Tres camiones de bomberos atendieron la llamada de los vecinos durante la noche - LA VOZ
Incendio

«El olor a quemado nos despertó en mitad de la noche y pudimos reaccionar»

Los vecinos se encuentran consternados por lo ocurrido ya que la mujer fallecida llevaba décadas viviendo en el edificio

CádizActualizado:

Precisamente fue el calor y las elevadas temperaturas que se originaron durante la noche las que pudieron evitar una tragedia mayor en el bloque de viviendas de la calle Fernández Ballesteros, número 23, donde durante la madrugada del sábado tuvo lugar un peligroso incendio en el que perdió la vida una de sus vecinas. Esta circunstancia hizo que muchos vecinos que residen en las más de 60 viviendas que conforman esta comunidad de vecinos se acostasen con las ventanas abiertas de par en par y pudieran detectar enseguida un alarmante olor a quemado.

«El olor era tan fuerte que nos despertó en mitad de la noche y pudimos reaccionar a tiempo, si no, las consecuencias podrían haber sido mucho mayores, porque somos muchos los vecinos que vivimos aquí», afirmaba aún con el susto en el cuerpo Antonio, uno de los propietarios.

Las primeras llamadas de alerta se produjeron poco antes de las tres y media de la madrugada, cuando un humo negro comenzaba a salir por el balcón de la vivienda del 4ºH, donde desde hace años residía María del Carmen F. A, de alrededor de 60 años de edad, que fallecía horas después en el Hospital Puerta del Mar de Cádiz después de no haber podido superar las lesiones.

Escasos minutos después llegaba a la zona una patrulla de la Policía Local, cuyos agentes comenzaron a desalojar de inmediato las viviendas colindantes, mientras que los bomberos intentaban abrir la puerta de la vivienda afectada. Una vez dentro, los efectivos de bomberos trataron de localizar a la vecina de la vivienda, un trabajo que se prolongó durante algunos minutos ante las dificultades provocadas por la humareda que se expandía por todo el piso. Finalmente, María del Carmen fue localizada tirada al lado de la cama, en estado inconsciente pero aún con vida. De hecho, los efectos sanitarios consiguieron realizarle los primeros auxilios en el lugar de los hechos y trasladarla en estado grave hasta el Hospital Puerta del Mar. Sin embargo, las lesiones provocadas por el incendio y el humo fueron letales y horas más tarde, el SAS certificada su muerte.

Las causas, bajo investigación

El Cuerpo Nacional de Policía investiga ahora los hechos y se barajan dos hipótesis principales: una colilla mal apagada o un cortocircuito. A consecuencia del incendio, la vivienda ha quedado completamente arrasada, aunque el fuego no ha provocado daños estructurales ni en el edificio ni en las viviendas colindantes, más allá de algunos daños estéticos que podían divisarse desde el exterior y del olor que durante la jornada de ayer aún se dejaba notar con fuerza en el bloque afectado.

Por su parte, los vecinos de la zona se encuentran consternados por lo sucedido, ya que la mujer fallecida llevaba décadas viviendo en el edificio, donde mantenía una estrecha relación con muchos de los residentes.