Vista aérea del Muelle Ciudad de Cádiz
Vista aérea del Muelle Ciudad de Cádiz - F.J.
MUELLES

Integracion muelle-ciudad: un parking y un gimnasio

Comienza a verse sobre el terreno en qué consiste el proceso por el que Puerto de Cádiz cede espacios a la capital tras construir la terminal de contenedores

CÁDIZActualizado:

Tras muchos años de espera los muelles de Cádiz ceden espacio a su ciudad. Desde que se planteó la necesidad de construir una nueva terminal de contenedores en el dique de Levante, cuando se vivía una época de gran crecimiento en estos tráficos, la Autoridad Portuaria de la Bahía de Cádiz (APBC) ejecutó dicha obra para apoyar estos tráficos y para alejar del casco urbano gaditano esta actividad, igual que ya retiró el tráfico de graneles sólidos ubicándolos en La Cabezuela, en el término municipal de Puerto Real.

Desde entonces, se ha especulado mucho sobre el uso de los terrenos que quedarán libres en el Puerto gaditano. Incluso se convocó un proceso denominado ‘Integración puerto-ciudad’ en el que la APBC, quien delegó el trabajo en la Universidad de Cádiz, invitó a colectivos sociales para tomar el pulso a la opinión pública gaditana.

A lo largo de este proceso quedó claro que se abandonaba la idea de construir viviendas, algo que nunca se consideró realmente, y que deberían preservarse los usos portuarios, los que fomentasen la actividad vinculada con el mar.

En las conclusiones de dicho proceso participativo, publicadas hace poco más de seis meses, se daba prioridad a las actividades productivas portuarias, con un gran consenso entre todos los participantes, y se propuso que Cádiz apostara por ser puerto base de cruceros.

Es más, se propuso que el muelle Alfonso XII y el Reina Sofía (la parte izquierda del puerto visto desde Canalejas) permaneciese como atraque de cruceros, liberando el muelle Ciudad de toda actividad crucerista para realizar ahí un cinturón verde, similar al que se disfruta en el puerto de Málaga, uno de los ejemplos visitados por diferentes colectivos sociales durante el mencionado periodo de debate público.

En la zona más cercana a la Plaza de Sevilla quedaron dibujados los usos hoteleros y hosteleros. Esto coincide también plenamente con la idea de la APBC de fomentar la construcción de un hotel de lujo que incentive que los muelles sean puerto base de cruceros. Al mismo tiempo que se pedía que se facilitase el transporte intermodal, estando tan próximo a la estación de autobuses y de tren.

Lo que ya está hecho

Pero mientras se reflexionaba, se planificaba y se difundían conclusiones ya había dos proyectos en marcha: la construcción de un gimnasio en el antiguo Almacén 1 del muelle, antes ocupado por la firma Bernardino Abad, y la liberación de espacio alrededor del mismo para un aparcamiento en superficie.

Esta semana pasada la APBC ha sacado a concurso público la construcción, gestión y explotación de una superficie de estacionamiento para vehículos a través de una autorización administrativa por un plazo máximo de tres años.

En total, el aparcamiento ocupará casi 8.000 metros cuadrados (7.909 metros cuadrados, exactamente), distribuidos en tres espacios. Solo se podrá aparcar de día, desde la siete de la mañana hasta las doce de la noche, por lo que no está concebido como desahogo para los vecinos del centro, sino más bien como puerta de acceso cómoda para los usuarios del nuevo gimnasio, que ya se ve a la altura del edificio de Diputación y como parking ordenado para los autobuses de cruceristas.

Respecto al antiguo Almacén 1, ya se perfila perfectamente el nuevo gimnasio con varias pistas de pádel en la cubierta del mismo. Aunque se suponía que debería estar finalizado, varios problemas en la construcción han retrasado la fecha de entrega de la obra.