Sanidad

El hospital de San Rafael se tambalea al recibir solo a una treintena de pacientes

Las instalaciones gaditanas llevan meses sin recibir pacientes derivados del SAS y la plantilla denuncia «la angustia» que genera esta inestabilidad

El hospital de San Rafael se tambalea al recibir solo a una treintena de pacientes

Plantas enteras cerradas, habitaciones clausuradas y servicios sin prestar. Así se encuentra en la actualidad el Hospital de San Rafael de Cádiz, uno de los seis centros de la empresa José Manuel Pascual Pascual. Lleva meses sin recibir pacientes del SAS a consecuencia del desencuentro entre la empresa y la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía, ya que la administración se niega a concertar los seis centros del empresario.

Mientras tanto, el Hospital de San Rafael se ha quedado casi sin pacientes. De hecho, lleva semanas en los que se registran una media de 30 pacientes al día, la mayoría derivados por las diferentes compañías privadas de seguros con las que trabaja el centro. Muy lejos quedan ya esos tiempos en los que las instalaciones contaban con una media de 200 pacientes a diario, la mayoría derivados por el SAS.

Esta situación está generando una gran preocupación entre la plantilla, que se ha quedado reducida a la mitad, tras haber tenido que acabar con los contratos temporales de refuerzo. En la actualidad son menos de 200 personas, los trabajadores fijos de la empresa, los únicos que prestan servicio en San Rafael.

Sin embargo, esta cifra aún es muy abultada para el ritmo de trabajo actual, por lo que la empresa ya ha trasladado al comité la posibilidad de realizar traslados de personal a aquellos centros que, al menos, siguen manteniendo un servicio de Urgencias abierto al público, como son el Virgen del Puerto, en El Puerto de Santa María, el de Virgen del Camino, en Sanlúcar, y el Virgen de las Montañas, en la localidad serrana de Villamartín.

Dos de los centros de José Manuel Pascual Pascual que se encuentran en la misma situación que la clínica de San Rafael, son los hospitales de Huelva y de Málaga. Fuentes de la plantilla han comentado que incluso en las últimas semanas, algunos centros de Cádiz han recibido material médico que iba a caducar ante la falta de uso en las instalaciones de Málaga y Huelva. Ante estos hechos, temen que esto también se pueda producir en Cádiz y, por tanto, comenzar un indeseado desmantelamiento.

La empresa ha advertido a los trabajadores de posibles traslados en caso de que la situación se mantenga

Según José María Manzano, representante de los trabajadores, «la situación no es de miedo sino de angustia porque los trabajadores están viendo con sus propios ojos lo que está sucediendo. Desde que se acabaron los conciertos y las prórrogas en octubre del año pasado, hemos perdido un total de 900 trabajadores». Asimismo, advierte de las graves consecuencias que puede tener la falta de acuerdo entre el SAS y Clínicas Pascual para el empleo de la provincia y para la atención sanitaria de los pacientes. «Las listas de espera existen y los pacientes no están siendo atendidos. Esa es la realidad. Tampoco entendemos por qué no se firma un acuerdo que se alcanzó a finales de octubre, cuando ambas partes anunciaron que finalmente se concertarían los seis centros de Pascual, y que incluso tiene un presupuesto aprobado por el Consejo de Gobierno de la Junta», apuntó al respecto Manzano.

La realidad es que la situación es crítica, aunque el comité de empresa advierte que la empresa no ha dejado caer la posibilidad del cierre de algunos centros e incluso se están pagando los salarios con normalidad. «La empresa nos dice que las nóminas están aseguradas a corto y medio plazo, pero claro que tememos que esto cambie, porque además de no derivar pacientes a tres centros, el SAS tampoco está pagando por los que se están atendiendo», criticó.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios