El alcalde de la ciudad, en un acto durante su época activista en 2014. A la derecha, junto al rector el día de la presentación del plan estratégico del campus universitario.
El alcalde de la ciudad, en un acto durante su época activista en 2014. A la derecha, junto al rector el día de la presentación del plan estratégico del campus universitario. - ANTONIO VÁZQUEZ
POLÍTICA MUNICIPAL

Kichi cambia la calle por los despachos

El alcalde da un giro a su política social y comienza a perder el pulso de la calle. Ahora antepone su buena relación con otras administraciones e instituciones

Criticado por la falta de transparencia en su gestión, debe dar un impulso a los Asuntos Sociales además de cerrar proyectos para Cádiz

CÁDIZActualizado:

Casi tres años después de que tomara posesión como alcalde de Cádiz en 2015, José María González Santos, Kichi, se ha dado la vuelta como un calcetín. Del megáfono, de la lucha por los derechos de los más desfavorecidos, de los intentos de evitar desahucios y de las críticas a los comportamientos de lo que Podemos denominó como ‘la casta’, Kichi ha dado un salto a los despachos, a las reuniones y los acuerdos con la presidenta de la Junta de Andalucía, con consejeros, con el rector de la Universidad o con representantes de grandes empresas que él y su partido, Podemos, siempre han criticado con dureza.

El máximo representante de la extrema izquierda en Cádiz, del anticapitalismo y del sector más radical de la formación morada, parece que le ha cogido gusto al sillón.

Kichi se ha apoltronado y gran parte de su electorado, que vio en su figura una especie de «mesías» que vendría a salvar a Cádiz de la miseria, se siente defraudada. Pero, una vez aterrizado en San Juan de Dios y con la burocracia de bruces, el alcalde y su equipo se han dado cuenta de que no es oro todo lo que reluce. El funcionamiento de la administración es bien diferente viviéndolo desde dentro que observándolo desde fuera.

Poco a poco, el alcalde ha ido cambiando el tono situándose en una posición mucho más moderada, correcta y diplomática bajo la sorpresa de muchos de sus adeptos. Kichi está empezando a perder el pulso de la calle y una buena muestra fue el último pleno del mes de enero, en el que le plantaron cara varios colectivos y gaditanos que se encuentran en una situación desesperada.

Una señora que pidió la palabra sin haberla solicitado anteriormente por escrito, tuvo que ser atendida tras sufrir un desmayo mientras el alcalde le decía que o se marchaba del salón de plenos o era él mismo el que lo hacía.

Asimismo, las limpiadoras de los módulos de la playa pidieron un minuto de silencio por la situación que están viviendo al sentirse «engañadas» por el equipo de Gobierno tras el proceso de municipalización. Por último, destacar las palabras de dos miembros del Movimiento en lucha por el empleo y la exclusión social, que abandonaron a gritos la sala acusando al alcalde de «demagogo» y de querer a la gente pobre «pero de lejos».

Antes que priorizar las inversiones en materia social, desde el equipo de Gobierno se ha puesto toda la carne en el asador en mostrar sus buenas relaciones con otras administraciones, a las que cede o «regala» equipamientos e inmuebles para que sean ellos los que se encarguen de dotarles de contenido y de gestionarlos.

Una clara demostración, según denuncia la oposición, de la «incapacidad» de gestionar por sí mismos y de la falta de un claro modelo de ciudad. El acuerdo con la UCA por el que se cede el Centro Cultural Reina Sofía a cambio del edificio que alberga el actual Rectorado de la calle Ancha, más un millón de euros para continuar con la obra de la segunda fase del teatro Pemán, es un buen ejemplo de ello. Pero tendrá que demostrar que este proyecto se convertirá en una realidad.

Esta misma semana, el alcalde se desplazará hasta Sevilla para mantener una reunión con Susana Díaz, justo cuando se cumple un año de su primer encuentro en Cádiz donde se repasaron los principales asuntos pendientes en la ciudad. Como prioridades de este equipo de Gobierno, la Ciudad de la Justicia, la creación del centro Andalucía Open Future en Cádiz, el carril bici o actuaciones en materia de vivienda. Además, el Museo del Carnaval, la creación de un plan de empleo específico o la deuda que mantiene la Junta de Andalucía con el Ayuntamiento gaditano desde hace años.

A todo ello, hay que sumar otros muchos proyectos necesarios para esta ciudad, como el futuro de la residencia del Tiempo Libre, la construcción de las viviendas del triángulo de Puntales, el destino de los terrenos de la antigua institución provincial -una vez que se ha descartado que sea para la Ciudad de la Justicia-, el Hospital, el solar del chalet de San Luis, Puerto América o la incorporación del tren tranvía en la ciudad.

En este sentido, también el equipo de Gobierno tendrá que resolver de manera definitiva la plaza de Sevilla, una vez que se ha llegado a un acuerdo con Adif, la incorporación del muelle a la ciudad, la venta del módulo hotelero del Estadio, el futuro del cementerio de San José, del pabellón Portillo o la remodelación del polígono exterior de la Zona Franca.

Asimismo, Kichi tendrá que explicar al ciudadano qué se está haciendo en distintas dependencias como el Centro Integral de la Mujer, la Casa de la Juventud, el centro flamenco La Merced, la Casa de Iberoamérica o el Centro de artes escénicas de la calle Arbolí, de los que los gaditanos saben bien poco.

A falta de poco más de un año para la próxima cita en las urnas, el alcalde gaditano tendrá que dejar claro al electorado que creyó en su proyecto de cambio y en sus promesas en materia social, cuáles son sus verdaderas prioridades para la capital gaditana. A las urbanísticas, bien necesarias desde hace años para los gaditanos, tendrán que sumarse las sociales, campo donde en los últimos años se ha vivido un cierto caos, con colas en la calle de personas pidiendo ayudas, con retrasos en los pagos de los alquileres, reducción del porcentaje de las ayudas para mujeres maltratadas, viviendas municipales en pésimo estado....

Integración del muelle en la ciudad

En los próximos años el equipo de Gobierno, en coordinación con la Autoridad Portuaria de la Bahía de Cádiz, deberá consolidar y anunciar qué medidas se pondrán en marcha para integrar el muelle en la ciudad y para conseguir revalorizar la zona de Puerto América.

Puesta en marcha del Museo del Carnaval

La apertura del Museo del Carnaval en el antiguo Palacio de Recaño es una de las principales apuestas del alcalde para este mandato. Además de reclamar el millón de euros comprometido por la Junta de Andalucía, exigen al Gobierno central el destino del 1,5% cultural para este fin.

Un Balneario de la Palma para los gaditanos

El traslado del Centro de Arqueología Subacuática y la liberación del Balneario de la Palma para su uso y disfrute por parte de los gaditanos es otro de los retos de este equipo de Gobierno antes de 2019. La incógnita está aún en el uso que se le dará.

Culminación de la Plaza de Sevilla como punto neurálgico

Una vez que se ha desbloqueado el proyecto de reordenación de la Plaza de Sevilla -gracias al acuerdo entre Ayuntamiento y Adif- aún queda por resolver la urbanización de la avenida de Astilleros, la puesta en marcha del parque de la muralla y la creación de un aparcamiento disuasorio.

Definición del uso de Náutica

El futuro uso del edificio de Náutica, declarado en ruina, será fundamental para cerrar el cinturón universitario-cultural que el alcalde y el rector han anunciado en esta zona.

Desbloqueo de la residencia Tiempo Libre

Ya se han cumplido diez años del cierre de la residencia del Tiempo Libre. Ahora, una vez modificado su uso, será necesario ofrecer un impulso a este proyecto (sumido en interminables procesos burocráticos) y buscar inversores interesados en explotar estas instalaciones, situadas en un lugar privilegiado de la ciudad.

Los antiguos depósitos de Tabacalera como sede de los juzgados en la capital

Los antiguos depósitos de Tabacalera servirán de sede de los juzgados, exceptuando la Audiencia provincial, que permanecerá donde está en la actualidad. Los fondos Edusi también serán determinantes en este espacio y de los que aún no se ha concretado nada.