Cádiz Provincia - Cádiz

Kichi atribuye a una «pataleta del PP» la sanción por el incidente en Carranza y presentará alegaciones

El alcalde asegura que «lo volvería a hacer» si volviese a darse la situación

Subdelegación tramita la solicitud de Antiviolencia de multar con 1.500 euros al alcalde de Cádiz por hacer entrar de nuevo en Carranza a un aficionado que había sido expulsado por la Policía

Kichi atribuye a una «pataleta del PP» la sanción por el incidente en Carranza y presentará alegaciones

El alcalde de Cádiz, José María González (PCSSP), ha atribuido a una «'operación pataleta' del PP» la «reapertura» por parte de la Subdelegación del Gobierno en Cádiz de un expediente sancionador contra él por el incidente ocurrido el pasado mes de mayo con un aficionado en el fondo sur del Estadio Carranza durante el encuentro Cádiz-Racing de Ferrol. Ha dicho que tiene «la conciencia muy tranquila» y presentará alegaciones contra dicho expediente.

En declaraciones a los periodistas, González ha explicado que recibió en su domicilio familiar una notificación de la Subdelegación sobre la incoación de un expediente sancionador y una multa de 1.500 euros por estos hechos.

Tras recordar que el pasado mes de junio la prensa se hacía eco del «archivo del expediente por el incidente en Carranza», ha calificado de «desconcertante» que se «reabra» meses después, coincidiendo con «el archivo de la querella del PP por el tema de Loreto».

Al respecto, ha comentado que «no quisiera pensar que fuera una 'operación pataleta' del PP», que, en su opinión, pretende «a golpe de querella, de multa o de denuncia ganar cosas que no gana políticamente».

Ha cuestionado que el subdelegado del Gobierno en Cádiz, Javier de Torre, «quiera incoar el expediente pese a que se había dicho hace tres meses que no», considerando que la intención «no es dirimir aspectos deportivos, sino sentenciar cuestiones políticas con esa notificación».

El alcalde, que ha dejado claro que presentará alegaciones en el marco del expediente sancionador, ha dicho que le da «mucha pena» y también «náuseas» que el PP «utilice la administración y el control de las instituciones para fines políticos».

El regidor gaditano ha aseverado que tiene «la conciencia muy tranquila» y que «lo volvería a hacer» si volviese a darse la situación, ya que lo que hizo fue mediar, «en todo momento con calma y diálogo», ante la «petición de que actuase» por parte de los aficionados tras la expulsión de un joven, lo que «había generado un malestar impresionante en el graderío».

Ha relatado que se limitó a hablar con los agentes de la Policía, «con absoluto respeto y empatía», y con el aficionado en cuestión para aclarar lo que había pasado e intentar buscar una solución. Posteriormente, él acompañó personalmente al joven fuera del estadio, que ha recordado que también es de su competencia por ser un estadio municipal.

Por ello, se ha preguntado «dónde está la conducta delictiva» en su actuación y ha vuelto a lamentar que «desde el PP se utilicen las instituciones para perseguir con fines políticos a su rival».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios