Los 165 fardos en el muelle gaditano tras ser descargados. - A- VÁZQUEZ
DE RÉCORD

El mayor alijo del año llega a Cádiz

Abordada en alta mar una embarcación que transportaba 3,8 toneladas de cocaína escondidas bajo el suelo de una cocina

Actualizado:

Hubo que empeñarse en buscar la droga. Estaba bien escondida. Pero tras un minucioso registro, bajo las losetas de la cocina de un barco, almacenadas en un departamento estanco, se encontraba el mayor alijo de cocaína que han intervenido las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en lo que va de año. 165 fardos de 23 kilos brutos cada uno, con 20 pastillas de un kilo. En total más de 3,7 toneladas de droga a falta de que se realice el pesaje definitivo. Agentes de la Policía Nacional, la Guardia Civil, junto con funcionarios de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria han llevado a cabo una operación internacional en la que han abordado en alta mar una embarcación que transportaba casi 3.800 kilogramos de cocaína que viajaba desde Colombia a nuestro país, para repartirse seguramente a toda Europa.

La nave fue interceptada en el marco de la 'operación Briol', en aguas del Atlántico, a unas 540 millas de las Islas Canarias, en un punto entre las Azores y el archipiélago español. Se ha detenido a los siete narcotraficantes que la tripulaban. Seis hombres de nacionalidad turca y otro ciudadano de Azerbayán. Todos ellos, viajaban en este remocaldor, el ‘Thoran’, con bandera de Comoros y ya han pasado a disposición del juzgado de guardia que instruirá las diligencias previas.

Los agentes interceptaron la nave, procedente de Colombia, en el Atlántico, a unas 540 millas de Canarias

Gracias a distintas investigaciones relacionadas con el tráfico de estupefacientes se tuvo conocimiento de que una organización criminal trasladaba un importante alijo de cocaína desde Colombia a nuestro país. Para ello, utilizaban una embarcación tipo remolcador.

El barco intervenido, el ‘Thoran’, un buque del año 78, de 34 metros de eslora.
El barco intervenido, el ‘Thoran’, un buque del año 78, de 34 metros de eslora.- A. VÁZQUEZ

Tras realizar las pesquisas oportunas, los agentes, con la colaboración de varias agencias internacionales y coordinados por el Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO), localizaron el remolcador a mediados de septiembre a unas 360 millas náuticas de Guyana, lo cual les permitió calcular que, por su ruta y velocidad, llegaría a costas españolas a mediados de octubre. Una vez que los policías solicitaron la colaboración del Servicio de Vigilancia Aduanera y obtuvieron la correspondiente autorización judicial, agentes del Grupo Especial de Operaciones (GEO) de la Policía Nacional procedieron al abordaje de la nave a principios de este mes a unas 540 millas náuticas de las islas Canarias.

La cocaína tenía como destino un punto de la costa española desde donde se repartiría a Europa

Una minuciosa inspección

A su llegada al Puerto de Cádiz la embarcación fue sometida a un minucioso registro qué permitió localizar un compartimento estanco en el interior de la estructura del barco. En dicho habitáculo, situado bajo la cocina, ocultaban los 3.800 kilos.

Este sábado una importante dotación de agentes custodiaban la droga intervenida que se descargó el viernes en el muelle gaditano. Allí responsables políticos y mandos policiales calificaron este golpe contra el narcotráfico como «un gran éxito». El subdelegado del Gobierno en Cádiz, Agustín Muñoz, destacó que ha sido la operación más importante que han llevado a cabo las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en esta materia en lo que va año. Según valoró, se ha logrado gracias a la colaboración de los distintos cuerpos de seguridad que han intervenido y también por el apoyo de la Agencia de Antinarcóticos de Colombia. Muñoz alabó el trabajo desarrollado por los agentes y les transmitió su felicitación por haber quitado del mercado negro esta importante cantidad de droga.

Los agentes suben la droga al camión que la llevará al búnker y a su destrucción.
Los agentes suben la droga al camión que la llevará al búnker y a su destrucción.- A. VÁZQUEZ

En la misma línea, el comisario jefe de la Brigada Central de estupefacientes, Ricardo Toro, desplazado a Cádiz con motivo de la aprehensión, destacó la relevancia del operativo. Como indicó, esos barcos no suelen llevar tantos kilos de sustancias ya que los narcos dosifican los envíos en más embarcaciones.

Para el responsable policial esta incautación demuestra la especial atención que se sigue prestando a esa ruta atlántica que todavía sigue funcionando. «Cada vez hay más cocaína producida en Sudamérica, es previsible que haya mayor cantidad de esta droga que llegue a España y nos vemos obligados a incrementar este tipo de operaciones», alertó Toro, que estaba acompañado del jefe superior de Policía de Andalucía Occidental, José Antonio de la Rosa, el subdelegado del Gobierno en Cádiz, Agustín Muñoz, y el delegado especial de la Agencia Tributaria en Andalucía, Jorge Ramírez. Por su parte, el coronel jefe de la Comandancia de Cádiz, Alfonso Rodríguez, ensalzó también el trabajo conjunto y la aportación a las pesquisas de la Guardia Civil de Alicante cuya información fue trasladada al CITCO.

La investigación ha sido realizada por los tres cuerpos, coordinada por el Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y Crimen Organizado y dirigida desde el Juzgado número 4 de la Audiencia Nacional, cuyo titular es el juez Fernando Andreu. Según los investigadores, la droga transportada tenía como destino un punto de la costa española desde donde se repartiría a todo el país y también a Europa.

La ruta

Para luchar contra estos narcotraficantes es fundamental que exista colaboración internacional. Este apoyo es necesario para poder vigilar y controlar una ruta que existe entre Surinam y Cabo Verde donde se han detectado numerosos barcos sospechosos que llevan la droga hasta el continente europeo y africano. La detección de estas naves da más información sobre el ‘modus operandi’ que se emplea, y por tanto, más pistas para poder seguir incautando las sustancias y deteniendo a sus responsables, miembros de expertas redes que operan por todo el mundo.

Los fardos podrían haber alcanzado en el mercado un valor de más de 120 millones de euros

La especialización de estos narcotraficantes también obliga a que las actuaciones policiales sean exactas. En este caso se contó con la ayuda de los agentes del Grupo de Operaciones e Intervenciones Técnicas (GOIP) de la Policía Nacional quienes fueron capaces de descubrir bajo la cocina un tanque oculto donde se encontraba la cocaína. Para ello trabajaron durante horas hasta perforar el suelo del barco y dar con la droga que iba 'encaletada'.

El agente del GOIT destapa la baldosa que tapa el contenedor estanco.
El agente del GOIT destapa la baldosa que tapa el contenedor estanco.- LA VOZ

Las casi cuatro toneladas de cocaína que se han quitado del mercado podrían haber alcanzado un precio de más de 120 millones de euros. Esta cantidad dependería de si la droga se vende más o menos pura, ya que cortada con otras sustancias podría haber superado con creces ese precio inicial. La droga será custodiada y destruida siguiendo los protocolos habituales.

Han sido unas 3, 8 toneladas de cocaína
Han sido unas 3, 8 toneladas de cocaína- M. A.