PROTESTA

En huelga de hambre para exigir un empleo

Miembros del Movimiento en lucha contra el desempleo y la exclusión social cumplen 17 días de encierro en el salón de plenos esperando una solución del gobierno municipal

El colectivo de desempleados ha protagonizado una nueva protesta a las puertas del Ayuntamiento.
El colectivo de desempleados ha protagonizado una nueva protesta a las puertas del Ayuntamiento. - FRANCIS JIMÉNEZ

Llevan desde el día 30 de septiembre encerrados en el salón de plenos del Ayuntamiento exigiendo una solución al equipo de Gobierno municipal y esta mañana, dos de ellos, han iniciado una huelga de hambre que durará diez días a no ser que antes reciban respuestas a su demanda de empleo.

El Movimiento en lucha contra el desempleo y la exclusión social de Cádiz permanece en el Consistorio gaditano desde la celebración del último pleno municipal en el que, al término de la sesión plenaria, hicieron uso de la palabra en los turnos establecidos según el Reglamento Orgánico Municipal para ello.

Los tres minutos que duró la intervención fueron para anunciar que tres de los miembros de este colectivo se encerrarían en el salón de plenos de forma indefinida y para realizar un largo aplauso de forma irónica por la gestión que en materia de empleo se lleva a cabo desde el Ayuntamiento de Cádiz.

Entre las principales exigencias de este colectivo está que se cumpla lo acordado en el pleno celebrado el 21 de septiembre del año 2015 donde se aprobó la creación de 50 a 75 puestos de trabajo mediante una empresa de economía social dedicada a tareas de pequeño mantenimiento.

El Movimiento en lucha desgrana cronológicamente lo acontecido desde entonces asegurando que el 7 de abril de este año el alcalde de la ciudad, José María González Santos, acordó con ellos que se elaboraría un pliego de condiciones con un amplio objetivo donde se incluían, además de pequeños trabajos de mantenimiento urbano, el mantenimiento integral de viviendas municipales. Se contemplaba, según argumenta este colectivo, sacarlo a concurso público y para ello se consignaría en el presupuesto una cuantía de 1,5 millones de euros. Pero en el mes de agosto, se les comunicó que este acuerdo no se podía cumplir «por motivos técnicos y legales» y por no existir una consignación económica específica en los presupuestos de 2016.

Los desempleados discrepan de esta afirmación y confirman que esta partida sí que existe en las cuentas municipales aunque «condicionada a una subvención de la Junta de Andalucía y con un informe de Intervención en el que se dejaba claro que no hay constancia de la existencia de ningún convenio, acuerdo, resolución o convocatoria que respalde estas cantidades previstas por el Gobierno local».

El Movimiento en lucha insiste además en que la creación de 50 a 75 puestos de trabajo sería financiado, «con recursos propios como por ejemplo con lo resultante de la eliminación de gastos superfluos del anterior equipo de Gobierno, como es el caso de la inversión que se hacía en publicidad y propaganda».

Todos estos argumentos han sido expuestos a la opinión pública y diariamente un amplio grupo de desempleados acuden a apoyar a los miembros del colectivo que se encuentran encerrados en el salón de plenos.

Los desempleados señalan que en estos 17 días de encierro aún no se ha dirigido nadie oficialmente a ellos por parte del equipo de Gobierno para ofrecerles una explicación o una solución, por lo que su intención es prolongar esta situación de forma indefinida. No obstante, la huelga de hambre la interrumpirán el próximo día 26 de octubre.

Resaltan además que si para este año es imposible la creación de estos puestos de trabajo, exigirán al equipo de Gobierno que los 1,5 millones que figuran en el presupuesto se destinen de forma inmediata a desarrollo humano, es decir, a cursos de formación de los que se vean beneficiados las más de 350 personas que se encuentran en situación de riesgo o exclusión social antes de que finalice el presente año.

El Movimiento, que lleva ya nueve meses luchando contra el paro, acudiendo a todos los plenos y celebrando asambleas todas las semanas a las puertas del Ayuntamiento, así como realizando protestas por las calles de la ciudad, muestran con estas medidas su «grado máximo de desesperación y de exclusión social» afirmando que «no podemos aguantar más».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios