuando reconoció que no se ha prestado el servicio».

Este hecho, señaló la edil de Ciudadanos, «fue por los propios técnicos municipales, por lo que reconocieron que no se ha prestado».

Cuestiones burocráticas

Por su parte, el equipo de Gobierno admitió ayer que el proceso se dilató más de lo esperado «por cuestiones burocráticas» aunque «el servicio estaba garantizado por esa obligación que recogía el anterior contrato que expiró en diciembre de 2015 y que contemplaba cláusulas de prórroga».

En su opinión, «la irresponsabilidad del Partido Popular y sus intereses partidistas le han llevado a afirmar lo contrario de lo que dice los informes de los técnicos municipales» en referencia a que la presencia de roedores ha sido la normal. Podemos lamentó que «lo han hecho en plena temporada de verano aún a costa de perjudicar la imagen de Cádiz».