Cádiz

Félix Martínez: «Cádiz tiene que volver a ser un referente musical como lo fue antaño»

Bravissimo Music Lab continúa afianzado su compromiso con la música y se prepara para un otoño donde el Carnaval y el flamenco toman la batuta

Félix Iván Martínez en una de las aulas de Bravissimo Music Lab
Félix Iván Martínez en una de las aulas de Bravissimo Music Lab - V. LÓPEZ

Reivindican Cádiz como cuna de grandes músicos y tierra de talento y pasión. Una ciudad que vivió su momento de esplendor económico y cultural en la Ilustración tras arrebatar a Sevilla el monopolio del comercio con el Nuevo Mundo y hacerse con la Casa de la Contratación en 1717, allá por el siglo XVIII. «Queremos recuperar esa esencia porque aquí hay madera y hay mercado. Cádiz no es sólo turismo, tiene una parte folclórica y musical que es fundamental. No hace falta escarbar mucho para que salga», explica Félix Martínez, gerente de Bravissimo Music Lab.

La andadura de este gaditano al frente de este innovador centro de estudios musicales comenzó poco antes del verano pero, en menos de tres meses, han conseguido marcar tendencia y hacerse un hueco gracias al boca a boca. En este tiempo, han organizado talleres, charlas y cursos. «Antes los alumnos que querían estudiar órgano o clave tenían que desplazarse hasta Sevilla», explica Martínez. Por eso, su oferta formativa abarca todos los estilos (incluso el canto medieval) y está dirigido a todas las edades y niveles.

Bravissimo Music Lab no es una academia al uso. Su concepto se acerca más a la idea de un laboratorio de experimentación donde se combina la vertiente más lúdica de la música con el rigor y la seriedad. Consideran que «la música es música». Ni es clásica, ni es moderna, ni es Carnaval. Música es todo y todo tiene cabida ella: oriental, folclórica, vocal, moderna...

Félix Iván Martínez, Jorge Enrique García y Sandra Massa son los impulsores de este centro que surge de su pasión por la música, de la necesidad de dignificar la profesión y de sus ganas de promocionar al músico gaditano que «pese a su enorme talento, tiene que irse fuera porque aquí no está reconocido».

Este trío de emprendedores no está solo en su aventura. Bravissimo Music Lab es una obra coral donde otros diez docentes ponen al servicio del centro su experiencia para acercar la música a lo cotidiano y romper con la visión estanca y academicista de la música. Sus herramientas para conseguirlo son el tesón y la «experiencia en el campo de batalla» porque todos son músicos en activo que tienen a sus espaldas kilómetros de formación, giras, conciertos, colaboraciones y proyectos nacionales e internacionales. «Tratamos de que no se vea la música como algo arcaico. Por ejemplo, el Conservatorio dispone de unos medios brutales pero se tiene que ajustar a un programa y a una metodología que debe cumplir. Esas limitaciones nosotros podemos llegar a complementarlas». Félix prosigue puntualizando que la formación clásica es válida y necesaria pero pone el acento en la innovación y en la necesitad de aunar esfuerzos.

«Queremos que Carnaval y el flamenco estén presentes y tenemos casi cerrado un acuerdo con dos autores de bandera que van a trabajar con nosotros. Septiembre será la rampa de lanzamiento porque comienzan las clases individuales y esperamos que en octubre ya esté todo en marcha», desvela Félix. Es un proyecto ambicioso pero no deja de crecer.

Una de las últimas iniciativas ha consistido en crear dos becas que permitan que la música llegue a todos. Han tenido que solicitar una subvención a través de unos fondos de la Diputación de Cádiz pero, finalmente, lo han logrado. Actualmente ya están elaborando las bases para que los estudiantes puedan acceder a las ayudas y se pueda promocionar a personas que tienen unos recursos limitados pero que derrochan talento. «Buscamos la excelencia en la música pero partiendo de la base que el acceso tiene que ser libre. Hay gente increíble en la provincia y hay que ponerla en valor porque son gaditanos que componen ópera en Alemania, que están en la Sorbona francesa, que tienen un peso internacional pero que aquí se les ignora», reivindica.

Canto medieval

El último seminario de este verano, antes de que se reanude la programación anual, se imparte desde hoy viernes al 11 de septiembre y será sobre la figura de Hildegard Von Bingen, una de las una de las mujeres más enigmáticas y polifacéticas de la Edad Media. Será otra mujer, Paloma Gutiérrez del Arroyo, la encargada de impartir este seminario ‘Del manuscrito al canto’ donde se trabajará la notación neumática (pequeñas indicaciones gráficas que se usaban como claves memorísticas que ayudaban a interpretar el aire de una melodía). Los participantes trabajarán con copias de manuscritos con la notación original y facsímiles de códices medievales. Pese a ser un curso bastante específico, no es necesario tener conocimientos previos en lectura musical y ya se han inscrito alumnos de Madrid, Valencia, Granada y Málaga.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios