TRÁFICO

Mano dura al consumo de alcohol al volante durante las fiestas

Arranca la campaña de controles por sorpresa en carreteras y vías urbanas hasta el próximo día 17 coincidiendo con las comidas y cenas de empresa

La Guardia Civil ha multado en Cádiz entre enero y noviembre de este año a 1.911 conductores por dar positivo en las pruebas de alcoholemia

CÁDIZActualizado:

Ojo al consumo de alcohol al volante durante las próximas fiestas. Las comidas y cenas de empresas que se celebran estos días, así como las despedidas y reuniones familiares tienen un alto componente de riesgo para la circulación si se conduce bajo los efectos del alcohol. La Dirección General de Tráfico (DGT) acaba de poner en marcha la campaña para disuadir a los conductores de la ingesta de alcohol. La nueva campaña estará vigente hasta el próximo día 17. Se llevarán a cabo controles de la Guardia Civil en las carreteras gaditanas y de la Policía Local en las vías urbanas. Durante los siete días se establecerán diferentes puntos de control en todo tipo de carreteras y a cualquier hora del día.

La Jefatura Provincial de Tráfico ha informado que entre enero y noviembre de este año se han realizado en Cádiz 79.846 pruebas de alcoholemia de las que 1.911 resultaron positivas, el 2,4%, mientras que 493 lo fueron de drogas. Los registros entre el año pasado y 2017 han variado poco. En la provincia de Cádiz se sancionó en 2016 a 1.993 conductores por dar positivo en la carretera en pruebas de alcoholemia, mientras que un total de 655 fueron denunciados por consumo de drogas. Las cifras de 2016 fueron inferiores a las registradas en 2015, que acabó con 2.254 multas por alcohol y 937 denuncias por droga. Según la memoria del Instituto Nacional de Toxicológiía, el 43% de los 638 conductores fallecidos el año pasado y analizados por dicho organismo tenían presencia en sangre de alcohol, drogas o psicofármacos. En el caso de los peatones analizados, el porcentaje fue del 46%.

Los datos del Observatorio Europeo para la Seguridad Vial (ERSO) revelan que el 25% de las muertes en carretera en Europa están relacionadas con el alcohol y confirman que 12 de cada 100 conductores circulan tras haber ingerido drogas o alcohol. A medida que la concentración de alcohol en sangre aumenta en el conductor, la tasa de incidencia de accidentes también se incrementa; sin olvidar, que el siniestro se vuelve más grave. El alcohol no sólo está relacionado con una mayor accidentalidad, sino que también repercute en una mayor mortalidad, al ser un factor relacionado con un peor pronóstico en las lesiones sufridas.

Por todo ello, en estas fechas navideñas se van a intensificar los controles preventivos de alcohol y otras drogas, para tratar de sacar de las carreteras a todos los conductores que hayan ingerido sustancias que alteren sus capacidades para una conducir de forma segura.

La DGT confirma que hay un cambio de comportamiento en los ciudadanos en cuanto a no conducir tras haber ingerido bebidas alcohólicas, ya que se ha pasado en el último decenio de 5,1% a 1,5% el porcentaje de positivos en controles preventivos de alcoholemia a nivel nacional. Sin embargo, ese descenso no se está produciendo en cuanto al consumo de otras drogas.

Por ello, la DGT está incrementando progresivamente las pruebas salivares para la detección de presencia de drogas en los conductores, con la idea de llegar a generalizarse como ya se hacen para la detección de la ingesta de alcohol. Se tiene previsto hacer 100.000 pruebas a nivel nacional en 2017, y se plantea alcanzar las 150.000 en 2018.

Para llegar a cabo este incremento en los controles de drogas, la DGT ha entregado a la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil el pasado mes de julio 40 nuevas furgonetas habilitadas para controles de alhohol y otras drogas, así como 300 nuevas motocicletas en el mes de noviembre con equipos de detección portátiles de última generación. La apuesta de la Dirección General de Tráfico por erradicar a los conductores que se ponen al volante tras haber ingerido algún tipo de sustancia psicoactiva es lo que ha llevado a este Organismo a incrementar las sanciones y a poner en el punto de mira a los reincidentes en la Ley de Seguridad Vial.