FORMACIÓN

La Escuela de Hostelería enciende de nuevo sus fogones

Treinta alumnos de sala y cocina iniciarán su formación superado el suplicio burocrático que casi llevó al centro a la quiebra total

La delegada, junto a docentes y alumnos, en las instalaciones de la Escuela
La delegada, junto a docentes y alumnos, en las instalaciones de la Escuela - A. VÁZQUEZ

La delegada de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo de la Junta de Andalucía, Gema Pérez y el cocinero Ángel León, jefe de cocina del restaurante Aponiente han sido los encargados de inaugurar oficialmente el curso académico 2016-2017 de la Escuela de Hostelería.

Después de casi tres años de incertidumbre y problemática el centro educativo resurge para formar a treinta alumnos, 15 de Sala y otros 15 de Cocina con el objetivo de que estas personas adquieran una formación que les permita entrar de lleno en el mundo laboral. La delegada Gema Pérez se ha mostrado convencida de que esta reapertura no va a sufrir ningún inconveniente y que existen garantías para que el centro permanezca abierto. «El mensaje principal que queremos trasladar a los alumnos de este centro es un mensaje de ilusión por la nueva etapa profesional que comienza». La delegada se ha referido al pasado durante su intervención. «Ese centro ha protagonizado unos episodios difíciles derivados de ese complejo proceso administrativo que ha supuesto un cambio de titularidad hasta integrarse definitivamente en el SAE pero hoy cerramos esa etapa y damos la apertura a un nuevo ciclo». Igualmente ha confiado en que la entidad mantenga las altas tasas de inserción laboral que tenía hace unos años.

Las instalaciones de la Escuela de Hostelería se han puesto a punto para el inicio de este nuevo curso y así lo han podido comprobar los alumnos que, junto a la delegada y algunos profesores, han visitado las salas. «Los alumnos van a recibir una cualificación de excelencia», ha indicado Pérez. De los treinta alumnos, cuatro de ellos proceden de la última promoción que pasó por la Escuela y que no pudo terminar su formación. Estas personas han superado el proceso de selección y cumplían con los requisitos por lo que vuelven a entrar de nuevo en primer curso. Son los únicos cuatro alumnos que han realizado la solicitud para acceder a la formación. Gema Pérez ha destacado también los beneficios de esta fórmula. «Esta titulación tiene carácter oficial y validez en todo el territorio nacional. Hemos conseguido dar todas las garantías a la escuela de hostelería de Cádiz. Esta formación será la herramienta más importantes para los alumnos».

El jefe de cocina de Aponiente, Ángel León, ha querido acompañar a los alumnos en esta inauguración para mostrar su apoyo. «Es una alegría muy bestia que se abra de nuevo la Escuela. Estoy con los alumnos, con la Escuela porque necesitamos profesionales de la restauración en esta provincia. Por Aponiente pasa mucha gente en práctica de diferentes países del mundo y miro al futuro y sueño con una provincia de profesionales porque Cádiz es fácil de cocinar, tenemos uno de los mejores productos y despensa». El Chef del Mar también ha explicado que su restaurante colaborará en la formación de estos alumnos. «Queremos aportar esa formación a nuestra forma, queremos proponer a la Escuela, le hemos guardado cuatro sitios de prácticas, dos de cocina y dos de sala para sumarnos a esta nueva etapa. Estamos muy contentos desde Aponiente porque la Escuela navegue y queremos sumar por Cádiz porque crremos que Cádiz se lo merece».

Tras esta primera presentación y toma de contacto los alumnos han sido convocados para la próxima semana cuando se iniciarán las clases pese a que aún no se ha completado el profesorado. En concreto la Escuela de hostelería necesita cubrir los puestos de docentes de cocina, cocinero-repostero, un docente de sala, informático y francés. Sin embargo, desde la Junta se insiste en que esto no supone ningún problema. «La escuela puede empezar con normalidad con los profesores que tiene actualmente. Se sacarán las vacantes de cocina y de sala y la vacante de informática se cubrirá con el personal del SAE. En octubre tendremos la totalidad de la plantilla necesaria para la acción formativa», ha indicado la delegada. La semana que viene se impartirá un curso de manipulador de alimentos, algo que realizará una empresa externa por lo que los profesores comenzarán la segunda semana de octubre.

La cara y la cruz

En la puerta del centro, ubicado en la Alameda, aguardaban cuatro alumnas de la desafortunada XVII promoción que vio cómo su formación quedó cortada. Vanesa Sibón es una de las perjudicadas: «Hicimos un curso y nuestras prácticas y nos quedamos a la mitad, nunca nadie nos dijo nada hasta este mes de agosto que dijeron que se iba a abrir la Escuela pero teníamos que hacer una pruebas y entrar de nuevo en primero. No tenemos una solución. Estamos felices porque abra pero para nosotros es una apertura amarga». Con sus pancartas han protestado por una situación que consideran injusta ya que entienden que su formación tendría que haber finalizado. La delegada ya se reunió con estos alumnos en agosto y les explicó cómo la disolución del consorcio, obligada por la Unión Europea, les ha llevado a esta situación.

La cara la han protagonizado los treinta nuevos alumnos que hoy han iniciado con ilusión esta andadura. Uno de ellos, Alejandro Moreno, se mostraba muy contento. «Estoy deseando empezar porque llevaba unos años esperando y a ver cómo funciona la cosa, esperamos que bastante bien porque es nuestro futuro. Espero que nos formen bastante bien y cuando salgamos de aquí tengamos algo más para nuestro futuro», comentaba.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios