Las trabajadoras se han concentrado a las puertas del Palacio de Congresos. - LA VOZ
MUNICIPALIZACIÓN

Las limpiadoras de playas se rebelan contra Kichi y le llaman mentiroso

El colectivo, que considera que el alcalde les ha «engañado» con la municipalización, inicia movilizaciones «contra los despidos y la persecución laboral»

CÁDIZActualizado:

Las limpiadoras de los módulos de playas vuelven a la carga contra el equipo de Gobierno y la empresa Cádiz 2000 al considerar que se les ha «engañado» con la municipalización de este servicio, que se hizo efectivo a principios del pasado mes de septiembre.

El colectivo ha iniciado una campaña de movilizaciones en la que reclaman que se readmita a una de las trabajadoras, Rosa Huertas, a la que se «despidió» tras finalizar la temporada de verano. Esta limpiadora, pendiente de un juicio el próximo 31 de enero, cuenta con un contrato por obras y servicios y -según apunta- «aunque no estemos en temporada, el servicio continúa durante todo el año, por lo que no tendría que estar en la calle». Rosa es la única de las 64 trabajadoras del servicio de mantenimiento de los módulos de la playa a la que no se le ha subrogado por parte de Cádiz 2000.

Arropada por sus compañeras, ha lamentado que «el motivo de mi despido haya sido actuar de portavoz en la revocación del anterior comité de Autonomía Obrera, en el que 42 compañeras -de un total de 64- se dieron de baja del sindicato».

Ha indicado a su vez que tres de sus compañeras han sido denunciadas por haberse sentado en la mesa en la que se revocó el comité, «denuncia en la que se les piden 6.000 euros por daños y perjuicios».

Asimismo, Rosa Huertas ha denunciado que la que fuera encargada, Beatriz Abelleira, «están sufriendo una auténtica persecución laboral, sin que se le estén reconociendo los mismos derechos ni condiciones laborales que tenía anteriormente».

Ninguneo del Ayuntamiento

Destacar que Abelleira ha presentado varios escritos dirigidos tanto al alcalde, José María González Santos, como al gerente de la empresa Cádiz 2000, en los que quiere que se le devuelvan las funciones que tenía como encargada.

Durante el mes de septiembre, cuya jornada era de ocho horas, sufrió una merma en la nómina de 150 euros, acompañada de una reducción del porcentaje de la Seguridad Social del 100 al 75 por ciento. Ya en octubre, su jornada pasó a ser de dos horas semanales y volvió a contar con el complemento específico de responsabilidad. No obstante, «desde entonces tan solo me han encargado un inventario y la semana pasada me dijeron que hiciera una planificación de los turnos. Eso sí, como espacio me han dado una silla debajo de un hueco de la escalera del módulo tres que no reúne las condiciones mínimas para poder ejercer mi trabajo».

El colectivo ha lamentado que el equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Cádiz «no esté luchando por los trabajadores» y que «por no estar a favor de un sindicato se nos haya estado persiguiendo y amenazando de esta manera».

Las limpiadoras se manifestarán los miércoles y viernes hasta que obtengan una respuesta por parte del equipo de Gobierno y de la empresa Cádiz 2000. Este viernes trasladarán la concentración a las puertas del Ayuntamiento y la semana que viene Rosa Huertas, la única que no ha continuado, tomará la palabra en el Pleno del mes de enero en el turno de intervenciones ciudadanas para explicar su situación y pedir soluciones.